17 de enero de 2015

“ANARQUISMO ECONÓMICO: SUSTENTO DEL MUTUALISMO”

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

 MEMORIAS DEL MUTUALISMO COLOMBIANO
2. GÉNESIS DOCTRINARIA DEL MUTUALISMO
2.2. “ANARQUISMO ECONÓMICO: SUSTENTO DEL MUTUALISMO”
Autor. Fabio Alberto Cortés Guavita


Son las diversas corrientes del pensamiento anarquista quienes enmarcan el sustento económico y social del mutualismo, pensadores como Piotr Alekséyevich Kropotkin y Jean Pierre Proudhon, conocido como el padre del mutualismo, son quienes apuntalan esta teoría de una manera más profunda. 

"El mutualismo es un sistema social basado en la igualdad de la libertad, la reciprocidad, y la soberanía del individuo sobre sí mismo, sus asuntos y sus productos; realizado a través de la iniciativa individual, el libre contrato, la cooperación, la competición, y la asociación voluntaria para la defensa contra los invasores y para la protección de la vida, la libertad y la propiedad del no-invasor."[1]

Pierre-Joseph Proudhon[2] en su obra La capacidad política de la clase obrera dice: "La palabra mutual, mutualidad, mutuo, -que tiene por sinónimo recíproco y reciprocidad-, viene del latín mutuum, que significa préstamo (de cosa fungible) y, en un sentido más lato,(amplio o extenso) cambio. Es sabido que en el préstamo de cosa fungible, el objeto prestado es consumido por el mutuatario, que no devuelve sino su equivalente, ya en la misma especie, ya bajo cualquier otra forma. Supóngase que el mutuante pase a ser a su vez mutuatario, y se tendrá un préstamo mutuo, y por consecuencia, un cambio. Tal es el lazo lógico que ha hecho que se dé el mismo nombre a dos operaciones distintas."

Mirko Roberti, en la "Lectura de Proudhon", Prólogo a Qué es la Propiedad, de Proudhon, Hispamérica, 1983 deja sus planteamientos entre otros aspectos en lo siguiente: Proudhon sostiene una línea de conducta libertaria e igualitaria conocida como el federalismo pluralista, según la cual una economía mutualista, dada en un esquema estructural, sería operativa si y solo si en el mutualismo.

Su planteamiento económico es, entonces, al decir de Roberti, la teoría de la creación del valor mediante el intercambio y el trabajo invertido, por lo que recibió feroces críticas de Carlos Marx, quien aseguraba que esta teoría era típica de un economista «pequeño burgués», simpatizante del tendero y del artesano que comercian con sus propios productos.

Pero más allá de esa crítica, su teoría le llevará sobre todo a analizar el mecanismo mismo de la regeneración permanente de la desigualdad. De hecho, si el salario-valor depende de la cantidad de trabajo producido, el intercambio no se da según las necesidades, sino según la igualdad de los valores.

De esta forma nos recuerda Roberti, Proudhon acaba defendiendo la economía monetaria y la pequeña propiedad: al defender la autonomía y la creatividad de los trabajadores, exaltaba al propio tiempo sus distintas capacidades: en cambio su modo de producción debía servir precisamente para liberarlos del peso opresor y parasitario del Estado y del monopolio económico.

Son siete los ejes fundamentales en los que se basa Proudhon para presentar su solución del mutualismo a la sociedad:

En primer término se refiere al suicidio de la sociedad, al negar la propiedad privada y sostener que la posesión individual es la condición de la vida social, segundo aspecto de su teoría es sostener que el derecho de ocupar la tierra debe ser igual para todos, así, el número de poseedores varía, pero la propiedad no puede llegar a establecerse y en tercer lugar reconoce que el trabajo humano al ser una resultante de la fuerza colectiva hace que toda propiedad sea colectiva y así flota su esencia; el trabajo es quien destruye la propiedad.

Ahora  se tiene que, el cuarto ítem  enuncia como el valor de un producto es el resultado del tiempo y el esfuerzo que cuesta, siendo así todos los trabajadores deben tener salarios iguales. El quinto habla del canje o trueque sustentado en el criterio de que los productos solo pueden comprarse con productos (sin dinero de por medio) por la condición de equivalencia, dando como resultado la ausencia de lucro y ganancia

Un sexto tópico es el de la libre asociación, que debe dedicar sus mejores esfuerzos a mantener la correspondencia entre los instrumentos de producción y la simetría en todos los intercambios, definiéndolo como la forma justa de organizar a la sociedad desde una óptica económica y mutualista.

Finalmente vendrían las consecuencias de esta premisas según las cuales el sistema de gobierno del hombre per se debe desaparecer llevando el modelo a los principios del anarquismo económico según los cuales la sociedad podría alcanzar su perfección en el orden anarquista.

El mutualismo expuesto y defendido por Proudhon pugna por la asociación de productores y consumidores con base en el trueque como forma de realizar la ayuda mutua en la práctica, trueque personificado por iguales representaciones de trabajo, involucrados en los diferentes productos, una especie de “canje de valores perfectos”.

De esta manera todos los cambios establecidos bajo la premisa de que el trueque se hace a partir de su precio de costo, es decir, sin capital de trabajo ya que quien produce cuenta con su mercado, quien le va a comprar a través del trueque justo. Suprimido el lucro los pecios deben nivelarse por lo bajo y el modo de producción capitalista muere para dar vida al nuevo modelo mutualista.

Finalmente Kropotkin propone la creación del Banco del Pueblo, que tendrá por meta fomentar el crédito gratuito y mutuo y el intercambio de productos equivalentes entre los trabajadores.

Ahora bien, el pensamiento de Kropotkin[3], quedó plasmado en sus numerosos trabajos, centrado de manera fundamental en la abolición de toda forma de gobierno en favor de una sociedad que se rigiera exclusivamente por el principio de la ayuda mutua (título de uno de sus libros) y la cooperación, sin necesidad de instituciones estatales. Esa sociedad ideal (anarcocomunismo) sería el último paso de un proceso revolucionario que pasaría antes por una fase de colectivismo (el anarco colectivismo). Su ideario anarco-comunista se basaba en principios como el de "a cada cual según su necesidad, de cada cual según su capacidad".

El sustento político económico de Kropotkin defiende con vehemencia la tesis según la cual la sumatoria de los bienes de los que dispone la sociedad son producto del trabajo realizado por el principio de la ayuda mutua, obtenido de forma mancomunada y solidaria de los hombres de ayer y de hoy. De tal manera que esos bienes le pertenecen por igual a todos los hombres ya que no es posible determinar la participación de cada uno de manera individual. Los planteamientos de comunismo libertario de Kropotkin le llevaron a marcar diferencias tanto con Bakunin como con Proudhon

Propone que la sociedad libre debe organizar la producción y el consumo a través de la colectivización de los medios de producción y su producto, a la vez que racionalizar la economía en una comuna autosuficiente, en la cual se supriman las diferencias campo ciudad. Sustenta todo en el apoyo mutuo “a cada quien según su trabajo”

Ya en el capítulo anterior se vio como el sustento fundamental de Kropotkin está plasmado en su obra Apoyo Mutuo demostrando su tesis según la cual la cooperación y la ayuda recíproca son prácticas comunes y esenciales en la naturaleza humana. Su concepción moral y ética la basa en la libertad, la solidaridad y la justicia para superar los instintos destructivos del hombre que son de igual forma parte de esa naturaleza humana. En todo caso, sostiene, que la investigación de las estructuras sociales, debe producir el conocimiento de las necesidades humanas, base para el desarrollo de una sociedad libre finalmente determinada como mutualista.

Tenemos entonces que, el mutualismo es una doctrina económica y anarquista, es decir, que propugna por la autonomía, la autopropiedad de cada individuo, la soberanía natural de cada individuo y parte de dos axiomas que son la autopropiedad y la no coacción. La primera de ellas es un principio ético según el cual cada individuo es dueño de sí mismo sin coacciones que serían la violación de sus principios. La no coacción, la no agresión es entonces un principio que a más de ético es jurídico y por obvias razones va paralelo a la soberanía natural del ser; en últimas nos dice que el ser es libre para hacer lo que desee siempre que no esté amenazando la soberanía del otro o de los otros ni esté haciendo uso de la violencia para restringir esa libertad de cada quien.

Desde la perspectiva del individuo como dueño de sí mismo basa su filosofía sosteniendo que el individuo al ser su propio dueño, debe poseer una propiedad privada, es decir se origina en un principio capitalista afianzado históricamente en el criterio de surge de la naturaleza humana, situación que es criticada por el socialismo y el comunismo a partir de su planteamiento que la propiedad sobre los medios de producción debe ser colectiva.

El mutualismo es considerado una forma de socialismo libertario en el cual no haya jerarquías políticas, ni económicas y cuyo trasfondo se basa en el respeto y la valoración al sujeto como individuo que considera a la libertad como el camino y el objetivo del socialismo, es decir, el mutualismo sería un medio y no un fin para alcanzar que las personas decidan sobre sus vidas directamente.

En ese escenario la propiedad privada del individuo, debe ser conseguida interactuando con los demás a través de la asociación voluntaria y el libre mercado; desde el cual desarrolla una teoría conocida como el anarquismo de mercado, que si bien marca un contraste con el anarquismo socialista no se opone sistemáticamente a este. Los métodos propuestos normalmente por ese anarquismo de mercado son la formación de asociaciones voluntarias como un principio de organización, la educación como esencia del conocimiento de causa contrario a la ignorancia en la cual se pretende desarrollar el mundo desde la perspectiva eminentemente capitalista, las actividades no violentas y la realización de emprendimientos económicos

Cuál es entonces la lógica económica del mutualismo, está plasmado en la siguiente síntesis:

Su principio central es que la propiedad sea un resultado del trabajo en interacción entre los seres asociados libremente sin intervención del estado y menos aun permitiendo la explotación del modelo capitalista. Contempla métodos de acción como el acceso popular a los recursos por la ausencia de privilegios e intermediarios en busca de la libre empresa, entendida como la posibilidad de un trueque equitativo, un intercambio voluntario y pacífico sin restricciones impuestas por un modelo como el capitalista y de otro lado que exista una reforma monetaria en la cual el dinero es un símbolo del intercambio voluntario y la banca libre con acceso de todos. Esto se logrará a través de la creación de asociaciones voluntarias laborales y productivas, asociaciones voluntarias de consumidores y usuarios cuya consecuencia más inmediata sea el jugar un rol regulador para el descenso de los precios en relación al costo y cuyo resultado final sea desarrollar el empoderamiento y la capacidad de todos los ciudadanos del común para ser empresarios, así como la posibilidad para que el trabajador especializado sea su propio patrón o que tenga la contingencia de asociarse en igualdad de condiciones.

En el siglo XXI el mutualismo es algo así como una propuesta intermedia entre la economía clásica según la cual los economistas clásicos desarrollaron lo que se vendría a denominar la teoría del valor o del precio, a través de la cual se buscaba investigar la dinámica de la economía y la no intervención del estado, modelo en el cual todo se regula por la mano invisible del mercado, teoría seguida actualmente por los llamados neoclásicos propulsores del neoliberalismo que ha llevado a la crisis mundial del capitalismo, todo lo anterior mezclado con el pensamiento socialista antiestatal.

Los anarquista modernos como Kevin Carson, consideran el anarquismo mutualista como "socialismo de libre mercado", lo cual no deja de ser una paradoja. Según sostiene Kevin Carson[4] los intercambios se producirían en una economía de libre mercado. "Es sólo mediante el libre mercado, organizado sobre la base del intercambio voluntario, que el principio del costo puede ser realidad. La ley de los costes opera a través del mecanismo de la competitividad, en la que los productores entran en el mercado cuando los precios son inferiores a los costos y lo dejan que en el caso contrario. En un libre mercado, el precio de un bien o servicio es una señal del costo que implica proporcionarlo. Porque los costos están en la mesa, que se reflejan en el precio en vez de ocultarlo, las personas (incluyendo las empresas) sólo consumen bienes y servicios que están dispuestos a pagar.





[1] Swartz, Clarence Lee, en What is Mutualism? Citado en  Wikipedia.
 http://es.wikipedia.org/wiki/Mutualismo_%28teor%C3%ADa_econ%C3%B3mica%29
[2] Pierre-Joseph Proudhon (15 de enero de 1809 – 19 de enero de 1865), fue un filósofo político y revolucionario francés, y, junto con Bakunin y Kropotkin uno de los padres del pensamiento anarquista y de su primera tendencia económica, el mutualismo que es atribuida a sus escritos por lo que se le conoce como el padre de dicha corriente económica.
[3] KROPOTKIN Piotr Alekséyevich. Wikipedia. (Moscú, 9 de diciembre de 1842 - Dmítrov, 8 de febrero de 1921) fue geógrafo y naturalista, aparte de pensador político ruso. Es considerado como uno de los principales teóricos del movimiento anarquista, dentro del cual fue uno de los fundadores de la escuela del anarcocomunismo, y desarrolló la teoría del apoyo mutuo.
[4] CARSON, Kevin A.. Studies in Mutualist Political Economy Chapter Nine: Ends and Means. A. Organizing Principles.
Publicar un comentario en la entrada

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES