6 de septiembre de 2013

CAPÍTULO 18. LOS FACTORES DE LOS COMPETIDORES Y LOS PROVEEDORES DEL PLAN ESTRATÉGICO. GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA.

SEMINARIOS Y CAPACITACIÓN EN ECONOMÍA SOLIDARIA Y LIDERAZGO fungestar@gmail.com
La Guía de empresas de Economía solidaria  a tomado UN ESTUDIO DE CASO de una de las entidades mutuales de Bogotá afiliada a la Confederación de la Mutualidad Colombina. COLOMBIAMUTUAL a través del cual se realiza un Plan Estratégico, recomendamos su colección teniendo en cuenta la numeración continuada del PLAN.
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita *
1.1.2.2. FACTORES DE COMPETENCIA. Aquí hay que hacer una diferenciación importante en los mercados a atender, tomando los competidores directos, la participación de estos en el mercado la gama de servicios y la imagen corporativa de dichos competidores.

COMPETIDORES. Indirectamente uno de los principales competidores del mercado como lo es XXX desaparece como competidor desde el momento en que se realiza una alianza estrategia según la cual ellos toman el riesgo del negocio y BANCAMUTUAL comercializa los servicios entre sus potenciales asociados.

De otro lado y dada la información y base de datos de la entidad el principal competidor, tanto por los estratos como por la segmentación de mercado es XX quien tienen serias falencias en el servicio y mala relación con su mercado.

PARTICIPACIÓN DEL MERCADO. La participación del mercado del competidor directo se puede cuantificar en unas 6 mil familias afiliadas en estratos 1, 2 y 3. El mercado de manera general es de competencia perfecta con una gran gama de entidades dedicadas a la venta de pólizas exequiales, unas 100 en Bogotá de acuerdo con estudios consultados.

PRODUCTOS Y SERVICIOS. Hay desde dos mil has más de veinticinco mil pesos dependiendo el cubrimiento en cuanto a personas y en calidad de salas de velación etc. Se puede afirmar que hay una completa gama de servicios de diferentes calidades que cubren las expectativas del mercado.

IMAGEN CORPORATIVA. De una importancia capital este aspecto lo centramos en la imagen de dos entidades de la “competencia” en el sector, de un lado Los Olivos con un excelente manejo de Imagen corporativa que favorece el proyecto de BANCAMUTUAL por ser su aliado y de otro el competidor XX con una imagen deteriorada y en franca decadencia por sus malos servicio e incumplimiento con su mercado.

1.1.2.3. FACTORES DE SUMINISTROS (PROVEEDORES), tienen que ver con  la importancia de los proveedores de servicios para BANCAMUTUAL y del manejo de su imagen corporativa en un sector que la toma como guía de sus decisiones, acompañada de la experiencia en el mercado.

Tomamos de nuevo el caso de la importancia que tienen en el mercado las entidades competidoras y en el maneo de la Alianza con xxxxx y lo descuidada de la entidad XX en la cual se centrará la estrategia de ataque de mercadeo. Igual se anota antes es el manejo de la Imagen corporativa y desde la óptica de la experiencia en el mercado son las dos entidades que están en él desde hace unos 30 o más años, desatancándose que dicha experiencia con el paso de los años a llevado a una de ellas a ser una de las líderes del mercado y a la otra a sobrevivir gracias a un manejo de explotación de las necesidades de la gente desde la óptica,  tanto laboral como del propio mercado. 

REINVENTANDO LO SOLIDARIO DESDE SUS VALORES

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Fabio Alberto Cortés Guavita*

En Colombia, cooperativismo, mutualismo y fondismo van cada uno por su lado, en materia de principios y valores, y no hay siquiera la intención de unificar estos valores como los de la economía solidaria y popular, que deberían ser, sin embargo hay rasgos comunes y todos en la práctica recogen la esencia de lo que piensa y hace el sector más desarrollado como es el cooperativismo a nivel global.

Qué ha pasado después de congreso de Manchester y cuales son las herramientas que bien podría aplicarse en las organizaciones solidarias para que dejen de ser letra muerta y un saludo a la bandera. Recordemos como en 1995 en Inglaterra la ACI en sus diferentes intervenciones hacía énfasis en entender el nuevo rol del cooperativismo en un mundo cada día más cambiante. Hoy en el mundo la simple teoría del cambio se ha visto desbordada por la necesidad de ir más allá, ya no basta con dirigentes que apliquen teorías de cambio, la velocidad de los acontecimientos obliga a reinventar las organizaciones si se quiere sobrevivir y allí es precisamente donde el sector solidario y popular tienen su real ventaja competitiva.

Si la reinvención de los gurúes del mundo empresarial capitalista pasa por la necesidad de reinventarse a si mismos y a las instituciones con base en valores y principios como no entender que el sector solidario tiene que ser vanguardia en esta teoría y en su aplicación práctica. Solamente reinventando a partir de valores y principios podremos superar el problema de la crisis de identidad que en el 95 se creyó superado, pero que sus elementos centrales persisten, no se ha superado aún el reto de la membresía abierta, continuamos con empresas cerradas a sus asociados y en muchos casos se trabaja como sectas en los barrios o como clubes sociales de unos pocos, no se ha superado aún el poder de la tecnocracia de muchos dirigentes a perpetuidad, es decir, el pensamiento de Alex Laidlaw y su preocupación continúan latentes.

Para comprender de donde debe venir la reinvención tenemos que entender el entorno de las organizaciones y ese entorno no es precisamente solidario, ni social, menos aún popular en nuestro medio. Si en los albores de las organizaciones solidarias hubo personajes que influyeron de manera directa en la conformación y la ideología de las primeras organizaciones, como Owen y King, o Proudhon, con sus ideas de socialismo utópico y anarquismo. ¿Cuál es esa influencia de pensamiento hoy en el mundo? No podemos desconocer que la influencia del entorno es netamente neoliberal, que acaso concede la oportunidad al sector solidario de ser un paliativo a muchas de las dolencias originadas por su modelo egocentrista, es decir el utilitarismo de lo social, el manejo de la responsabilidad social como una estrategia y no como un fin.

También es importante ver la influencia de las teorías administrativas y tomar lo mejor de ellas para aplicarla en nuestro modelo. Si vamos a reinventar bien vale la pena ver que esa reinvención de nuestros principios y valores debe pasar en condición sine qua non por entender a los VALORES como creencias de mayor rango y de consenso social partiendo para el caso de los diferentes sectores colombianos de la solidaridad del valor fundamental, del respeto por la diferencia e ir más allá de la interpretación separada de lo axiológico y lo ontológico, es decir, ver de manera simbiótica la naturaleza de los valores éticos y estéticos, fijos y dinámicos en entera comunión con la teoría del ser humano y sus valores morales, del humanismo según el cual debemos definir y categorizar la realidad, las relaciones y las características inmersas en la organización en la cual debe priorizarse de manera esencial el ser y sus derechos.

Finalmente para reinventar lo solidario empresarial, se debe entender que los principios deben dejar de ser normas escritas para ser actuantes, que brinden a la opinión y al mercado una seguridad y confiabilidad que permita un gran impacto apalancado en el desarrollo universal. Convertir esas leyes naturales de carácter general en conductas y comportamientos de los seres que son la base de la organización solidaria y popular.

Más adelante veremos algunas herramientas que puedan llevar a la práctica la teoría de la reinvención con base en los valores y los principios de esa economía solidaria y popular que tanta falta hace en los sectores más desprotegidos de nuestro país.


Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES