30 de noviembre de 2014

MEMORIAS DEL MUTUALISMO COLOMBIANO. Preludio

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
MEMORIAS DEL MUTUALISMO COLOMBIANO
 Autor. Fabio Alberto Cortés Guavita
 Reflexiones para la construcción de un modelo de economía mutualista al servicio de los más, que siempre tenemos menos

PRELUDIO


Para hablar de memorias de algo es necesario que ese “algo” este contextualizado, impregnado de su esencia temática y doctrinaria, por eso para hablar de memorias del mutualismo colombiano es necesario ver qué es la ayuda mutua y que mejor que traer a Piotr Kropotkim, aquel príncipe ruso que desarrollará la máxima expresión de este tema en su obra EL APOYO MUTUO escrita por el año de 1920.

Si intentamos decir que el mutualismo tiene una doctrina no podemos pretender, como lo hacen la mayoría de quienes manosean estos tópicos, confundirlo con la doctrina del cooperativismo que es posterior a lo que aquí referimos, es entonces cuando hay que dilucidar que toda doctrina tiene principios propios y valores intrínsecos que desarrollados son el compendio de tal doctrina.

Es por eso que el tema tratado por Kropotkim nos lleva a aseverar con toda claridad que la doctrina del mutualismo basa su esencia en el principio supremo de la AYUDA MUTUA, entendida como esencia de este profundo modelo económico social. Es también, como toda doctrina, que se tiene una naturaleza económica tras todo su andamiaje, tenemos que escudriñar en el pasado y en el origen del mutualismo como estructura organizacional, complementando así el  aspecto especifico de la ayuda entre los seres humanos con una teoría económica.

Está inscrito el mutualismo, desde la ayuda mutua, como valor atómico en el nacer de todas las organizaciones de carácter social y político de los albores del capitalismo… y es allí donde están los socialistas utópicos como inspiradores del desarrollo del mutualismo como base de todas las organizaciones que reivindican cada una a su entender los derechos fundamentales de los trabajadores que empiezan a sufrir la imposición del capitalismo salvaje.

Reivindicaciones económicas propugnadas por los sindicatos, de producción por las cooperativas, de salud por las mutuales; pero en todas el principio de la ayuda mutua como aglutinador de hombres y mujeres dispuestos a dar la lucha por mejores condiciones de vida y es allí donde aparece la doctrina del Anarquismo económico liderada por Pierre Joseph Proudhon considerado el padre del Mutualismo.

Ahora bien, no se puede asegurar que haya sido únicamente en Europa con la Revolución Francesa y la Revolución Industrial que se desarrollan estas organizaciones, pues el ser humano presente en otros extremos del mundo seguramente desarrollaba estas formas de ayuda mutua sin las doctrinas que lo encaminarían posteriormente.

Dar entonces una mirada a la generación de organizaciones de ayuda mutua en Europa será preámbulo para ver cómo llegan estas organizaciones a nuestra América y ver como se fusionan con  algunas organizaciones autóctonas de nuestros antepasados.

En Colombia no es tarea fácil encontrar escritos de estos temas ya que desde los inicios en nuestro país se cooperativizo lo que hoy se desarrolla como economía solidaria, sin embargo se han podido reconstruir algunos apartes, algunos tópicos de ese mutualismo colombiano que hoy en 2014, permiten afirmar sin ambages que no existe mutualismo alguno en nuestro país.

Da grima realmente ver como se desperdició esta doctrina, esta forma de organización proclive a los sectores más necesitados, por falta de liderazgo, por falta de conocimiento acerca de la doctrina y como la insolidaridad del  país es tomada por los “dirigentes” del mutualismo quienes en guerras intestinas fratricidas, ignoraron todo lo que indica el principio de la ayuda mutua (pues ni siquiera lo entendían, ni lo entienden)

Estas memorias recogen en primer término documentos escritos que se han compilado para estructurar opiniones acerca de  los primeros pasos y posteriormente se desarrolló una investigación de carácter acción participación con más de 50 organizaciones mutualistas que permiten aseverar más de una verdad, por dolorosa que sea.

Se realiza un diagnóstico del mutualismo a la colombiana, siempre alejado de los valores de ayuda mutua y solidaridad, para proyectar unas aproximaciones a lo que debería ser la esencia del mutualismo, basadas estas sí, en la ayuda mutua, en la empresarialidad y en el rol a jugar en el posconflicto de nuestro país.

Este libro es mi propuesta contra los que quieren abolir el pasado en busca del olvido, por cuanto este les absuelve en el trasegar de la historia. Deben tener en cuenta quienes no fueron capaces de liderar esta opción social que el pasado no muere, va en pos de nuestros pasos, nos persigue y en ocasiones nos grita verdades. En ese sentido este libro es una especie de grito desde ese pasado que es la voz de los muertos, esos que gritan en este libro cómo les abandonaron y nos le guiaron por la senda correcta.

Quienes nos antecedieron van hacia el perdón, hacia el olvido y yo puedo ser una roca en el desierto, debo abrazar mis principios una y otra vez hasta demostrar la justeza de los principios de la ayuda mutua y no negar la enrome posibilidad que tiene le mutualismo colombiano en el futuro cercano, en la posibilidad de los más que tenemos menos.

Quizás soy el último rebelde cuando no quede sino un irreductible contra ciertos hombres y ciertas ideas en nuestra patria, ese irreductible será la ayuda mutua. Mi pluma guiada por mis principios no se someterá.

Fabio Alberto Cortés Guavita

Bogotá noviembre de 2014
saulomon@gmail.com

Publicar un comentario en la entrada

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES