30 de agosto de 2013

COMUNICAR EL CAMBIO. VEREDICTO 18.


Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com 
"Se requiere de una coexistencia pacífica, de una concertación de las ideas, de un respeto por la diferencia y de una tolerancia que lleven al ser a un nuevo orden dentro de una globalización para todos y de todos en el marco de acción del ser: LA UTOPÍA."
Por Fabio Alberto cortés Guavita*
Comunicar el Cambio. La cantidad y la calidad de la comunicación son factores determinantes en un proceso de cambio, por ello se requiere poseer unas estructuras de comunicación, que actúen como un conjunto integral y articulado de elementos intervinientes en dicho proceso de comunicación, tanto en el ecosistema interno como en el externo de la organización.

La comunicación debe tener su propio lenguaje, lo cual le permite vencer de un lado la resistencia al cambio, como también ser tamiz de la receptividad del mismo. Debe de igual forma la comunicación receptar el impacto del cambio y brindar las respuestas adecuadas a éste como una alternativa cierta a las inquietudes de las personas al interior de la Organizaciones.

Uno de los mayores impedimentos para la implementación del cambio es la resistencia originada por las personas que no entienden lo que está sucediendo. En estos periodos se debe tener en cuenta que las personas se sienten amenazadas, por lo tanto es de suma importancia tener a la comunicación y sus mensajes como herramientas básicas para lograr mantener a las personas informadas total y correctamente, así se acaba con la incertidumbre y se afianza la confianza de las personas.

Lo ideal es contar con unas estructuras apropiadas, tanto para el manejo de lo externo como para el manejo de la comunicación interna, con una red que permita a los emisores guiar todo el proceso a través de canales expeditos, con mensajes claros que empleen unos códigos de fácil lectura, es decir que el proceso debe coadyuvar a la descodificación sin ruidos de naturaleza alguna, y por tanto permitiendo la realización fundamental de dicha comunicación: reducir la sensación de incertidumbre que tiene la Organizaciones en torno al síntoma que sufre y que generalmente vienen dados por la existencia de rumores que reemplazan a la información verdadera, por un tráfico de información inmanejable.

Redefinir algunos aspectos dentro de los procesos de trabajo en referencia con instalaciones físicas puede resultar sencillo relativamente, igual sucede cuando hablamos de rediseñar líneas de reporte. Otra cosa bien diferente son las respuestas de las personas, por cuanto éstas no se pueden diseñar, en cuanto a sus actitudes no se pueden hacer especificaciones, es imposible redefinir sus sentimientos. Cualesquiera que sean los mecanismos para implementar el cambio, son las personas la esencia de un plan exitoso.

La receptividad al cambio está sujeta a un proceso de aceptación, no basta tener todo un proceso de planeación, con metas, estrategias e instrumentos para realizarlo. Se requiere que todo el proceso estimule a las personas constantemente para que tomen parte activa en él y como se verá en la segunda parte de esta obra socializando la información de todo para todos. Aquí entra en juego la teoría de la motivación, como se verá más adelante.


22. RESPONSABILIDAD SOCIAL DEL MUTUALISMO (Ensayo)

SEMINARIOS Y CAPACITACIÓN EN ECONOMÍA SOLIDARIA Y LIDERAZGO fungestar@gmail.com
Décima novena entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*
Se está publicado semanalmente por capítulos para su colección.

Otro tópico interesante es ver qué tipo de compromiso es el que adquiere el mutualismo y no solamente con su organización sino con la sociedad en general …desde luego que se trata de un compromiso traducido en un pacto ético que permita a las organizaciones, a las personas y a las empresas en su conjunto avanzar en la búsqueda del bienestar social y colectivo. Nada más errado y equivocado en ese orden de ideas que los planteamientos del economista Milton Friedman, padre de las teorías monetaristas y padre moderno del legado de Adam Smith en el desarrollo actual del neoliberalismo, afirmaba el señor Friedman que “el único objeto de las empresas era el de obtener rendimientos y utilidades para sus socios accionistas”

Desde luego la economía solidaria en general y particularmente el mutualismo tienen, o deben tener concepciones totalmente opuestas a dicho pensamiento, por el contrario (a Friedman) cuando se trata de compromisos éticos hay que observar los planteamientos de lo que se conoce como el RSE o Responsabilidad Social Empresarial el cual basa su teoría en la necesidad de que las empresas y todas las organizaciones sin distingo creen un marco de convivencia y de contribución para un mundo en el cual se pueda tener futuro al lado de la sociedad. Es pues necesario ver que el compromiso parte del ser pero se irradia hacia los demás, hacia la comunidad, ese es el verdadero compromiso... no solamente dejándolo en un enunciado más como bien hacen las empresas capitalistas sino en la esencia de entender que la empresa mutualista si es de los asociados, aquí no hay engaños motivacionales como en la empresa capitalista, que busca que los trabajadores se sientan dueños de algo que nunca tendrán…

Es entonces cuando cobra real importancia el mutualismo entendido como el modelo, la ayuda mutua la cual al ejercerse realmente debe se guía del ser humano para loga el éxito, cómo hacerlo?

Retomando el criterio de la reinvención con base en valores, haciendo de la ayuda mutua la esencia de la empresa tomando la asociatividad como realización de la ayuda mutua, para conducir a todos los asociados al logro de sus objetivos y ver la Responsabilidad Social como un todo desde la perspectiva de ser la extensión de los valores y los criterios de ayuda mutua no solo en lo intrínseco, en lo relacionado a las personas dentro de la empresa, sino también en la orientación de esa responsabilidad hacia lo externo, hacia la comunidad en la cual se halla inmersa, es esa comunidad del entorno y el respeto por la naturaleza por los ambiental desde todo punto de vista lo que hará que realmente la ayuda mutua como base de la responsabilidad social empresarial pueda ver sus frutos en la lucha por salvar el mundo.


Sin adelantarme a las conclusiones si debo afirmar que el mutualismo colombiano, en las actuales circunstancias no puede aportar absolutamente nada a esa responsabilidad social por el mundo, solamente en el momento que se retomen los valores desde la ayuda mutua podrá algún día el mutualismo coadyuvar esa responsabilidad social y ética que se hace necesaria e imprescindible.

PRÓXIMA ENTREGA: "ALGUNAS CIFRAS DEL MUTUALISMO COLOMBIANO"

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES