9 de febrero de 2015

¿SALIRSE DEL CAPITALISMO ES POSIBLE? Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
¿SALIRSE DEL CAPITALISMO ES POSIBLE?
Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA
Por Fabio Alberto Cortés Guavita
Bogotá, Colombia. Febrero 9 de 2015

Cabalga de manera desbocada la crisis del capitalismo dejando en su trasegar un sinnúmero de tragedias: desempleo, inequidad, pobreza, exclusión y… bueno mejor no seguir con esta devenir trágico para millones de personas, pero bueno el consuelo es que el 1%  de la población si está bien, disfrutando de las apoteósicas utilidades del sector financiero, industrial, los de la minería extractiva, billones y billones cada bimestre son enrostrados a los lectores de los medios de comunicación masivos que no son precisamente ese 1%.

Siempre aseguraremos, por ser cierto, que las oportunidades que brinda la economía solidaria estarán a la orden del día para entrar a subsanar tanto desequilibrio, hay quienes afirman que “aunque difícil, salirse del capitalismo es posible”. Lo dice el libro “Fer el salt: cooperativisme i economía solidaria”, publicado por la distribuidora alternativa Comú, citado recientemente por el portal rebelión.org

Hacen allí un comentario acerca del apoyo mutuo, unas ideas promulgadas a principios del siglo pasado por Kropotkin, en el sentido de entender que la ayuda muta base de la economía solidaria y de manera puntual la mutualista no son una utopía sino una posibilidad cierta. Lo sustentan con la siguiente cita:

“La historia demuestra que el mito del homo economicus -es decir, que el ser humano es por naturaleza competitivo- no es más que un mito, y que la idea de la cooperación y el apoyo mutuo, lejos de ser una utopía, es algo consustancial no sólo a la vida animal en general, sino a la humana en particular”.

Lo anterior es totalmente válido, Kropotkin fue el más grande visionario del siglo pasado en estos temas. El problema no radica en que no hay alternativas, que las hay las hay, el problema está en los equilibrios de poder, en el manejo de las legislaciones que en el planeta entero apuntan a desmejorar cada día más lo poco que ha avanzado la economía solidaria. Cual va ser el poder real del modelo solidario si su dirigencia está entregada a los brazos lujuriosos del capitalismo.

Solamente las luchas aisladas de uno cuantos quijotes, entre los cuales me incluyo, seguimos la tarea de tratar de dar a conocer a través de medios de comunicación alternativos, unas veces, otras en verdaderos y titánicos esfuerzos educativos que al final del día quedan aislados y con unas audiencias minoritarias, cada vez más empobrecidas.

Podría asegurarse que el error de los teóricos, como estos amigos del citado artículo, es definitivo. Ellos aseveran:

“Que los movimientos sociales del presente dejen a los que vengan después testimonio de su activismo y una herramienta de trabajo”. Además, se trata de “valorar lo que hace la gente cercana; a veces traemos textos de Italia o Estados Unidos cuando muy cerca de nosotros se desarrollan iniciativas muy potentes”.

No se puede creer que hablemos de “activismo” como la herencia de quienes han estado al frente de los organismos solidarios, por favor, el activismo es lo peor que le ha pasado a movimiento cooperativo y mutualista. “¿Queremos criaturas diferentes como producto de nuestro accionar en las organizaciones? Entonces, hagamos cosas diferentes. ¿Cómo hacerlo? ¿Cuál es trampa de la acción? ¿Qué es lo que pasamos por alto y no entendemos como crear lo que no existe?... Desde esta perspectiva se desarrolló la práctica de que a los líderes, a los gerentes, a los gestores; se les ascendiera, se les reconociera y se les pagará por lo que hacían, se llegó a decir que líder es aquel que logra que los demás hagan cosas, entonces  es necesario ver la gestión desde otra óptica… Los conceptos deben ser alterados, los cimientos del mundo son diferentes a lo que se ha entendido, el contexto en el cual se mueve el ser, el líder, no es como lo enseñaron, se necesita un nuevo constructo para entender el mundo y lo que lo rodea y entonces se verá como las acciones se modifican, dejan de ser una constante y se tornan en una variable”[1]

Los amigos del “Fer el salt…” son pródigos en elogios a las múltiples experiencias cooperativas exitosas en diferentes países de Europa y alientan al público lector a incursar en este modelo socio-económico, eso está muy bien, sin embrago, mis inquietudes van por otro lado (yo que soy utópico creyente, con utopías realizables y realizadas, amante del modelo de economía solidara y pretendiente de implementar modelos mutualistas desde su esencia el trueque y muchos otros tópicos que me permiten asegurar que es posible responder afirmativamente la pregunta que sirve de titular al presente artículo) van enfocadas al que hacer de la dirigencia mundial, que con contadas excepciones que confirman la regla, y su rol de “líderes”, son unos picaros.

Que hacer con estos amigos de la cúpula de la organización solidaria, apoltronados en sus lujosas oficinas y de coctel en coctel pretenden cambiar el mundo, por Dios, en tanto las cosas continúen así no hay la menor posibilidad que la economía solidaria sea verdadera alternativa, se cohonesta todos los días en todas las partes del mundo.

En un mundo capitalista como el que nos tocó en suerte vivir se legisla para favorecer los intereses del capitalista, hacer otra cosa sería inaceptable, ese es su mundo. Entonces no es posible que se vayan a dar legislaciones que verdaderamente permitan el desarrollo y crecimiento de una idea diferente a la que ellos defienden. Punto. Por esa vía no se va a conseguir jamás el cambio disruptivo, jamás.

Solamente en la medida en que se logre cambiar la manera de pensar de los líderes y de las personas del sector solidario se podrá avanzar, si el ser es como nos dice J Bronowski en su obra Ascensión del hombre: "El hombre no es la más majestuosa de las criaturas, antes incluso que los mamíferos los dinosaurios eran decididamente más espléndidos. Pero él posee algo que los demás animales no tienen: un caudal de facultades que por sí solo, en más de tres millones de años de vida, le hizo creativo. Cada animal deja vestigios de lo que fue; sólo el hombre deja vestigios de lo que ha creado"

Hay que crear entonces al hombre para que cambie las circunstancias actuales, hay que reinventar, (no el vulgarismo en se ha convertido esta palabra, todos hablan de reinventar y no saben de qué se trata) en la verdadera acepción de la palabra: NO SE TRATA DE CAMBIAR LO QUE EXISTE, NO; SE TRATA ES DE CREAR LO QUE NO EXISTE.
.
“Fer el Salt” concluye: “La necesidad de ser ambiciosos y hacer las cosas bien en los movimientos sociales; si existe este deseo, las cosas se consiguen: las jornadas fueron un éxito y el libro ha tenido un gran recibimiento…”.

¿Y? ¿Sólo con el deseo se consiguen las cosas? ¿Sólo con teoría… con activismo? No lo creo, el arte de birlibirloque no existe, hay que reinventar el modelo, partiendo de reinventar a  los dirigentes, tara difícil si sabemos que el  origen del fracaso de estos “líderes” se da por la falta de VALORES.



[1] CORTÉS Guavita, Fabio Alberto. Travesía del Líder Polivalente. Próximo a publicarse.

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES