28 de marzo de 2015

1. CONFORMAR UN EQUIPO DE TRABAJO


Ensayo: LIBERANDO EL PODER DEL SER HUMANO
OBRA: TRAVESÍA DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor: Fabio Alberto Cortés Guavita

El  empoderamiento es, más que una moda administrativa, una filosofía que nace de reconocer el poder del ser humano en la gestión colectiva y participativa.

Dicho en otras palabras es un proceso por el cual las personas al reconocérseles su poder, fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo como grupo social para impulsar cambios positivos de las situaciones que viven.

Por consiguiente si lo entendemos como un proceso, éste debe seguir unos pasos secuenciales que permitan su implementación; el primero de ellos es el de conformar un equipo de trabajo que coadyuve la búsqueda de información, el segundo trata del tema de socializar la información, el tercero crear autonomía por medio de fronteras y el cuarto reemplazar las jerarquías con equipos autodirigidos.

En este orden de ideas se puede afirmar que el proceso del empoderamiento es polivalente y de carácter social. Allí el liderazgo, la comunicación y los grupos auto dirigidos van a sustituir las viejas estructuras piramidales y mecanicista por un nuevo modelo más horizontal, más plano, con decisiones de consenso en los equipos autodirigidos.

Paralelamente se debe entender que el proceso de empoderamiento debe implementarse gradualmente, partiendo de la capacitación, el entrenamiento y formación del personal para que aprenda y aprehenda a tomar decisiones y su primer paso debe ser escuchar a los demás, que es el mejor camino para involucrar a las personas en el camino del empoderamiento. Quien empodera es el líder y los empoderados son los futuros líderes que lograran que la organización funcione acertadamente.

Ahora bien, el nacimiento del empoderar a los colaboradores está íntimamente relacionado con los niveles de conciencia por un mayor valor del ser humano en el trabajo y de la convicción según la cual con mayor responsabilidad la gente actúa más solidariamente y con una mayor objetividad. Aquí el empleado deja de ser esa persona aislada de la empresa que está solamente por una remuneración económica y pasa a ser un colaborador que conjuga sus interese con los de su organización y los del mundo circundante.

Como si fuera poco, la filosofía del empoderamiento llega de manera disruptiva a modificar los procesos de trabajo dominantes y domesticantes por un modelo que  libera a los colaboradores a través del trabajo en equipo autodirigido por medio de la acción colectiva y participativa, generando mayor confianza y obteniendo mayor responsabilidad en cada uno de los colaboradores.

Adicionalmente vamos ahora a describir de manera sucinta los pasos secuenciales de la implementación de un  modelo de empoderamiento dentro de una organización. El desarrollo del tema de manera profusa se verá específicamente en la segunda parte de la obra y en el primer paso de la travesía del Líder Polivalente.

1. CONFORMAR UN EQUIPO DE TRABAJO

Si partimos de la premisa que reza “El pensamiento es ante todo un  fenómeno colectivo”, no  piense en soluciones individuales, arme un equipo que piensa mejor y con sinergia.

Por consiguiente, en los equipos existe una conciencia mayor de la necesidad de participación de las  personas, que parte de una renovada consideración del trabajo y del trabajador en la organización.

Por ende, generar un equipo de trabajo a partir de la premisa que reza: “El modo de pensar  que condujo al éxito en el pasado no llevará al  éxito en el futuro” es el primer paso de la implementación del empoderamiento. Equipo que debe orientar su accionar y objetivos a la búsqueda de información para socializarla con todos los colaboradores y así generar la confianza necesaria para responsabilizarse del éxito de la travesía del Líder Polivalente.

Inclusive, es imperioso considerar que el primero que debe cambiar su forma de pensar es el líder, ahora va a trabajar en equipo y debe enfrentar el reto con aquellos que se preparen o estén preparados para dirigir en el nuevo contexto,  vamos en pos de la información no solo para ver lo que debemos mejorar o cambiar, no, vamos por lo  irrealizable para poder alcanzar la utopía.

En fin, la labor del equipo es también contextualizar el trabajo entendiendo que el liderazgo no  consiste, como piensa una gran mayoría, en lograr que otros hagan  las cosas, sino, como dice el Líder Polivalente; liderazgo es hacer que los demás amen lo que hacen.

Después de cumplir estas labores iniciales de compilación de información, este equipo de trabajo a través de su aprendizaje debe dar el paso definitivo en el fortalecimiento de su acción futura como equipo autodirigido que estructure su trabajo en un proceso que integra a todos los niveles de la organización por igual.


Próxima entrega: “SOCIALIZAR LA INFORMACIÓN”

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Publicar un comentario

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES