11 de julio de 2013

18. MICROFINANZAS Y BANCO DE LOS POBRES UNA EXPERIENCIA DIGNA DE EMULAR (Ensayo)

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Décima octava entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*
Se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.

La banca pareciera entender que los estratos pobres son un gran mercado y los desembolsos a los microempresarios crecen. Pero banca, gobierno y deudores tendrán que actuar con cautela para que el modelo funcione. (Dentro de un marco capitalista neoliberal). Desde el momento en el cual los grandes bancos del país voltearon sus ojos hacia el microcrédito, como un nicho rentable, este segmento de cartera ha crecido a un ritmo del 50% anual. En los últimos dos años se han desembolsado cerca de $2,5 billones en pequeños créditos para microempresarios.

Si bien el apoyo del gobierno -por medio de Bancoldex y el Fondo Nacional de Garantías- puede ser importante, es claro que la regulación y el marco de política deben avanzar para adecuarse a esta realidad. Banqueros y gobierno deben procurar que este auge del microcrédito sea sostenible a largo plazo. (Para ello deberán entender que el modelo de prestar a los pobres se sale de su esquema de competitividad y alta rentabilidad) (Cortés Guavita, Reinventando el Mutualismo Colombiano, 2008, pág. 53)

Los analistas del sector financiero consideran que aún falta reforzar el marco de política para tratar más aspectos que el simple crédito, como la formalización, tecnificación y capacitación en temas de comercialización para aumentar su competitividad.

… Olvidando que hay que enseñar valores y manejo de los pequeños emprendimientos, obviamente partiendo de modificar el criterio del microcrédito y microempresas con capitales como los que clasifica la ley MIPYME en Colombia. Se debe replantear con base en la experiencia de Muhammad Yunus y en el microcrédito con educación, pero fundamentalmente entendiendo el modo de vida de los pobres y la comprensión de su entorno cultural.

De otro lado se encuentran conceptos que son más claros frente a la problemática de los pobres y el derecho al microcrédito. Esta es la experiencia de Muhammad Yunus, premio Nobel de Paz y creados del Banco de los Pobres.

Lamentablemente los bancos no prestan a los pobres. Los banqueros a los que se dirigió, se burlaron de él, diciéndole: ‘¿Quién aceptaría prestar dinero a personas que no ofrecen ninguna garantía?’ ¿Por qué entonces -él se dijo- no fundar mi propio Banco? Así nació el Banco Grameen, un banco independiente: el Banco para los Pobres. El sistema bancario tradicional ha sido concebido para dejar al margen a los pobres. La sacrosanta noción de "garantía" (responder con bienes personales al cumplimiento de la deuda) está de hecho destinada a desanimar a los solicitantes de escasos recursos. (COLOMBIAMUTUAL, 2008)

El Banco rechaza de plano la noción de garantía, cambiándola por sostener que no hay mejor garantía que cada persona, cuando a ésta se la dignifica, se le otorga confianza, y entonces ésta responde con los valores que cada alma posee por el sólo hecho de serlo. La iniciativa del Banco Grameen ha sido reconocida por la ONU, apoyada por la UNESCO y difundida por grandes periódicos del mundo con titulares de admiración y sorpresa. Actualmente el Banco Grameen ha abierto sucursales en diversas partes del mundo. En América existen emprendimientos similares basados en esta idea en Bolivia, Perú, Honduras, etc.

Los siguientes son algunos de los criterios esbozados en una entrevista concedida en España por Muhammad Yunus y reproducida por el grupo Liderazgo solidario de América a través de la red de internet. El creador del llamado banco de los pobres, el Grameen Bank, a la pregunta del porqué la mayoría de prestatarios son mujeres, respondió:

Tardamos 6 años inicialmente en llegar a ese 50% de mujeres receptoras de nuestros créditos y en ese momento empezamos a darnos cuenta de que el dinero que llegaba a las casas a través de las mujeres beneficiaba mucho más a las familias que el dinero que llegaba a las mismas a través de los hombres... tenían mucho cuidado con su dinero, con sus inversiones, y los niños se beneficiaban inmediatamente del dinero que ganaban o recibían las mujeres... Actualmente, el 95% de nuestros clientes son mujeres y todas las cosas positivas que se dicen de Grameen pienso que se deben a ese hecho. (Liderazgo Solidario de América, 2008)

La entrevista da un giro hacia lo social y solidario, analizando el rol que debe jugar de manera importante la Economía Social y Solidaria o el llamado tercer sector, fundaciones, ONG, iglesia, etc., en la lucha contra la pobreza en el Tercer Mundo y, por otro lado, en la generación de empleo en los países desarrollados?

Yo pienso que hay muchísimo campo para dar servicios en circunstancias extremas, pero no debe ser una cosa permanente, continuada; la gente tiene que desarrollar sus propias capacidades y ese desarrollo es lo que lleva a la creación de instituciones viables y autosuficientes, y de servicios viables y autosuficientes. En vez de regalar dinero lo que hay que hacer es intentar proporcionar fondos para la creación de empresas que resulten autosuficientes, que se autofinancien y que se creen empresas que involucren directamente a las comunidades…

Haciendo referencia al rol que deben jugar las entidades solidarias en la educación, lo cual es una inquietud que se plantean muchos en el sector solidario, el Nobel manifestó:

... un programa educativo yo lo organizaría de tal forma que si algún día no llegasen fondos desde el exterior estas instituciones pudieran sobrevivir y seguir funcionando. Inicialmente a lo mejor no van a ser viables al 100%; lo importante es que nunca sea el 0%. Eso es lo que yo diría a fundaciones, ONG o cualquiera que quiera participar en este proceso, en países del Tercer Mundo y en países industrializados donde hay mucha gente sin hogar, que está en paro, emigrantes, marginados sociales de todo tipo… Cuando veo que la gente sobrevive de la caridad me parece como si estuviésemos creando una situación tipo zoológico donde recogemos a esa gente y la alimentamos; y ahí quedan. No hay iniciativa por su parte ni por parte de nadie para sacarles de allí e integrarles en la sociedad, así que eso es lo que me gustaría ver, alguna forma familiar de autorrealización de esas personas para que se ocupen de sí mismas, en vez de dejarlas en una situación de dependencia.

Al parecer el profesor Yunus tiene la idea que todo lo solidario es caridad y no es extraño ya que esa es la idea que tienen muchos, no solo en Colombia sino el mundo entero, tal vez por ello le inquirieron Acerca del capital inicial y las dificultades, así se refirió el profesor Yunus contando su propia experiencia:

... los primeros fondos salieron de mi propio bolsillo, era una cantidad muy pequeña y me lo pude permitir. Después me convertí en avalista; eso es también parte de la historia. Lo único que hacía yo era firmar el papel de los créditos que daban en el banco. Inicialmente me dieron un límite de fondos que podía sacar como avalista, un límite de 300 dólares; no daban más porque no me admitían a mi como avalista para más de 300 dólares. Pero después se les olvidó este límite porque les devolvían todos los préstamos, y pudimos seguir expandiéndonos simplemente con mi firma.

¿Qué alternativa les queda a las empresas sin ánimo de lucro?, la conciencia social, que no tiene que ser estatal. Si los seres humanos aplican el desarrollo entendido así: el hombre por encima de los objetos, entre ellos el capital, sobrevivirán, y si no, desaparecerán.

¿Qué hace, o mejor aún cuál es el deber ser, de nuestra economía popular, solidaria y mutualista, en este juego de la inclusión y el empoderamiento?

Mi posición es clara, el mutualismo debe fijarse como meta, empoderar a los desprotegidos, haciéndoles ver su real poder como seres humanos frente a sus derechos, y que mejor manera de hacerlo que a través de organizaciones populares y solidarias mutualistas, desde las cuales se logra la verdadera inclusión. Inclusión al trabajo con ingreso digno, a una seguridad alimentaria proporcionada en la cual haya, de un lado, el beneficio del equilibrio en su forma de alimentarse y de otro poniendo en práctica la eliminación de los intermediarios ociosos en la comercialización de los productos del agro a la ciudad lo cual nos lleva al comercio justo, inclusión y derecho a un medio ambiente sano y protector, benéfico para la nuevas generaciones, inclusión al deporte y la recreación, inclusión al derecho al buen uso del ocio, al turismo alternativo, y como un derecho a reivindicar un verdadero hogar a heredar por quienes han de encontrar un mundo más vivible y solidario.


Próxima entrega: LA SALUD EN COLOMBIA NECESITA DE LA SOLIDARIDAD
*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA 
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL 
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER 
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 

CAPÍTULO 11. PLAN ESTRATÉGICO: “Estudio del ambiente externo: Factores económicos” GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
La Guía de empresas de Economía solidaria  a tomado UN ESTUDIO DE CASO de una de las entidades mutuales de Bogotá afiliada a la Confederación de la Mutualidad Colombina. COLOMBIAMUTUAL a través del cual se realiza un Plan Estratégico, recomendamos su colección teniendo en cuenta la numeración continuada del PLAN.
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita *
1.1.1. ANALIZAR EL AMBIENTE EXTERNO O MACROAMBIENTE” FODA.  El ambiente externo se compone del sistema económico, político, social y cultural de la empresa, en el cual las variables externas o exógenas están dadas por el macroambiente.

Las nuevas tecnologías, las nuevas oportunidades o limitaciones del ambiente económico, político, social, ecológico, legal y cultural  actúan como fuerzas macroambientales y incontrolables por parte de las Organizaciones, crean necesidades de cambio adaptables a las nuevas circunstancias, pero ese cambio debe ser planeado conscientemente para ajustarse a las nuevas condiciones ambientales con un mínimo de perturbación del equilibrio natural.

1.1.1.1. FACTORES ECONÓMICOS. Son aquellos que conforman el conjunto de recursos económicos, las fuerzas que intervienen en el proceso de producción de bienes y servicios para satisfacer necesidades de los in dividuos en la sociedad.

Según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y El Caribe) la economía colombiana en sus  estimativos reales está muy por debajo de la proyección para toda América Latina cuyo crecimiento promedio es de 4,1 por ciento. Para el caso de Colombia, y comparado con un informe anterior, esa proyección se revisó a la baja porque inicialmente se había trabajado con un crecimiento de 3,5 por ciento. Colombia se ubica como el séptimo  con menos crecimiento de la región, al proyectarse una variación de su Producto Interno Bruto (PIB) de 2,5 por ciento, que es la misma estimada por el Gobierno para el año entrante, al igual que el equipo económico del Gobierno nacional, el organismo espera que el impulso a la economía se lo dé un repunte en el consumo privado.

Y por el lado de la inflación, si bien destaca el resultado de este año, pues estaría por debajo del 3 por ciento, la mejor en 50 años, para el 2010 llama la atención sobre lo que puede representar el Fenómeno del Niño, pues puede "revivir presiones inflacionarias".

EMPLEO. El desempleo en Colombia es uno de los más graves en Latinoamérica, llega a 11,7 por ciento (Portafolio, julio 26 de 2010) cifra reconocida por el gobernó, lo que hace suponer que los índices son muy superiores en la realidad. Y la crisis ha empeorado la situación. Alternativas hay muchas, pero falta que se tome el 'toro por los cuernos' para que haya un rebote o que indiscutiblemente crezca la economía, pero, que crezca con desarrollo social para beneficio de todos los colombianos,  eso sí con la advertencia de que en este caso habría un rezago de varios meses, de acuerdo a una investigación realizada por el Grupo de Diarios América (GDA), del cual hace parte  EL TIEMPO.


Impulsar las obras de infraestructura… este último ha sido el 'caballito de batalla' del Gobierno colombiano desde el 2008,… sin embargo, ya el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, ha dicho que lo que se ha hecho desde abril en este frente, se espera  que se empiece a ver reflejado a finales del año. Si bien la información reportada por el DANE revela una reducción del desempleo para la ciudad de Bogotá durante los trimestres febrero-abril de 2009 a 2010 al pasar de 11,80% al 11,30%, se debe confrontar esta reducción frente al  incremento del número de subempleados en la ciudad, que paso de 1.2 millones en el trimestre febrero-abril de 2009 a 1.7 millones de subempleados para el mismo período de 2010, significa que 1.7 millones  ciudadanos no cuentan con un empleo de calidad, bien sea por que la persona posee competencias por encima de la labor desempeñada, por tener una baja remuneración ó porque no cumplen con una jornada completa de trabajo. Entonces podríamos preguntarnos ¿Se habrá reducido realmente el desempleo ó simplemente aquellas personas desempleadas entraron a formar las filas de la informalidad? 

MERCADO LABORAL INFORMAL. La informalidad es una modalidad de empleo donde las garantías básicas para el bienestar del trabajador, como la protección social, el ingreso adecuado y la estabilidad son muy precarias, o en el peor de los casos, no existen. Lo anterior no parece preocuparle en lo absoluto de Benjamín Ordoñez, un vendedor de minutos.

El siguiente ejemplo es ilustrativo de lo que ocurre en el mercado laboral de la informalidad.[i]

“Yo llevo trabajando en este cuento cerca de siete años y gracias a Dios me ha ido bien. La venta de minutos es hoy en día un negocio rentable que tiene demasiada competencia en todo lado, pero uno en este trabajo se gana una credibilidad y tiene clientela fija”, dice Benjamín. De igual manera, el señor Ordoñez “se le mide” a lustrar calzado, cortar prado y tareas de aseo. Semanalmente dice que se puede llegar a hacer $45.000 lustrando zapatos y en cuanto a ventas de minutos la cifra se dispara y llega hasta los $60.000.

“Con lo que me gano mensualmente vivo bien junto a mi esposa y mi hija. Ella estudia y es importante que se eduque y mi esposa es empleada del servicio doméstico. Si uno es juicio con el dinero a uno le rinde, porque así esto sea un trabajo informal toca también apretarse el cinturón”, dice Camilo Angarita quien labora vendiendo empanadas, dedos de queso, arepas y varios comestibles más.

Y aunque el predominio del empleo de baja productividad es uno de los factores relevantes de la desigualdad social a Camilo y Benjamín eso no les importa, porque lo que realmente valoran es “que tenemos la posibilidad de hacer de todo y sobrevivir”. Además, “en este país jamás tendremos la oportunidad de trabajar en una empresa porque no tenemos la experiencia para hacerlo, y por eso nos toca rebuscar.

“La informalidad laboral en Colombia es rentable porque hay una gran carga prestacional, ésta está entre el 45% y el 60%. Es muy alto”, afirma Lina María López Restrepo, Administradora de Empresas con énfasis en Mercadeo y Finanzas.
“La informalidad puede ser considerada una de las causas para que el país tenga una baja productividad y es por la misma desmotivación del empleado”

“No es lo mismo un trabajador ‘sano’, con una EPS, que unos enfermos sin ningún seguro de salud, o un empleado que el día que quiera salir a vacaciones, al regresar se encuentra que ya no tiene empleo”, afirma López.

“La informalidad obedece a un amplio espectro de razones. Las famiempresas son muy débiles y por su baja productividad no son capaces de asumir los costos y obligaciones de la formalidad (aportes a seguridad social, parafiscales, impuestos, salario mínimo, contabilidad, etc.), no obstante las oportunidades que esta brinda”, aseguró a Portafolio, el presidente de Asocajas, Álvaro José Cobo.

Si revisamos las cifras de vendedores informales reportadas por Instituto para la Economía Social (IPES) observamos como el número de vendedores informales incremento en 15% en los años 2008 a 2010 al pasar de 36.616 vendedores a 42.238, algo que realmente preocupa, pero genera aún más duda, la cifra reportada por la Cámara de Comercio en su Observatorio del Espacio Público de Bogotá basada en la Encuesta de Calidad de Vida de 2003 que contabilizó un total de 79.290 vendedores callejeros. Al cotejar estas cifras se genera un manto de duda sobre la verdadera situación de la informalidad y el desempleo en la ciudad y la efectividad de las medidas adoptadas por las administraciones distritales en materia de generación de empleo, pues todo apunta a que estas no han sido las más adecuadas  y por este motivo la informalidad y el desempleo han incrementado.

NIVEL DE INGRESOS. Gris panorama el de los ingresos de los bogotanos, el indicador Gini, que mide la desigualdad entre pobres y ricos. En toda Colombia ese indicador es de 0,55, siendo uno (1) el máximo nivel de desigualdad. Y en Bogotá, según los cálculos del último informe de la Secretaria de Hacienda, el indicador Gini es de 0,64.

El ingreso promedio por hogar de 1.600.000 pesos, cuando el promedio nacional (en zona urbana) es de 1.105.000 pesos datos actualizados a 2010. Además, y exceptuando el singular caso de San Andrés, los bogotanos tienen también el ingreso per cápita más alto: 455.000 pesos (219.000 en el resto del país urbano).

Sin embargo, esta es  una ciudad preocupantemente desigual, pues el 40 por ciento de todos los ingresos que se generan en Bogotá queda en manos de apenas el 7 por ciento de su población (491 mil personas)
En cifras absolutas, mientras la franja de hogares más pobres sobrevive prácticamente con la mitad de un salario mínimo al mes 217.949 pesos, los de la franja más rica tienen un ingreso de 6.291.142 pesos.

Un 20 por ciento de los hogares bogotanos, que apenas suman 395 mil de los casi dos millones de que hay en la ciudad, concentra hoy el 55 por ciento de los ingresos mensuales.

El estudio de la Secretaría de Hacienda Distrital revela que cuando un bogotano ve disminuido su ingreso en un 1 por ciento, reduce los gastos en educación en un 1,54 por ciento y los de salud, en un 1,36 por ciento. Lo cual para la Secretaría Distrital de Hacienda "evidencia la alta vulnerabilidad de los hogares frente a la variabilidad de los ingresos".

Algo aún más grave si se tiene en cuenta que según la Encuesta de Hogares del DANE 2005, apenas un 8,5 por ciento de los bogotanos declara ganar más de cuatro (4) salarios mínimos legales al mes, es decir, más de 1.600.000 pesos. Y el 60 por ciento de los que respondieron la encuesta dice ganar menos de dos salarios mínimos: menos de 800 mil.



[i] Ejemplo tomado de www.actualicese.com.

*Próxima entrega: “Estudio del ambiente externo: 1.1.1.2. FACTORES POLÍTICO-SOCIALES

** Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

Propiedad privada vs. Propiedad colectiva. Veredicto 13

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
(A propósito del día internacional del cooperativismo)

"¿Qué estrato tienen las organizaciones solidarias en Colombia, con qué población se crean, quién es el que cree en el cooperativismo como la más conocida expresión de ayuda mutua ..." Fabio Alberto Cortés Guavita*


El cooperativismo del siglo XXI y por ende todas las organizaciones de economía social y solidaria, deben ser una vía al socialismo moderno, para ello debe mirarse hacia adentro y ver si es cierto que lo que se promueve es la propiedad colectiva o si por el contrario se está haciendo eco a la propiedad privada de unos cuantos y se deja el servicio para unos terceros o usuarios del la entidad.

Tradicionalmente, por lo menos en Colombia, el cooperativismo por ser la mayor fuerza dentro de lo social y solidario, es utilizado por el modelo capitalista para solucionar parte de sus problemas -originados por él mismo- solo entonces se le pone algo de atención, se legisla una veces como ocurrió con la Ley 79 para desarrollo del sector o como se realizó en el año 97 con la ley 454 para frenar el desarrollo y la creación de cooperativas de ahorro, trasladando a estas entidades todos los problemas de la crisis financiera del momento, de la coyuntura, poniendo talanqueras en la conformación de dichas entidades por el alto capital exigido, (hoy unos 60.000 dólares) se beneficia el sector financiero tradicional y se deja de lado el espíritu de la solidaridad y la ayuda mutua.

¿Qué estrato tienen las organizaciones solidarias en Colombia, con qué población se crean, quién es el que cree en el cooperativismo como la mas conocida expresión de ayuda mutua, será cierto que algunas cooperativas son manejadas criterio exclusivista, será posible que haya dirigentes que solamente ven las entidades de economía solidaria como el modelo a explotar en aras de su propios beneficio?

Estos interrogantes seguramente serán controversiales pero son válidos en Colombia, puede que otras partes del Continente sea diferente, llevan a pensar en otro tópico interesante plantado por el licenciado Walter Choquehuanca, líder y autor Peruano, lo que describe al utilizar el término "socializar el lucro” como una necesidad del cooperativismo continental; para mejor entender digamos que en Colombia el “sin ánimo de lucro” esta legislado con el criterio de que no hay lucro cuando los excedentes no se distribuyen y el patrimonio no se puede repartir. En el fondo siempre se discutirá que hay lucro cuando hay utilidad así la llamemos excedente cooperativo, ese no es el problema de fondo, es por el contrario su destino el que debe llamar la atención. Se debe socializar esa utilidad, ese excedente y en últimas ese lucro que generan el capital colectivo y como tal se socializará todo el beneficio a los asociados, eso quiere decir que cooperativas con pocos asociados y más terceros o usuarios del servicio no estarán cumpliendo con los preceptos de la doctrina.

Desde la perspectiva de esa doctrina no hay dudad que el cooperativismo y la economía social y solidaria deben apuntar en la dirección de un nuevo socialismo, más humano, en el cual el capital humano prime sobre el capital dinero.

*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

18. SOLIDARIDAD Y LEALTAD COMO VALORES (Acción del Líder Polivalente)

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Décima octava entrega de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. 
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA * 
Solidaridad como valor dignificado en la doctrina del sector de la economía solidaria, el mutualismo y el cooperativismo, en su sentido real no en el deformado o malformado por quienes en las postrimerías del siglo XX en Colombia, con la corrupción como primer elemento, la incapacidad y el abandono del gobierno en complicidad directa, abortaron una experiencia formidable en torno a la empresa solidaria, que al igual que el socialismo quedó en deuda y debe demostrar su validez en el milenio actual. La solidaridad, debe ser  tomada como algo que distingue al ser en sus relaciones de interacción, guía las actitudes y las normas que hacen surgir el mecanismo de libertad responsable frente al mundo nuevo de posibilidades inmensas. Pensamiento solidario como el de los iniciadores de la Utopía del amor como Jesucristo, como los iniciadores del mutualismo, del cooperativismo, y el de todos aquellos que ven en el desarrollo de los seres, una alianza natural de convivencia en busca de un porvenir más equitativo para todos.

La cohabitación de diferentes corrientes del pensamiento es Solidaridad y debe guiarnos a la obtención de la unidad en la diversidad y hacer posible la Utopía, con Fe y con Amor, enriqueciéndola, si aquella tiene la capacidad de la fertilidad, en el sentido de crear, no puede quedarse en el discurso, en la gestión a medias, sino ante todo tiene el poder y la capacidad de impulsar la acción y de dar paso a la potencialidad del ser para encontrar la brújula que le permita triunfar. La Ayuda Mutua expresada a través de la solidaridad debe conducir a la LEALTAD.

La Lealtad. La lealtad y fidelidad de los clientes no se logra a través de programas puntuales o de ofertas especiales. La logra con base en la entrega de un servicio de calidad, con el cumplimiento, con certeza, más allá de las expectativas del cliente. Para esto tiene que trabajar fuertemente, en que se cumplan las promesas realizadas.

Las técnicas de segmentación enfatizan los elementos extrínsecos del producto, es decir, los que atan al producto a una percepción sobre el estilo de vida, más allá de lo intrínseco (los atributos básicos que permiten la descripción del producto), porque en medio de la fuerte y abundante competencia, estos últimos casi no permiten una diferenciación. Los elementos extrínsecos terminan convirtiéndose en la clave para ganar la lealtad de los consumidores.

Objetivo: crear, fortalecer y mantener las relaciones entre las empresas y sus clientes, generando valor agregado para ellos. Esto significa partir de las necesidades del consumidor para atender su demanda y no de las ideas preconcebidas de los empresarios sobre cuáles son las tendencias.

Hasta aquí el tema de os valores para la preparación de la travesía ahora ven la conducción en ese viaje de la reinvención.


PRÓXIMA ENTREGA Valores para conducir en la Travesía

*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES