1 de febrero de 2015

LÍDER TRASFORMADOR Y LÍDER ADMINISTRADOR. Segunda parte de la obra. ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE
Segunda parte de la obra. LÍDER TRASFORMADOR Y LÍDER ADMINISTRADOR
- Autor Fabio Alberto Cortés Guavita


2.3. EL LÍDER TRASFORMADOR. ¿INTELIGENCIA SUPERIOR?  Un breve vistazo a algunas de las características personales del líder transformador, ayuda a entender el papel de este líder y el impacto que su personalidad pueda causar u originar en los demás.

El líder transformador es entusiasta, enérgico y apasionado, es conocedor de las características de sus seguidores, tanto de sus fortalezas como de sus debilidades, así saca el máximo rendimiento de ellos asignándole tareas específicas y acordes a su personalidad.

Estos líderes generan cambios profundos, tanto en las personas como en las organizaciones, basados en lograr transforma los valores y las percepciones en sus seguidores, cambiando de esta forma las expectativas y las aspiraciones de los demás.

Un ejemplo de ello puede ser aplicando el empoderamiento, el reconocimiento del poder de las personas en una empresa con el fin de que estos se sientan asociados de la empresa con un verdadero sentido de pertenencia, desde esa perspectiva se aumenta a autoestima lo que se ve reflejado en el cumplimiento de las tareas asignadas.

Se puede afirmar que el líder transformador se caracteriza por un rechazo tajante al pasado y a una distinción borrosa entre la audacia y la aventura, y sin ambages hay que reconocer que éstos cuentan con unos niveles de inteligencia superior y son carismáticos, sujetos a una especie de ceguera situacional  con un ego en ocasiones enfermizo. Son triunfalistas, dominantes, agresivos e inagotables, no admiten errores y son considerados desorganizadores-organizadores pero capaces de planear las mejores estrategias.

“Paradójicamente estos transformadores pierden la noción del tiempo y envejecen conservadoramente por su incapacidad para acompañar la evolución del progreso social”[1]

El líder transformador frecuentemente puede tener la característica de líder carismático, siendo admirado por sus seguidores y granjeándose una lealtad a toda prueba, logran que sus seguidores sientan que son guiados hacia un futuro más seguro.
 
Las épocas de crisis tienen la particularidad de incubar líder transformadores por cuando tienen la capacidad de ofrecer un  futuro más visionario para aquellos que se siente insatisfechos pos el caos actual y siente la necesidad de cambios disruptivos y revolucionarios, es decir la crisis y el caos parecen ser caldo de cultivo para el desarrollo de líderes transformadores.
2.4. EL LÍDER ADMINISTRADOR.

Bien, en esta taxonomía, que no pretende agotar el análisis de los tipos de liderazgo, se encuentra ahora al líder administrador, que en un  modelo agotado y continuista ante demandas de cambio y en un modelo eficiente es capaz de administrar con eficacia la propia dinámica del sistema. Se caracteriza por su pragmatismo y desconfianza por las ideologías, es perseverante que hace de la direccionalidad su empresa. Su ego es bastante desarrollado y es competitivo, quizá tan personalista como el transformador pero sin pretender ser protagonista de la historia, más bien busca administrar las situaciones particulares.

Justo es decir, que prefiere encontrar el desarrollo de los hechos y no las reglas a través de las cuales se crearon las situaciones. En uno de los extremos de un continuum es un conductor hábil del cambio gradual seguro y perseverante en busca del progreso social y en el otro extremo un dirigente fuera de contexto arrastrado por las circunstancias. En ambos casos aborrece las decisiones radicales o disruptivas.

Estos líderes pueden ser bien intencionados, pero se centran más en su acción al interior de ellos mismos, desconociendo lo que suceda fuera del grupo de ellos y a mayor complejidad del sistema en que se mueven mayores será as dificultades que afrontan con su tipo de liderazgo, que es especializado al centrase en una acción de un área específica sin dar importancia al contexto al todo, a la integralidad que es el paradigma de hoy, el ser holístico y no el ser individualista

El modelo, el sistema, les lleva a pensar en términos de un problema, un análisis, una respuesta y después si atender otro problema, tienden a involucrase en sectores específicos, bien sea de un sector de las organizaciones o un sector desde su profesión. Desde esta perspectiva se pude aseverar que los líderes administrativos se dilapidan en la trampa de la acción.

Al decir de Mark Gerzon en su libro Leading Through Conflic  los líderes administradores se definen por su experticia, buscan solamente el interés de grupo, mentalizan su comportamiento en sus valores, no piensan sistémicamente, se paralizan frente al conflicto, nunca prestan atención al otro y aceptan los límites existentes.

A continuación se trascribe el mensaje de Mark Gerson Mensaje a los Líderes Administradores: “Tu “kioskito” está creciendo y ya no está bajo tu control. Tus “intereses” están siendo redefinidos y tu mundo ha cambiado. Tu identidad partidaria basada en tu propio kiosko es un anacronismo. Si no cambias, te encontrarás inmerso en conflictos que en última instancia te llevarán a puntos muertos. Para evitar que volverte obsoleto, revitaliza tu liderazgo con las herramientas del Mediador.” (Kioskito entendido como su contexto cerrado en el cual interactúa este tipo de líder))

Es claro que este tipo de liderazgo está condenado a desparecer sino modifican sus acciones encaminadas a lo holístico, entender el mundo como un todo y reinventarse para reinventar el mundo.

¿Cada líder tiene su tiempo?  Si eso es así vale una digresión, recordando a Marx cuando dice que: “los hombres hacen la historia, pero no en las circunstancias que ellos eligen”[2] Hay líderes que quieren hacer la revolución en épocas de prosperidad y administradores que navegan en el gradualismo cuando el sistema está agotado en sus posibilidades de progreso. La historia está llena de ejemplos de líderes innovadores sin oportunidad de innovar y situaciones declinantes que reclaman la innovación sin líderes ni fuerzas transformadoras, pareciera que nacimos en el lugar equivocado.

Tras esta digresión, es prudente aclarar que el liderazgo administrador y especialmente el transformador parecen inevitables como tractores y locomotoras en la historia arrastrando siempre las mayores posibilidades. El sistema empresarial y organizacional requiere generar los líderes que necesitan para cada situación a tiempo pero deben ser líderes mejorados, líderes reinventados: Líderes Polivalentes, con valores y con espíritu creativo e innovador, que les permita ser los artífices de la reinvención.




[1] MATUS CARLOS, El líder sin estado mayor, Revista PES, Caracas, Venezuela, 1992
[2] Cita de Carlos Matus Op cit
Publicar un comentario en la entrada

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES