31 de marzo de 2015

ECONOMÍA CRIMINAL Y CONNIVENCIA CON EL ESTADO


Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA
Por Fabio Alberto Cortés Guavita

Bogotá, Colombia. Marzo 30 de 2015

Está en boga hablar en los círculos económicos y sociales de las economías criminales, ¿Qué son? ¿Dónde están? Será verdad que son únicamente las economías mafiosas y gansteriles las denominadas de tal manera, o será que el estado y la economía financiera capitalista también lo son.
En primer lugar y de manera general el mundo conoce como economía criminal al tráfico de estupefacientes, tráfico de fauna silvestre, armas, órganos humanos, el fraude, la extorsión, el robo y el lamentable e incalificable tráfico de personas.
Según Alfonso Elizondo: “Aunque el origen de la economía criminal en Latinoamérica se ubica en Colombia, con ramas en Perú y Bolivia, pronto se extendió a otros países de Sudamérica y del Caribe, incluyendo a México en la actividad de trasiego en la ruta hacia los Estados Unidos que es el principal consumidor. En corto tiempo establece una nueva forma de organización productiva que transforma las tradicionales fórmulas administrativas y crea una nueva jerarquía de gran eficacia y productividad.” (La economía criminal global)
Continúa el experto: “En el presente ha surgido una nueva economía global donde se esfuman las fronteras, las soberanías nacionales y los conceptos de seguridad nacional. Este acento transnacional del narcotráfico se caracteriza por su fácil adaptación a los cambios, su control de la represión del Estado, la competencia con las demás organizaciones criminales y los efectos rápidos de las fluctuaciones del mercado. Asimismo, la economía criminal actúa con una rápida modificación de su estructura interna, con la pronta sustitución de sus colaboradores, su veloz interacción con otros países; con la incorporación de nuevos espacios a la red mundial, más el establecimiento de alianzas y operaciones en diferentes regiones y países del planeta”
 http://sesgo.org/index.php/laterceracultura-30/articulos/72-la-economia-criminal-global
Hasta aquí y de acuerdo con lo anterior no habría nada nuevo, simplemente estamos resumiendo el concepto globalmente aceptado de la economía criminal en un solo marco de acción: el del narcotráfico, pero la verdad es que esta tragedia va mucho más allá.
Hay “cómplices”, unas veces encubiertos otras actuado a plena luz del día, desde el estado y desde el modelo económico capitalista, veamos porque aseveramos esto.
Veámoslo desde lo económico y financiero según el concepto del magistrado Jean de Maillard, “sistema financiero y criminalidad organizada se refuerzan mutuamente”
Porque el modelo neoliberal lo impone desde los paraísos fiscales, cuentas corrientes secretas amparan los dineros del blanqueo, el robo y el fraude, el secreto bancario es cómplice directo y los movimientos de capitales financieros no tienen control alguno, menos una reglamentación mínima. En suma la connivencia entre economía criminal y economía capitalista es evidente.
Un dialogo referido en muchos espacios: “¿Qué quiere Rocco?” Y se responde: “Quiere más”. El gánster asiente: “Eso es, quiero más”. El oficial pregunta de nuevo: “¿Alguna vez tendrá Rocco bastante?” Y el gánster no le deja continuar: “Nunca tengo bastante”. Este bien podría ser el dialogo entre los máximos representantes de la economía mundial y los de las mafias más poderosas del planeta.
Démosle ahora una mirada desde la Política. Detrás del vocablo “economía criminal” se esconde el verdadero rol, crucial con certeza, del poder político que juegan no solo en su origen sino en su permanencia, las sofisticadas formas de legalización y permisividad están siempre sustentadas en decisiones políticas del gran establecimiento, los lazos comunicantes entre estos poderes; políticos y mafiosos están estrechamente vinculados por laberintos intrincados que ellos saben muy bien a donde les conducen: al enriquecimiento.
Una sociedad como la descrita por, Alberto AGUIRRE. Los Antioqueños. Columna de opinión “La Lengua” aparecida en Revista Cromos de mayo 3 de 2002: “... pongan a Santo Tomás a que diga en determinado caso en donde terminó la habilidad comercial y comenzó el engaño y verán que se les queda pensando. Es al revés: los narcos no son causa, sino efecto. Si en Antioquia brota la mafia, con sus capos, sus cómplices, sus sicarios y sus socios encubiertos de la alta sociedad, es porque había allí un pueblo carcomido por la gula, la hipocresía y la sordidez”
Esta descripción muestra como la gente y sus líderes están carcomidos por los antivalores y fueron presa fácil, o mejor aún, como afirma Acuña, efecto que se torna en causa fácil para aumentar la descomposición social de nuestro país y de la contextualización de los líderes y su acción en lo que les cabe de responsabilidad en la conformación de la economía criminal. Una sociedad pletórica de verracos, “vivos” y machos. Marcada por la diferencia histórica y amplia entre ricos y pobres, además de segregada. Y, en algunos lugares, con una débil presencia de un Estado soberano.

Retomemos de nuevo a Elizondo: “Hay una serie de explicaciones muy frecuentes que señalan una conexión inmediata entre la exclusión y la criminalidad. Pero esto no es del todo consistente. Piense en Lima (Perú), segregada espacialmente. O en Bogotá, con la misma situación pero que nunca alcanzó los niveles de violencia de Medellín”, anotó el catedrático. Elizondo. Este concepto nos permite ampliar el espectro hacia los otros tópicos de la economía criminal, hoy solamente tocamos el narcotráfico, ya vendrán nuevos escritos en esta columna editorial.


Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

QUIÉN SE HA LLEVADO MI QUESO

QUIÉN SE HA LLEVADO MI QUESO
Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

29 de marzo de 2015

EL SER ECLÉCTICO


El Líder Polivalente primero que todo es Ecléctico, un concepto que reúne en sí diversos conocimientos que parten de disimiles teorías, es decir, cuenta con un enfoque conceptual que no necesariamente se rige por un solo paradigma o conjunto de supuestos, sino que se basa en variadas teorías, talantes y doctrinas para fundamentar un modelo particular del ver y sentir el mundo circundante. Concibe el conciliar de diversas teorías y corrientes existentes en el liderazgo y en los modelos de cambio existentes, tomando en cada caso, lo necesario con el fin de romper contradicciones existentes y crear a partir de allí un nuevo paradigma.

Fabio Alberto Cortés Guavita

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

28 de marzo de 2015

1. CONFORMAR UN EQUIPO DE TRABAJO


Ensayo: LIBERANDO EL PODER DEL SER HUMANO
OBRA: TRAVESÍA DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor: Fabio Alberto Cortés Guavita

El  empoderamiento es, más que una moda administrativa, una filosofía que nace de reconocer el poder del ser humano en la gestión colectiva y participativa.

Dicho en otras palabras es un proceso por el cual las personas al reconocérseles su poder, fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo como grupo social para impulsar cambios positivos de las situaciones que viven.

Por consiguiente si lo entendemos como un proceso, éste debe seguir unos pasos secuenciales que permitan su implementación; el primero de ellos es el de conformar un equipo de trabajo que coadyuve la búsqueda de información, el segundo trata del tema de socializar la información, el tercero crear autonomía por medio de fronteras y el cuarto reemplazar las jerarquías con equipos autodirigidos.

En este orden de ideas se puede afirmar que el proceso del empoderamiento es polivalente y de carácter social. Allí el liderazgo, la comunicación y los grupos auto dirigidos van a sustituir las viejas estructuras piramidales y mecanicista por un nuevo modelo más horizontal, más plano, con decisiones de consenso en los equipos autodirigidos.

Paralelamente se debe entender que el proceso de empoderamiento debe implementarse gradualmente, partiendo de la capacitación, el entrenamiento y formación del personal para que aprenda y aprehenda a tomar decisiones y su primer paso debe ser escuchar a los demás, que es el mejor camino para involucrar a las personas en el camino del empoderamiento. Quien empodera es el líder y los empoderados son los futuros líderes que lograran que la organización funcione acertadamente.

Ahora bien, el nacimiento del empoderar a los colaboradores está íntimamente relacionado con los niveles de conciencia por un mayor valor del ser humano en el trabajo y de la convicción según la cual con mayor responsabilidad la gente actúa más solidariamente y con una mayor objetividad. Aquí el empleado deja de ser esa persona aislada de la empresa que está solamente por una remuneración económica y pasa a ser un colaborador que conjuga sus interese con los de su organización y los del mundo circundante.

Como si fuera poco, la filosofía del empoderamiento llega de manera disruptiva a modificar los procesos de trabajo dominantes y domesticantes por un modelo que  libera a los colaboradores a través del trabajo en equipo autodirigido por medio de la acción colectiva y participativa, generando mayor confianza y obteniendo mayor responsabilidad en cada uno de los colaboradores.

Adicionalmente vamos ahora a describir de manera sucinta los pasos secuenciales de la implementación de un  modelo de empoderamiento dentro de una organización. El desarrollo del tema de manera profusa se verá específicamente en la segunda parte de la obra y en el primer paso de la travesía del Líder Polivalente.

1. CONFORMAR UN EQUIPO DE TRABAJO

Si partimos de la premisa que reza “El pensamiento es ante todo un  fenómeno colectivo”, no  piense en soluciones individuales, arme un equipo que piensa mejor y con sinergia.

Por consiguiente, en los equipos existe una conciencia mayor de la necesidad de participación de las  personas, que parte de una renovada consideración del trabajo y del trabajador en la organización.

Por ende, generar un equipo de trabajo a partir de la premisa que reza: “El modo de pensar  que condujo al éxito en el pasado no llevará al  éxito en el futuro” es el primer paso de la implementación del empoderamiento. Equipo que debe orientar su accionar y objetivos a la búsqueda de información para socializarla con todos los colaboradores y así generar la confianza necesaria para responsabilizarse del éxito de la travesía del Líder Polivalente.

Inclusive, es imperioso considerar que el primero que debe cambiar su forma de pensar es el líder, ahora va a trabajar en equipo y debe enfrentar el reto con aquellos que se preparen o estén preparados para dirigir en el nuevo contexto,  vamos en pos de la información no solo para ver lo que debemos mejorar o cambiar, no, vamos por lo  irrealizable para poder alcanzar la utopía.

En fin, la labor del equipo es también contextualizar el trabajo entendiendo que el liderazgo no  consiste, como piensa una gran mayoría, en lograr que otros hagan  las cosas, sino, como dice el Líder Polivalente; liderazgo es hacer que los demás amen lo que hacen.

Después de cumplir estas labores iniciales de compilación de información, este equipo de trabajo a través de su aprendizaje debe dar el paso definitivo en el fortalecimiento de su acción futura como equipo autodirigido que estructure su trabajo en un proceso que integra a todos los niveles de la organización por igual.


Próxima entrega: “SOCIALIZAR LA INFORMACIÓN”

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

25 de marzo de 2015

VALORES COMO CREENCIA DEL SER


2. VALORES COMO CREENCIA DEL SER
Ensayo: VALORES: EL DEBER SER DEL SER
OBRA: TRAVESÍA DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor: Fabio Alberto Cortés Guavita

Es interesante examinar el problema también desde la perspectiva de las creencias en su relación con los valores. Si las creencias son el firme asentimiento y la conformidad autónoma con algo  y los valores son algo intrínseco al ser y orientan nuestra conducta, entonces al creer en ese algo llamado valores tenemos un compromiso con ellos  y son las bases de lo que deseamos vivir.

En tal contexto vale la pena ver los Valores desde lo empresarial, para lo cual traigo a referencia la definición que da Samuel C. Certo  en su obra de Administración cuando hace referencia a los valores: “Los valores son escalas de importancia que un individuo otorga a varios factores del entorno.  Los valores tienden a ser formas de ver la vida y son influenciados por los padres, grupos de compañeros y amigos.  Los valores tienden a  guiar las acciones y los juicios de las personas en diversas situaciones.  En ese orden de ideas, los valores del lugar de trabajo de un individuo se definen como los conceptos, principios, personas, objetos o actividades que él o ella consideran importantes. Los valores son aquellos elementos por los cuales una persona puede sacrificarse y trabajar con esfuerzo.  En el lugar de trabajo, factores como la remuneración, el reconocimiento y el estatus, se catalogan como valores comunes”

En todo caso, al entenderse como los peldaños de una jerarquía, los individuos les dan importancia a varios factores del entorno y tienden a ser maneras de ver la vida, en la cual son influenciados desde los entornos sociales por los padres, los grupos de compañeros y los amigos.  Sin embargo la propuesta difiere en cuanto a no tener dicha jerarquía sino a interpretar los valores como guías de acción que orientan los juicios de las personas en disímiles escenarios y contextualizados en tiempo y espacio con estructuras más planas. 

TAXONOMÍA DE VALORES PARA LA TRAVESÍA DEL LÍDER POLIVALENTE

Retomando el eje axiológico como el todo en referencia a un concepto que denominamos al inicio como los valores predominantes en una determinada sociedad, mi punto de vista se enfoca a determinar la necesidad de unos valores en la dimensión de la Travesía del Líder Polivalente.

Valores para cimentar el equipo. Es mi pensamiento, que esta primera etapa del viaje no es nada fácil. DEVELAR PARA CREAR, preparar el equipo para la tarea de develar todo lo oculto en ese mundo que no se ve, se encontrará un camino lleno de obstáculos -si no los tuviera no sería sugestivo el viaje- nada más importante que superar los tropiezos, reconociendo que es más importante aquel que se levanta que aquel que  nunca ha caído. Para pescar un pez grande lo ideal es ponerse a pescar, siempre habrá dificultades por ello es necesaria la preparación a través de valores, en este aspecto hay que tener creencias que permitan establecer el proceso de la travesía, esos valores básicos de cimentación de los líderes que propongo son: Utopía, Fe, Amor, Ayuda Mutua, Solidaridad y Lealtad. 

Valores para fortalecer las multihabilidades. No es fácil el siguiente paso, ALTERAR PARA CREAR es alterar la cultura subyacente es continuar la travesía por entre riscos y acantilados descubriendo enemigos del cambio que se van a oponer a esa alteración del statu quo por lo tanto se necesita de valores que actúen como una guía, como una brújula que oriente a los líderes Polivalentes para poder conducir su vida y la organización de manera competente.  Mantener el statu quo, las zonas de confort, es fácil porque la exigencia simplemente es flotar con la corriente, cuando se propone alterar ese statu quo, acabar con las zonas de confort, es cuando es difícil por cuanto la exigencia ahora es nadar contra la corriente. Esto se puede lograr, de un lado al socializar toda la información para generar confianza y de otro al desarrollar las multihabilidades de los equipos de trabajo con base en valores como la Creatividad y la Innovación.

Valores para vencer obstáculos. Cabe entonces preguntarse, cuáles son los valores que permitan al equipo vencer obstáculos para CREAR EL NUEVO CONTEXTO. A partir de la responsabilidad generada en el equipo a raves del facultamiento les permitirá al equipo conectar con el origen de todo para vencer ante los múltiples obstáculos, ahora tendrá que enfrentar el líder y su equipo  de trabajo la tarea de aprehender de nuevo a tomar iniciativas y ser responsables de conectar los deseos reales con lo realizable, crear un nuevo contexto a partir de valores elementales para vencer obstáculos tales como: Compromiso, Ética y Persistencia.

Valores para enaltecer la ejecución. Dentro de este contexto alterado, corresponde ahora ejecutar tareas propias para COCREAR LA AUTONOMÍA. Delimitando fronteras en el ecosistema total a través de un modelo que genere autonomía al demarcar fronteras de responsabilidad en una estructura plana, construida autónomamente desde los equipos. Con toda certeza se puede afirmar, parafraseando a Hammer y Champy  : las organizaciones reinventadas no se van a parecer mucho a las de hoy, y las formas en que compran, hacen, venden y entregan productos y servicios serán bien distintas, por ello y para poder desarrollar lo creado en el nuevo ecosistema y enaltecer su ejecución se necesitan valores como Motivación, Sinergia y Experticia

Valores supremos de la organización. Voy concluyendo, los Valores supremos son aquellos inamovibles de la Doctrina Suprema, son la base para la creación de crecimiento en lo moral y en lo ético, creencias doctrinales, valores que no responden simplemente al mercado o a sus alteraciones, deben responder es a la forma de ser, de entender la organización y de llevarlos a la práctica, a la realización de las necesidades que se van a satisfacer de los seres que componen ese mercado, que son quienes afectan el mercado en la realidad.

Veamos ahora: ¿Quiénes son los llamados a formular los Valores Supremos de una organización? Siguiendo los lineamentos del Líder Polivalente deberá ser un equipo autodirigido conformado por seres inmersos en sus propios valores y con espíritu creativo e innovador, que les permita ser los artífices de la ejecución en la CIMA.

Hay otro aspecto vital, ¿Cuántos deben ser los Valores Supremos? Lo supremo es singular, es el grado más alto en una estructura y  no tiene superior en su especie. Lo supremo es algo decisivo para el desarrollo de la doctrina organizacional. Una propiedad de los conjuntos matemáticos nos dice que si el supremo existe, entonces es único. Desde tal perspectiva deberían ser máximo entre uno y tres y con una característica esencial: ser de largo aliento, perennes en el tiempo. 

Importante acotar ahora, en qué áreas de la organización deben tener origen los Valores Supremos. Indiscutiblemente no deben proceder de las áreas tradicionales de la organización, no deben ser estrategias sino creencias que deben proceder del contexto oculto, no es lo que se dice sino lo que no se dice, por tanto, hay que escudriñar en la clase de valores a listar, descubrir con saturada honestidad lo que realmente es doctrina. Las áreas  deben entonces ser cosmogónicas con origen en la génesis de la organización, en el contexto oculto, en el caos. Así los Valores Supremos deben contener carga genética y ser el ADN de la organización.

He aquí, a mi juicio los criterios a tener en cuenta para “seleccionar” los Valores Supremos. Deben ser descubiertos, deben provenir de los valores intrínsecos de los integrantes de la organización, de sus fundadores. Se requiere profundizar en lo que son, lo que piensan y cómo actúan esos actores internos de la organización, en la organización. Los Valores Supremos deben delimitar lo que preserva la organización, es decir, deben ser marco referencial del fin último de la entidad, de la Finalidad Suprema de la organización.

COLOFÓN

He dejado para el final un concepto de suma importancia y sin el cual esta línea de argumentación desarrollada podría quedar inconclusa, hay que entender el deber ser del Líder Polivalente, que se da desde los valores y principios necesarios para enfrentar la travesía, para superar los obstáculos, para ejecutar el éxito en la CIMA pasos que le han permitido reinventarse y reinventar la organización dándole vida a la dimensión del reto. ¿Quién obliga a reinventar, de dónde proceden esas necesidades de cambio revolucionario, cómo enfrentar  la situación a través de la planeación? Surgen de la necesidad de crear lo nuevo, de dar un salto cualitativo desde los cambios progresivos, caducos e inoperantes, a los cambios disruptivos y revolucionarios. Surgen del deber ser del Ser



Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

24 de marzo de 2015

Prólogo de LAS SOCIEDADES DE AYUDA MUTUA EN COLOMBIA

ETAPA Cuarta. EL MUTUALISMO COLOMBIANO
OBRA: MEMORIAS Y FUTURO DEL MUTUALISMO COLOMBIANO
Autor. Fabio Alberto Cortés Guavita


Algunos autores –en Europa- entre ellos Daunton  han dedicado algún tiempo al estudio de las asociaciones mutuales caracterizándolas como entidades que han sido estigmatizadas prejuiciosamente por los historiadores de la política social al desdeñarlas con el argumento de lo distantes que se encuentran estas asociaciones de lo se conoció en Europa como el Estado de Bienestar, no mencionan la diferencia entre Asociación Mutual y Mutua de Seguros que en el fondo si son entidades estas últimas que han contribuido al Estado de Bienestar en el campo de la salud y los seguros.

Ahora, si miramos a lo que dicen algunos historiadores de la clase obrera, estos las estigmatizan como portadoras de “valores burgueses” reviviendo viejas consejas ya superadas en los albores del mutualismo cuando Marx las descalificaba con el argumento de que los anarquistas no enfocaban su acción hacia la clase trabajadora, -la eterna discusión de las izquierdas- y en ese orden han enmarcado las mutuales como “sociedades de trabajadores aristocráticos”

Otros historiadores se orientan a ver estas entidades como la continuidad de los viejos gremios artesanales y aseguran que no debe buscarse más en los orígenes de la formación de las clases sociales en el Siglo XIX. Duro argumento que bien vale la pena desagregar.

“La continuidad de los gremios artesanales” En muchos aspectos podríamos estar de acuerdo; continuidad en el estilo de trabajo en la cultura de los pobres, desde la participación en lo cívico y hasta en un cierto grado de solidaridad, sin embargo sería vituperar la realidad si lo viéramos tan simplemente y talvez será mejor decir que las asociaciones mutuales, en algunos países del mundo, han desarrollado algunas de las formas con las cuales actuaban los gremios artesanales.

Afirmaré ahora que lo inaceptable es decir que no se debe buscar los valores del mutualismo en los albores de creación de las clases sociales del Siglo XIX, pues como hemos visto con anterioridad y seguramente volveremos sobre el tema, es allí en tales calendas donde Kropotkin y Proudhon, verdaderos iniciadores –padres del mutualismo- ubican toda la carga histórica del mutualismo, de sus valores y principios. Llegando incluso a ubicar al mutualismo como el germen de organizaciones de mucho más desarrollo posterior como las cooperativas y de mucho más arraigo entre los trabajadores como los sindicatos.

Terminemos esta introducción al tema del origen de la mutuales en Colombia diciendo con Daunton, en su obra citada que las asociaciones mutuales o sociedades de ayuda mutua requieren de mucha atención y que los historiadores están en mora de entender su importancia y no seguir considerándolas como organizaciones de bajo nivel reducidas a modelos semejantes en apariencia y no como entidades de verdadero apoyo mutuo entre las personas para para aportar alternativas inequívocas a una sociedad como la actual inmersa en el “todo vale” y sin principios éticos como los ya descritos en la ayuda mutua desde sus orígenes.

Los historiadores colombianos -mutualistas no existen- no le han prestado atención alguna a las llamadas sociedades de ayuda mutua, las cuales como hemos visto en capítulos precedentes y como acabamos de ver -en Europa también- se han venido clasificando un poco arbitrariamente como la continuación de las cofradías coloniales, de los gremios de artesanos y en algunos casos se trata de ubicar su inicio en las Sociedades Democráticos que hemos presentado recientemente, en esta obra.
Tampoco es prudente desconocer sus arraigos, si retomamos un poco lo dicho, en el Siglo XIX estas organizaciones han sido percibidas en relación estrecha con la labor de los artesanos y su activa participación en la política de esas calendas, -su mayor aporte- ya en el Siglo XX se las encaja en el rol de auspiciadoras de los primeros sindicatos, vinculándolas con las primeras huelgas o levantamientos de los obreros, estos son aspectos muy generales de poca importancia en textos o estudios, es decir no hay prácticamente ningún estudio serio acerca de las propias particularidades de las organizaciones conocidas en esta etapas como de ayuda mutua.

En ese trasegar en búsqueda de información he encontrado un documento, que dentro de las limitaciones mencionadas tiene alguna información documentada en estatutos de las pocas entidades encontradas por la autora, me refiero al estudio denominado LAS SOCIEDADES DE AYUDA MUTUA EN COLOMBIA  en esta parte de la obra recogemos algunos acápites de dicha obra con los respectivos comentarios y opiniones personales como corresponde al ensayo.

El estudio aborda desde este momento periodos diversos que van desde el año 1873 hasta nuestros días.


Próxima entrega “Período comprendido entre los años de 1873 – 1930”

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

23 de marzo de 2015

PERDÓN Y VENGANZA

Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA
PERDÓN Y VENGANZA
Por Fabio Alberto Cortés Guavita
Bogotá, Colombia. Marzo 23 de 2015


Hoy hago un alto en el camino de opinar acerca de temas económicos, de opinión, de economía solidaria y de doctrina solidaria y mutualista para tomar un tema recurrente por estos días, pero no, tampoco voy a hablar del proceso de paz en La Habana entre las FARC y el Gobierno de Santos. Voy a tocar el tema base de perdón y venganza, el de las pequeñas vendettas en las cuales convertimos el día a día de nuestro trasegar y la cotidianidad.

Si perdonar es borrar la ofensa recibida, olvidarla porque el tiempo cura todas las heridas y renunciar a devolver un castigo proporcional. Visto así el perdón se convierte en un acto de justicia y así la venganza queda anulada.

Sin embargo otro opinan que el perdón no consiste en hacer una especie de borrón y cuenta nueva, de aquí no ha pasado nada lo cual nos llevaría por el sendero de “guardar algo” para más adelante buscar el desquite. No debe seres así. Si en una pareja, uno de los dos falla, se equivoca, comete errores y busca el entendimiento en bien de la familia de los hijos, poniendo el bien común por encima del personal y arrepentido (a) en verdad busca el perdón para mantener unida la familia. Allí aparece entonces la pequeña venganza que no permite la solución, a mí me hicieron daño ahora que esta arrepentido (a) yo tengo el desquite y lo disfrazamos de “libertad” sin comprender que esa libertad debe ir hasta donde  no violes los derechos de los demás. ¿Y si esos demás son los hijos?

El verdadero perdón exige desistir de la venganza y del odio por un fin superior: si sólo vivimos una vez, si la vida es la única ocasión de brindar y de sacar lo mejor de uno mismo. Oportunidad en la cual –si tengo el altruismo en el alama- yo perdono de corazón, yo olvido para siempre; no llevo cuentas de esas malas acciones que me han dejado maltratado y me crezco en la adversidad con un corazón de oro. La misericordia es superior a la justicia

Muy bien, veámoslo desde la justicia, cuando la ley no me da lo que necesito, (ley de la vida o de los hombres) no me da reparación. ¿Qué o quién nos hace pensar que se debe buscar justicia por los propios medios al más puro estilo Charles Bronson en películas como “El vengador anónimo”? Pasamos entonces por encima de lo que sea con tal de darnos gusto y satisfacer nuestros instintos más perversos de venganza.

Es quizás el pensamiento mítico quien nos conduce por los senderos de os recuerdos y de los decesos de hacer pagar al otro (a) un daño producido y ahí viene la cadena que únicamente conduce a la destrucción. La venganza tiene su alimento en el odio y no logra satisfacerse sino con el exterminio de la contraparte, el odio es una insana pasión que afecta a los dos sujetos en disputa introduciéndolos en una espiral imparable de barbarie, dejando de lado, dejando atrás a quienes son la única razón de nuestra existencia. Nuestros hijos.

Recapitulando, lo trascendental es que el conflicto que se esboza aquí es quedarse sembrado en el rencor. Lo cual no es más que sentirse dolido en el orgullo y no olvidar. Y entonces, la bola de nieve coge tal volumen y fuerza que la vida no encuentra otros  motivos, otros motores que no sean el revanchismo inspirado por ese odio que decimos no sentir pero que alimentamos en el día a día, en las pequeñas cosas de la cotidianidad.

La revancha se rige por el eslogan: “el que la hace la paga” y tenemos  que estar alertas para encontrar el momento oportuno para devolver el golpe. Que bien se siente; “me desquité”

JUSTICIA o VENGANZA dos vocablos que supuestamente no tienen una relación directa, sin embargo es lo que la mayoría de seres humano busca. Lo ideal, lo correcto, lo más acertado es evitar  toda costa que al buscar justicia, exijamos o impartamos venganza.

Lo importante para una sana armonía en el ejemplo que he tomado: la familia, es que cada vez que se cometa un acto de injusticia hacia uno u otro, debemos tratar que se rectifique esa acción, y así podré pasar al siguiente punto que es perdonar.

Concluyendo, el perdón, no consiste en olvidar la ofensa, sino en renunciar, sin estar obligado a ello, a ejercer su derecho. Recuerdo una frase que dice “la ofensa no perdonada ni vengada ni olvidada se mantiene activa, empantanada, enconada y acaba enranciándose.” Y a eso se le llama rencor.


Repitamos como colofón: “El perdón es un acto de justicia y así la venganza queda anulada” como le haría de bien esta tipo de perdón a Colombia: un próximo tema.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

22 de marzo de 2015

QUIENES SON LOS CULPABLES DE LA CRISIS DE VALORES

1. QUIENES SON LOS CULPABLES DE LA CRISIS
Ensayo: VALORES: EL DEBER SER DEL SER
OBRA: TRAVESÍA DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor: Fabio Alberto Cortés Guavita


La dimensión axiológica del Líder Polivalente no puede estar exenta de su carácter ecléctico, me explico, es una dimensión inmersa en diferentes tipos de valores tales como: humanos, sociales, morales, éticos, estéticos y espirituales. La axiología nos conduce a ver cuáles son esos valores predominantes en una sociedad, sin embargo es bueno decir que este ensayo haré énfasis en los Valores necesarios para obtener éxito en la Travesía del Líder Polivalente y sus complementos a partir de ilustrar lo que en mi real entender es el origen de  la crisis de valores en mundo actual.

A partir de esta premisa y antes que realizar una taxonomía de Valores para determinar espacios y tiempos de su aplicación, indicaré el por qué se afirma que en el mundo de hoy la gran crisis no es económica como a afirman muchos, sino una crisis de Valores originada por elementos económicos como pensamos otros tantos. Un enfoque interesante a este tema bien puede ser el siguiente: es la crisis de valores equivalente a la ausencia de estos en nuestra sociedad, o mejor es pensar que la crisis está dada por la falta de una orientación adecuada para enrumbar nuestra vida haciendo uso de los valores en su momento oportuno.

a) QUIENES SON LOS CULPABLES DE LA CRISIS

Cabe entonces preguntarse si tomamos como válida la segunda opción del postulado: ¿Quién o qué es el culpable de que esto ocurra?

Debemos comprender, que las respuestas a este interrogante son, de un lado bastante complejas y de otro muy diversas. Especularé un poco. Alguien podrá asegurar que es el modelo educativo que no cumple con su misión de formar a las personas en lugar de llenarlas de conocimientos que en la mayoría de los casos no son de utilidad alguna en el devenir de quienes los reciben. Otros dirán que es la familia la culpable por cuanto es allí donde se están dando los primeros pasos de la formación del carácter de los niños o que la descomposición familiar dada por la ´participación de la mujer en la sociedad ha dejado sin “tiempo” para atender los hijos. Unos más culparán a la crisis del matrimonio avenida hoy a debates acerca de la sexualidad de los componentes de una pareja. No faltará quien opine que la culpable es la  incapacidad para cultivar valores y concluya entonces inquiriendo por el dónde están los valores, adónde fueron a parar. Seguramente otros estudios nos dirán que educación y la familia son dos componentes de la crisis y en ese sentido cobra fuerza la argumentación que sostenga y cuestione el rol de los gobernantes y la postura de estos frente a la facilitación o no de los medios suficientes para impulsar la calidad del aprendizaje en escuelas, colegios y universidades y finalmente se pregunten cómo es que se promueve -si se hace- la participación de la familia en la educación de sus hijos.

En consenso con la ideología, doctrina y características del líder polivalente esta última parte es vital, pero profundizando más allá de la necedad de culpar a un gobierno o culpar a unos gobernantes: ¡es el MODELO ECONÓMICO la razón de la crisis de valores!

En primera instancia, puedo afirmar que el problema radica en el mal matrimonio entre Modelo Económico y Modelo Educativo en el cual lo educativo depende siempre de lo económico. Un modelo ya no solo neoliberal sino ultraliberal en el cual la educación solo juega el rol manipulador en busca de unos seres que se “forman” para engrosar las inmensas filas del desempleo y del consumismo. Un modelo económico que impone a la gente -a través de la educación-  el papel de espectador y no de actor de su propio destino.

Es importante recalcar cómo el capitalismo salvaje bajo la premisa de la competitividad ha convertido a los trabajadores en todas las empresas en autómatas y reproductores del modelo individualista, egoísta y “especializado” donde la tarea específica es la reina y la polivalencia es el pecado. Un modelo económico que ha subyugado asuntos de la importancia de la salud al simple negocio y a la reproducción del modelo de resultados económicos en el cual  impera la acumulación del capital por encima de ser humano, olvidando que la salud debe tratarse de manera integral, holísticamente en busca de los equilibrios perdidos. Que la educación se ha venido especializando cada día más en “producir” títulos y no en compartir conocimientos.

Vale traer aquí, con el propósito de complementar mi tesis, el pensamiento de Ben Schneider en la obra POST CRISIS, en el análisis realizado por Daniel Goya:  “Durante los capítulos del libro, Schneider se encarga de mostrar y revelar el verdadero poder que tienen las empresas hoy día. Algunas de ellas capaces de acumular la economía de más de un país. Entonces, surge la frase más popular de los cómics: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y así lo entiende Schneider, quien plantea la dualidad a la que se enfrentan las compañías superpoderosas. “Se puede mejorar el mundo o destruirlo. Hay un perfil positivo pero también un lado oscuro”, explica el autor para señalar que el compromiso que deben asumir los directores de la postcrisis no puede ser el mismo de hace diez o veinte años atrás. Ya no hay lugar para gerentes generales que únicamente busquen hacer más ricos a los accionistas y es el público quien al final, en una era de información infinita, decidirá confiar o no en una compañía. Para Schneider la confianza de las personas será el verdadero gran activo de una empresa de la postcrisis y el trabajo de generar esa confianza, cultivarla y acrecentarla será vital para la buena salud no solo moral, sino también financiera de la compañía”.

Debe quedar bastante claro que este pensamiento, en mi concepto, es solo complementario a los postulados del Líder Polivalente, quien propugna por cambios disruptivos y no meramente progresivos como los plantea Schneider. Sin embargo es un aporte importante en torno a la dignidad del ser y a la recuperación de sus valores.

La crisis es la mejor oportunidad para morir, sin embrago para el Líder Polivalente es la única forma de renacer, de reaventarse y reinventar a las organizaciones, si no fuera por la crisis no existiría el Líder Polivalente. Séneca dijo: “Gozan los ánimos fuertes en las adversidades, al igual que los soldados intrépidos triunfan en las batallas”. Ahora le decimos a Seneca que ya no es suficiente ganar batallas, debemos ganar las guerras y la crisis nos sirve en bandeja de plata el éxito, parafraseando a Lenin quien afirmaba: “¡La crisis está madura! ¡Contemporizar se convierte en un crimen! ¡Hay que realizar inmediatamente la revolución y tomar el poder, de lo contrario todo se habrá perdido!”


Próxima entrega: “VALORES COMO CREENCIA DEL SER”

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

21 de marzo de 2015

QUEHACER DEL LÍDER POLIVALENTE

4. QUEHACER DEL LÍDER POLIVALENTE
POLÍMATAS Y POLIVALENTES: SABIOS CONCEPTUALES
TRAVESÍA DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor: Fabio Alberto Cortés Guavita


Hablar del quehacer del Líder polivalente no es otra cosa que referir de manera concisa los objetivos, metas y estrategias del líder Polivalente.

Vamos por partes, el OBJETIVO MACRO del Líder Polivalente es conducir la Travesía en búsqueda de la Utopía de reinventar el mundo y las organizaciones para alcanzar el equilibrio perdido de las organizaciones.

Lo cierto es que solamente un Líder Polivalente podrá dirigir las organizaciones, pero no con un liderazgo cualquiera. Debe ser un líder reinventado que haya comprendido que su contexto oculto estaba esperando que lo encontrara, que su experticia no estaba bien complementada, y, que por ello se estaban cometiendo errores que afectan a la organización en la cual se desarrolla. Solamente en el momento que se reconozcan las falencias y se reinvente con base en valores, como se verá en capítulos posteriores, se podrá afirmar qué es un Líder Polivalente dispuesto a enfrentar los retos que el mundo actual le está imponiendo.

Por consiguiente y en concordancia con lo anterior la ESTRATEGIA SOBERANA de un líder Polivalente consiste en reinventarse a si mismo para poder reinventar las organizaciones del tercer milenio (su hábitat de desarrollo) debe ser un líder en constante movimiento, con la capacidad perenne de adaptación a los cambios revolucionarios de sus variados entornos, jamás sujeto a la rigidez de los cánones del modelo capitalista que exigen la obediencia del ser en el marco de sus ambiciones.

Muy bien, cuál sería entonces la META CENTRAL de este líder. Lograr que los demás amen lo que hacen. Para complementar este criterio partimos de la definición de Líder Polivalente como aquel que logra que los demás  amen lo que hacen, en un contexto específico, para ello se hará referencia al ser y a la delimitación del contexto como el entorno y las circunstancias particulares que rodean los hechos de manera singular, particular, proporcionando una referencia de tiempo y lugar en donde se realizan unas acciones determinadas, aportando elementos que ayuden a entender o reforzar el concepto que se esté transmitiendo en la esencia del ser, reiteramos en un contexto singular.

Lo cual nos conduce a aclarar que cuando se equivoca el contexto, la mayor de las veces por el mero desconocimiento de las circunstancias, se termina desfigurando de manera comprometida el ámbito de trabajo y obsecuentemente conduciendo el  fracaso de las organizaciones, y  valga el término, descontextualizando la realidad del ser. Lo importante no es quien lo hizo, sino cómo es el Ser que lo hizo, cómo lo hizo, por qué lo hizo y para que lo hizo.

Vale una pequeña digresión para señalar la importancia sustancial del contexto, tanto el del individuo como el de las organizaciones donde actúa, allí donde se da la acción, esa variable que puede ser  -constante para muchos-  por medio de la cual se reconoce a los seres humanos un pago específico, o se les ascienda o descienda en la escala de valores de las organizaciones. Esa  es la forma de medir a los seres, por sus acciones, o por la cantidad y calidad de esas acciones, por los logros obtenidos y sus competencias, todo en el devenir del tiempo, y porque no, por la riqueza que generen, es  ese reconocimiento.

Esto conduce a afirmar en muchos escenarios que líder es quien hace que los demás hagan cosas en las empresas, en las organizaciones y en cualesquiera sean los sitios donde actúen. Se reconoce, se premia, se paga por las ACCIONES que realizan los seres al servicio de las organizaciones y del capital.

Me gustaría dejar claro que en el mundo del Liderazgo Polivalente no es así, no señor, por una sencilla razón, porque al ser se le debe situar en  el lugar que le pertenece, en el centro de la acción y no dependiendo de ella. Obviamente si entendemos al ser como quien altera la acción, y, si el contexto es quien da forma al carácter, al pensamiento y a la percepción, entonces es allí, en ese contexto donde el ser cimienta su noción del mundo y es allí donde se le debe valorar y no medir sus logros de manera tradicional, sino tomando lo que los japoneses llaman “kokoro”  hacer que se les reconozca y se les premie por la calidad del conocimiento y la sabiduría aprehendida en el trasegar por las organizaciones, así se altera el significado de la acción y de gestión.

Lo anterior explica por qué el Líder Polivalente, es entonces, aquel que logra que los demás AMEN lo que hacen. Que lo amen con verdadero sentido de pertenencia, porque está recibiendo VALOR, que le está enriqueciendo espiritualmente al profundizar en sus conocimientos y desborda, y supera dialécticamente el mundo de las formas, la adaptabilidad al mundo,  trasladándose hacia otro contexto, más allá del poniente, más allá de toda la morfología cósmica.

Tras esta digresión, abordemos el tema de los objetivos particulares y metas específicas, que para evitar la discusión semántica de que es lo uno y que es lo otro, sencillamente vamos a ver unos conceptos que en el devenir de la Travesía y de las organizaciones, serán unas veces metas otras objetivos, todo depende del contexto y del momento específico. Caso similar ocurre con los plazos que se deben manejar con criterio y pensamiento contingencial.

Por ende, las metas u objetivos de corto plazo se pueden fijar alrededor de un año, buscando consolidar nuestras metas a mediano plazo, que a su vez pretenden dinamizar nuestro plan de desarrollo. A diferencia de lo anterior las metas u objetivos de mediano plazo se pueden programar a cinco años, estas metas requieren de nuestro esfuerzo hay que profundizar sobre qué es lo que queremos hacer en los próximos 3 a 5 años. Basándonos en nuestras metas de largo plazo, la tarea resultará más fácil. Largo plazo que bien puede ser de 10 años, pero como son las grandes deben estar en concordancia de tiempo con el plan de desarrollo, estas metas u objetivos, unidas a las estrategias y a las actividades son los porciones pequeñas las piezas que al unirse como un rompecabezas nos da la gran pintura final, la obre de arte que se verá en la parte final de esta obra.

Con el fin de cerrar esta parte del tema de metas y objetivos es necesario tener en cuenta que estos y estas deben ser claras, medibles, agendadas y alcanzables

En contraste con lo anteriormente planteado de manera general para los objetivos y las metas vamos a detenernos un poco en el cómo, en la forma que el Líder Polivalente debe afrontar su lucha, hablamos de las estrategias puntuales.

a) Haciendo altos en el camino. Es cabeza fría del líder, la que le permite ante cualquier situación decidir correctamente si se continua o no, si se avanza o no en determinada acción.

b) Manejando fortalezas. En todos los equipos se cuenta con fortalezas mayores o menores en sus integrantes y en su conjunto, el líder debe manejar con cautela el equilibro necesario potenciando las mayores y respaldando las menores.

c) Motivando permanentemente. El líder debe mantener altamente motivados a sus colaboradores para que estos sean capaces de ir de la cima del cielo a la sima del infierno con tal de alcanzar la Utopía. Valorando su contrario, un equipo desmotivado no va ni a la esquina.

d) Planificando la acción. El líder debe anticiparse a los hechos, organizar sus equipos autodirigidos y estar presto al ataque en el momento oportuno: planificar y gestionar

e) Atacando las interferencias. Si algún jefe, gerente o colaborador interfiere en las acciones del proyecto de una forma negativa, el líder tiene el deber ético, moral y justo (desde la óptica del deber ya que él se debe a su equipo, a sus valores y sus metas) de tomar las riendas de la acción y evitar a toda costa esta interferencia.

f) Conociéndose a sí mismo y al mercado. Si el líder se conoce a sí mismo y a su mercado, a su competencia no va tras el triunfo en las batallas, va por el triunfo final de la guerra.

g) Observando el todo. Uno de los grandes elementos diferenciadores del líder es la observación del todo de manera holística, la mirada del líder debes ser vasta y amplia, veámoslo en palabras de Miyamoto Musashi, en su obra "El libro de los 5 anillos", debe ser una mirada de dos frentes: de percepción y de vista. Asimismo Musashi afirma que mientras que la percepción es fuerte, la vista por sí sola es débil.

h) Pensando en las multisoluciones. Cada uno de los problemas a resolver debe ser abocado por el líder con creatividad e innovación. Debe dar cabida muchas soluciones desde dos perspectivas: las racionales y las emocionales, las del pensamiento crítico y también a las de la intuición. Agregar siempre a cada solución un componente de formación, de pedagogía para evitar la repetición de los problemas.

i) Actuando positivamente. El líder siempre va a encontrar en su camino resistencia por parte de alguien en algún lugar de la organización, para ello la  actitud positiva y propositiva debe estar al orden del día

j) Seleccionando las habilidades. El líder maneja multihabilidades, estrategias, conocimientos holísticos y conceptos eclécticos. Debe por tanto contar con una habilidad especial para seleccionar tanto el momento como el conocimiento oportuno y adecuado para su aplicación.

COLOFÓN

Antes de finalizar este ensayo, es bueno reafirmar la importancia del origen de la teoría desde los polímatas y la necesidad de ser sabios desde los conceptos para entender el mundo y las organizaciones, los conceptos como un todo holístico.

Desde otro ángulo resaltarnos el hecho relevante de contar con una doctrina propia generada de manera eclética para un aprovechamiento de diversas formas de pensar frente a la necesidad de cambiar. El tener unas creencias bien fundamentadas hacen de estos líderes unos seres especialmente formados para guiar a sus colaboradores en la Travesía del Líder Polivalente en pos de sus propias utopías.

No podemos dejar pasar por alto la importancia del carácter del Líder Polivalente como el punto de apalancamiento de todas las demás características de este tipo de liderazgo. Ese carácter que está destinado para no ganar batallas, está reservado es para GANAR LAS GUERRAS.  

Ahora bien, las estrategias disruptivas dependen de la persuasión, el altruismo y el frenesí intelectual, motivando a los colaboradores a través de valores, símbolos y objetivos y metas compartidos. Las estrategias de tipo disruptivo tienen la particularidad de motivar e inspirar a los colaboradores y seguidores, en especial cuando la organización enfrenta la Travesía en búsqueda de la Utopía.


Ha llegado el momento de concluir, y lo vamos a hacer con una sentencia polivalente: en la administración, en las teorías de cambio y en todos los planes estratégicos todos hablan de visión estratégica, hoy en los términos de una doctrina moderna, se hablaría de una Visión estratégica de futuro preferido. Pues bien, para el Líder Polivalente en su marco de trabajo, su contexto de acción es la Visión Polivalente para ejecutar la Estrategia Soberana, como el gran colofón de la Travesía del Líder Polivalente.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

16 de marzo de 2015

¡AL RESCATE DE LO PÚBLICO DE LA OPINIÓN PÚBLICA!

Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA
Por Fabio Alberto Cortés Guavita
Bogotá, Colombia. Marzo 16 de 2015

¿Se podrá hacer algo frente a ese poder omnímodo de los dueños de los medios de comunicación, creadores de una opinión pública cada vez más privada?

Con esta pregunta cerré el editorial de hace 8 días en torno a la Opinión Pública, hoy propongo una respuesta: SÍ se puede hacer algo, siempre que seamos capaces de  cambiar el contexto, me explico, el actual contexto de la opinión pública está centrado en las empresas de medios masivos al servicio de sus propios interese: los del capital financiero e industrial.

Desde tal perspectiva cambiar el contexto significa de un lado no esperar dádiva alguna, ni por la vía de la libertad de expresión ni por la vía legislativa democratizando los medios. Del otro lado es menester  hacer uso de todo nuestro potencial creativo en el marco de la revolución de las comunicaciones desde dos espacios, el primero de ellos las redes sociales y el segundo los medios comunitarios. Un tercer aspecto, no por tercero de menor importancia: EL SER.

Antes que todo, debemos tener en mente nuestra meta, hacer que la opinión pública sea nuevamente púbica, es decir vamos al rescate. Una opinión pública generada desde la gente y al servicio de la gente. Una opinión pública como resultado del ejercicio de una democracia participativa de verdad, ejercida con propiedad, conocimiento y calidad.

Vale decir, primero generar una opinión, después hacerla pública, o lo es igual a sostener que debemos primero tener conceptos claros de lo que vamos a opinar. Que esa opinión sea ínclita en sus contenidos, fulgente en su conocimiento, correcta en su accionar y de tal luminiscencia que por débil que parezca sea capaz de dar luz en la obscuridad.

Bien, ahora hay que hacerla pública y los instrumentos citados antecedentemente, serán nuestros senderos. Las Redes Sociales son hoy por hoy el espacio ideal para comunicar, defender, denunciar,  y crear opinión pública.

Cabe señalar, que las Redes Sociales propician espacios de dialogo y controversia en las cuales no solamente se develan, analizan y discuten temas sino, y en mi opinión, lo más importante: generan opinión pública diversa creando disensos y consensos.

Ahora bien, los medios alternativos comunitarios, ignorados por algunos, menospreciados por otros y tan faltos de utilización por las mayorías. Emisora de radio y TV comunitarias en todos los roncones del país, en los barrios y localidades, en los municipios alejados y en los sectores más abandonados. Si se quiere son complejos en acceso pero están a la mano de todos, ahora sumémosle otros de menos complejidad: boletines, periódicos  y lo que de la creatividad del ser humano.

Decíamos hace unos momentos, que es la creatividad del ser la que debe desarrollar estos medios, la que está e n la obligación de hacerlos accesibles, creatividad que está en todos y cada uno de los seres. Liderazgo hay en la gente donde menos se espera, así que el problema no es encontrarlo sino canalizar esos liderazgos al servicio de la conducción de la opinión pública a través de los medios de comunicación alternativos.

Deja ya, en este artículo que en un tercer lugar estaba el Ser y que no por tercero tenía menos importancia. Exprofeso se ha dejado el tema para el final para de una manera lógica concluir el tema de hoy.

Es interesante examinar el problema también desde la perspectiva del Ser y sus creencias, en su relación con los valores. Si las creencias son el firme asentimiento y la conformidad autónoma con algo  y los valores son algo intrínseco al ser y orientan nuestra conducta, entonces al creer en ese algo llamado valores tenemos un compromiso con ellos  y son las bases de lo que deseamos vivir. Ética de los Valores.

Lo anterior debe ser condición sine qua non en todos los seres que en últimas son los únicos que pueden cambiar el contexto y los que van a generar una opinión pública totalmente diferente a la emitida por fementidos comunicadores, falsos profetas de una realidad vendida al mejor postor.

Afirmaré ahora que, de nada vale tener los instrumentos apropiados para transmitir la opinión, que de nada vale tener el mejor potencial creativo sino asumimos al ser humano, en su rol de comunicador y generador de opinión púbica, como una persona ética, honesta, responsable e inmersa en valores para cumplir su meta de rescatar lo público de la opinión publica.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

13 de marzo de 2015

LLEGAN LAS IDEAS LIBERTARIAS A COLOMBIA (A mediados el siglo XIX)

MEMORIAS DEL MUTUALISMO COLOMBIANO
Cuarta etapa. EL MUTUALISMO COLOMBIANO
Autor. Fabio Alberto Cortés Guavita


En la historia de América Latina, incluida Colombia, cuando se indaga por el origen de las organizaciones de los trabajadores y sus luchas, siempre tropezará  con las ideas libertarias venidas de Europa. Socialistas utópicos y anarquistas aparecen indistintamente como precursores ideológicos de los partidos comunistas, socialistas y liberales, amén de las organizaciones populares mutualistas y cooperativas.

Si de fechas se trata, hay que ubicar los mediados del siglo XIX, como ya hemos citado, con su incidencia en las luchas de los artesanos vs. los librecambistas. También se notaba una iridiscencia  matizada por la influencia en los círculos intelectuales, asiduos lectores de las obras de Fourier y Saint-Simon y para el interés de esta obra las ideas de  P. J. Proudhon, por ser considerado el “padre del mutualismo”, estamos hablando de un periodo acaecido entre los años 1847 a 1854.

Una digresión, para conocer como el maestro de Simón Bolívar, Simón Rodríguez fue un entusiasta seguidos de las ideas de Fourier, lo que nos indicaría como en Bolívar se encontraba una simiente socialista, sembrada por Rodríguez y vista como las ideas visionarias que le permitieron anticiparse a muchos de sus contemporáneos en la interpretación del mundo, lo que equivalió a la más dura incomprensión por parte de quienes contemporizaron con ellos y no tuvieron la perspicacia de ver el futuro, desde los inicios del Siglo.

Retornando a Proudhon, sus ideas tienen una importante difusión en Colombia, que permean de manera sutil a las ya estudiadas Sociedades Democráticas en ideología liberal, quienes apropiaron de alguna manera el aforismo de Proudhon. “La propiedad es un robo”. Se podría aseverar que el pensar de este proto-libertario pudo incidir en algo en el marco ideológico de estas sociedades que rechazaban abiertamente la representatividad política, entendida esta como la posibilidad de aplicar la democracia directa y autogobernarse de manera emancipada.

Un tópico de gran relevancia para entender por qué el mutualismo de Colombia no tiene la importancia ni el desarrollo observado en países como Argentina y en parte Uruguay se debió de manera irrefutable a la poca o casi nula inmigración europea a Colombia, lo cual redundó de manera directa en el retraso, en la propagación y puesta en práctica,  de las ideas libertarias dentro del mutualismo como los refuerzos democráticos que apuntalaron a los iniciadores mutualistas de la  hermana Argentina

Ahora, tengamos en cuenta que en Colombia, la clerecía de la época avasalló las ideas libertarias más que cualquier otro país de América Latina por su esencia particularmente retrograda y por obas razones enemiga de sus propios intereses, ya vistos, tanto en la cofradías como en su incidencia para la destrucción de la sociedades democráticas.

Ara entender hasta donde llegaba el enfrentamiento ideológico –clerecía vs libertarias-  veamos esta cita hallada en el Blog Portaloaca[1]: “… el 15 y 16 de enero de 1893 se produjo en Bogotá un levantamiento popular, que conmovió las estructuras del poder estatal y puso a la ciudad en manos del pueblo trabajador, al menos durante dos días. El motivo inmediato de la insurrección (sangrientamente reprimida por el gobierno, que causó más de setenta muertos) fue la indignación provocada en los artesanos por un artículo del periódico católico y oficialista Colombia Cristiana, en el cual se denigraba a las asociaciones de artesanos, pero en realidad se trataba de una protesta indignada contra el aumento de los productos de primera necesidad contra las políticas librecambistas del gobierno y contra la inflación originada en la emisión sin control de moneda por parte del Estado. El representante diplomático de Francia en Colombia informó que la insurrección popular comportaba un “movimiento anarquista”, organizado por la Sociedad de Artesanos que “profesan fuertemente las doctrinas más subversivas y revolucionarias” y propician “la propaganda por la acción” [19]. 

Podemos resumir, tratando de mostrar por qué desde sus orígenes el mutualismo tubo diferencias tan grandes para que hoy en día no exista en Colombia tal doctrina, en tanto en Argentina y Europa sus desarrollos son verdaderamente importantes.

Si bien es cierto que las ideas libertarias de Europa llegaron a Colombia a mediados del Siglo XIX -estas han desaparecido totalmente hoy- siendo las más extendidas en un primer momento las del mutualismo de Proudhon, a partir de ellas los artesanos y otros trabajadores se organizaron en las llamadas sociedades democráticas cuyo germen daría pie a lo que posteriormente se denominarán asociaciones mutuarias.

Las ideas de Proudhon al decir de Silvio Gesell[2] clasifican al mutualismo de la siguiente manera: "En el orden social es la mutualidad la fórmula de la justicia. El mutualismo está expresado en el lema: Haz por los demás lo que tú quieras que ellos hagan por ti". En el lenguaje de la economía política esto significa: Cambiar los productos por otros. Compraos mutuamente vuestros productos! Toda la ciencia social consiste en la organización de las relaciones recíprocas. "Dad al organismo social una circulación perfecta, es decir, un intercambio exacto y regular de productos por productos, y la solidaridad humana estará afianzada, el trabajo organizado."

Tal pensamiento no aceptado sino en la producción y la propiedad de la tierra, fue negado frente  al papel que jugaría el dinero en la sociedad y fue tema central del debate histórico entre los seguidores del mismo Proudhon, de Bakunin y sus ideas de anarquismo y el mismo Marx en sus planteamientos comunistas. Hoy es interesante ver en el nuevo marco de la desaparición del dinero, por lo menos en la forma como lo conocieron los ideólogos citados, que pareciera verse al mundo girar en torno a nuevas formas para revivir el trueque, por lo cual cobra inusitado valor el pensamiento de Proudhon.

De otra parte, se puede colegir en conformidad con la dicho sobre la clerecía y su influencia, que jugaron un papel preponderante a su manera y dentro de sus propios intereses, imponiendo su idea de mutualismo, En las parroquias establecieron el auxilio mutuo, donde los pobres pagaban unas cuotas para crear un fondo común, y cuando alguien fallecía, se hacía uso de este fondo. Esta idea fue aprendida por sectores pobres de la población que empezaron a crear fondos con el objeto de brindarse ayuda recíproca, haciendo énfasis en los auxilios funerarios, creándose años después entidades como la Sociedad Católica, fundada en Bogotá en 1838; la Congregación de Obreros de San José, fundada en Medellín en 1946; la Sociedad Santa Cruz fundada en Caldas (Antioquia) y el Coro Andante del Corazón de Jesús, fundado en Rionegro (Antioquia). Desarrollo que será nuestro siguiente tema a tratar.

A manera de colofón, se puede decir entonces que la falta de una doctrina verdaderamente mutualista desde su esencia. (Kropotkin y Proudhon), el trabajo de la clerecía de la época, (cumpliendo ellos sí con su doctrina)  la falta de inmigrantes europeos que afianzaran tales conceptos libertarios en Colombia, se podrían  tomar como base de la inexistencia del mutualismo real en nuestro país. Sin embrago y con mucho mayor luminiscencia, el desenlace histórico esta preñado de otros múltiples aspectos heredados unos, creados otros, pero en últimas de una responsabilidad mayúscula en la falta de LIDERAZGO, en la falta de ESTUDIOS DOCTRINARIOS  y en la falta de entender la AYUDA MUTUA como VALOR SUPREMO del mutualismo, como causa y efecto para que hoy no exista ese necesario equilibrio, ese balance fundamental con otros sectores de la economía solidaria  y con la economía capitalista.

El Siglo XX vio germinar y crecer un mutualismo en manos de una cúpula dirigencial supina en lo organizacional, indocta en los conocimientos, ignara en sus acciones y limitada en su pensamiento que ha conducido al mutualismo por el despeñadero de la historia de nuestro país para llegar al Siglo XXI con un mutualismo falto de DOCTRINA MUTUALISTA (haciendo uso de la cooperativista) carente de líderes honestos y capaces, con un carácter que les permita dejar de ser “ganadores de batallas” para ser aspirantes a ganar la guerra final.

Afortunadamente por fuera de esa “cúpula de falsos profetas” existe un sinnúmero de mutualistas aportando desde muchos rincones su granito de arena para ver si algún día son escuchados y utilizados como tabla de salvación de una doctrina inmarcesible que bien orientada, con un verdadero liderazgo, buscando un desenlace diferente para esta historia y siendo alternativa inefable de los pobres frente al omnímodo poder del capitalismo salvaje.






[1] CAPPELLETTI A. J. El anarquismo en Colombia. 29 Noviembre 2011. http://www.portaloaca.com/historia/historia-libertaria/4072-el-anarquismo-en-colombia.html

[2] GESELL Silvio, El Orden Económico Natural Documento en Internet.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES