2 de febrero de 2015

DESEMPLEO GALOPANTE A LA VISTA

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
DESEMPLEO GALOPANTE A LA VISTA
Editorial de la Revista SOLDEAMÉRICA
Por Fabio Alberto Cortés Guavita
Bogotá, Colombia. Febrero 2 de 2015



Las cifras del desempleo han sido una variable que el gobierno ha manipulado a su antojo, ya distorsionando las cifras, ya mal informando la realidad, ya modificado los sistema de medición estadísticos, hoy se nos pretende vender la idea del “blindaje” la economía colombiana con el prurito de tener índices  de crecimiento más altos e que en EE UU o en Europa y el “sueño” de la baja del desempleo día a día.

Nada más falso: son los métodos de la corriente neoliberal hechos para lograr que todas las evaluaciones se funden en parámetros absurdos. Como el índice de crecimiento de la economía, que debe hacernos felices, sin que se repare en que la distribución de semejante riqueza colectiva se destina a unas cuantas manos. Sin ningún recato se nos inunda de titulares diarios en la gran prensa hablando de los billones obtenidos como ganancias en el sector financiero, sin reparar en algo tan sencillo como es, que el crecimiento debe ser distribuido equitativamente con desarrollo social, variable que aterra a los neoliberales de turno.

Caso similar pasa con el desempleo y con la violencia. Siempre tendrán a la mano cifras estadísticas para “justificarse” y de paso hacerle cree a la gran mayoría de la población que la pesadilla es cuestión del pasado. Hasta crean conceptos para desfigurar lo incuestionable, no se trata de dramáticas realidades sino de percepciones, de impresiones erradas.

El presente análisis se hace sobre las cifras ofrecidas por el propio gobierno, no hemos recurrido a otras cifras no oficiales (más creíbles) que muestra siempre un desempleo con por los menos 4 o 5 puntos porcentuales por encima de lo que el DANE señala como cierto.

Hace unos días el famoso desempleo volvió a bajar según el cuestionado DANE y los medios masivos de comunicación al comparar los años 2013 y 2014, sin embargo al profundizar las mismas cifras del DANE en su boletín de diciembre 14:
www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/ech/ech/bol_empleo_dic_14.pdf

Esta vez no modificaron las variables de medición como hace unos años cuando se incluyó como empleados a las personas que hacen del “rebusque” en las esquinas de los semáforos su opción de vida, o cuando nos venden la idea que quien trabaja un mínimo de horas al día ya es empleado, es decir, cuando le torcieron el cuello a la realidad y por el arte de la magia el subempleo se nos volvió empleo completo, ver para creer.

Esta vez lo que modificaron fue la variable tiempo y la comparación se generalizó a un año y no al mes a mes que venían empleando, la razón es simple, si se compara el mes de diciembre de 2913 con diciembre de 2014 hay una cifra que no les conviene publicitar, aunque no muy destacado, el dato comparado: dice que, en diciembre pasado, “la tasa de desempleo nacional fue 8,7 %”. Y agrega: “Comparada con el mismo mes del 2013, la tasa de desempleo aumentó 0,3 puntos porcentuales (8,4 % en el 2013)”. En resumen, de diciembre del 2013 a diciembre del 2014, el desempleo subió. (Eduardo Sarmiento 31 ene 2015 en El Espectador) Es decir, que en números reales en el pasado mes de diciembre el desempleo cambio de tendencia y se perdieron 500 mil empleos con respecto al mes anterior.

¿Cuál es la tendencia hacia el futuro cercano? La respuesta está en las cifras que nos da Eduardo Sarmiento en la columna citada: “Como van las cosas, el déficit en cuenta corriente podría ascender a 6% del PIB, lo que colocaría a la economía ante una seria contracción de demanda con serias repercusiones en la producción el empleo y la estabilidad. Ya se tienen los primeros resultados. En noviembre (de 2014) la producción industrial cayó 1%, la construcción privada 25% y las exportaciones 22%. La información de las empresas petroleras señala reducciones considerables de producción en los próximos meses.

Qué pasa entonces con la liquidez, que se van a reducir las posibilidades de inversión y financiación de muchos de los proyectos del gobierno que afectarán directamente a la construcción como jalonadora del empleo, al decir del propio gobierno, esta ha sido la variable de sustentación de sus cacareados triunfos económicos. La tendencia a la devaluación hará bajar los salarios en esos reales. Ente año seguramente la inflación, casi con certeza, va a estar por encima de los índices de años anteriores dadas las condiciones externas de mercados en caída como el del petróleo para tomar solamente uno de los productos de sustentación de la balanza de pagos. En tales circunstancias no nos pueden seguir vendiendo la idea que el desempleo se va reducir, es cuestión de sana lucidez mental.

El remate nos lo da el propio Eduardo Sarmiento al asegurar que: “Si el país no le introduce cambios de fondo a la organización cambiaria y comercial y no da los primeros pasos de una política industrial, podría retornar a las dificultades cambiarias que parecían historia superada”


Coda. ¿Será que el posconflicto va a encontrar al gobierno y sus “patrocinadores” preparados para efectuar los profundos cambios que generen equidad en la justicia, en la tenencia de la tierra, en la educación, en la distribución de la riqueza y en la posibilidad de oportunidades para todos? Si no es así la anunciada Paz no será más que la firma para acabar un conflicto armado de más de 50 años pero sin soluciones de fondo para las inequidades que lo originaron. ¿No repetición de lo ocurrido?
Publicar un comentario en la entrada

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES