3 de julio de 2013

17. La ayuda mutua en la etapa medieval . "Acción del líder polivalente"

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Décima séptima entrega de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. 
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA * 
Siguiendo los planteamientos de Kropotkin, “… cuanto más conocemos la ciudad medieval, tanto más nos convencemos de que no era una simple organización política para la protección de ciertas libertades políticas.”

Se ve una práctica mucho más grande que lo que se dio en la comunidad aldeana la unión que se daba con fines de ayuda mutua, de apoyo mutuo, tanto para la producción como para el consumo y en general para el desarrollo de la vida en sociedad

 “… sin imponer a los hombres, por ello, los grillos del Estado, sino, por el contrario, dejando plena libertad a la manifestación del genio creador de cada grupo individual de hombres en el campo de las artes, de los oficios, de la ciencia, del comercio y de la organización política” al decir de Kropotkin.

Donde quiera que pongamos la vista nos encontramos con un mismo estilo de organización federativo “de pequeñas comunas o parroquias o guildas; los mismos "suburbios" alrededor de la "ciudad" madre”. Desde la perspectiva de la democracia se encuentra siempre la misma asamblea popular; los mismos signos exteriores de independencia, todo ello unificado más de lo que se pudiera pensar

El protector (defensor) de la ciudad bajo distintas denominaciones, y distintos ropajes, representa a una misma autoridad defendiendo los mismos intereses; el abastecimiento de víveres, el trabajo, el comercio, están organizados en las mismas líneas generales: el apoyo mutuo para desarrollar todas las actividades.

Las guerras y las diputas territoriales marcaron el devenir de aquellas épocas en las cuales pareciera darse la razón a quienes afirman que el hombre esta hecho para la guerra, sin embrago, la corriente de ayuda y apoyo mutuo no se apagó en las masas, y su fluidez se da posterior a la derrota sufrida por las ciudades libres, velozmente renace, con más ímpetu y fuerza que antes el llamado comunista de los primeros voceros de la reforma y persiste aún más después de la decepción de las masas que ven una vez más truncado el deseo de construir una nueva vida.

La tendencia de los seres humanos a recurrir siempre a la ayuda mutua como esencia de su actuar se origina en el mismo momento de la aparición del hombre sobre la faz de la tierra, y está tan íntimamente ligado a su desarrollo que a pesar de las sucesos de la humanidad se conserva hasta nuestros días de manera manifiesta en todos los actores.

Esta tendencia desplego su accionar con mayor ímpetu en los periodos de paz y bienestar por obvias razones en cuanto a situaciones de carácter represivo causadas por el mismo hombre, lo destacable es que cuando la calamidad flagela al ser humano desde las guerras y países enteros fueron devastados, el hambre llevaba a la muerte a poblaciones enteras y que decir cuando era el yugo del poder quien esclavizaba más se reforzaba el criterio de la ayuda mutua fundamentalmente. y allí radica el origen de la mutualidad, entre los más pobres.

Dejemos que sea el propio Kropotkin, con sus palabras quien cierre este capítulo.

“… cada vez que la humanidad tenía que elaborar una nueva organización social, adaptada a una nueva fase de su desarrollo, el genio creador del hombre siempre extraía la inspiración y los elementos para un nuevo adelanto en el camino del progreso, de la misma inclinación, eternamente viva, a la ayuda mutua.”

Y le d una vital importancia a la ayuda mutua cuando la considera fuente de inspiración porque “Todas las nuevas doctrinas morales y las nuevas religiones provienen de la misma fuente. De modo que el progreso moral del género humano, si lo consideramos desde un punto de vista amplio, constituye una extensión gradual de los principios de la ayuda mutua, desde el clan primitivo, a la nación y a la unión de pueblos, es decir, a las agrupaciones de tribus v hombres, más y más amplia, hasta que por último estos principios abarquen a toda la humanidad sin distinciones de creencias, lenguas y razas.”


Próxima entrega “La ayuda mutua en la sociedad moderna”

*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

17. ECONOMÍA INFORMAL Y DESEMPLEO EN COLOMBIA (Ensayo)

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Décima séptima entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*
Se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.

Si se mira el desempleo con sus cifras cada día más contradictorias frente a lo que es la informalidad y la formalidad del mismo, lleva a la necesidad de ver el planteamiento de la revista Dinero en un artículo titulado “Negocios informales, qué hay detrás” acerca de la economía informal hacia los siguientes planteamientos:

El término "economía informal" abarca una gran cantidad de actividades que tienen en común el hecho de no estar registradas en las cuentas nacionales. Incluye empresas que funcionan por fuera de los registros oficiales, trabajadores de esas empresas y autoempleados, vendedores ambulantes, trabajadores domésticos, trabajadores de tiempo parcial que no se emplean en empresas formales, y muchos otros. El concepto no incluye las actividades ilegales, como la venta de droga ni los ingresos de empresas formales que evaden impuestos" (DINERO. COM, 2006)

La importancia de este artículo y los conceptos siguientes se toman por cuanto son referencia directa al sector en el cual se plantea el mutualismo colombiano debe orientar su accionar, se está haciendo referencia a los trabajadores independientes.

Tan solo por su tamaño, la economía informal debería ser foco permanente de análisis y seguimiento en nuestro país. De acuerdo con un reciente estudio del Banco Mundial, en Colombia equivale al 39% del PIB, uno de los porcentajes más altos entre las economías de América Latina, solo comparable con Brasil (40%) y Perú (60%). El trabajo informal está fuertemente concentrado en algunos sectores. Según el Dane, los sectores que presentan la mayor participación de empleo informal son comercio y servicios. El 40% de la población ocupada en comercio es informal, mientras que en servicios es 20,3% y en industria 16,7%

Estas cifras son reveladoras y demuestran que la actividad informal es un competidor significativo en un amplio número de sectores. Cifras de la Federación Nacional de Comerciantes, FENALCO muestran que en Bogotá puede haber entre 25.000 y 30.000 vendedores ambulantes, si bien no hay un censo, el número se elevaría a 100.000 en todo el territorio nacional. Un sondeo entre distribuidores estima que en Bogotá este tipo de comercio puede mover unos $ 300.000 millones al año.

Aunque nadie piensa en la economía informal cuando se habla del comportamiento de la economía colombiana, su tamaño podría acercarse al 39% del producto interno bruto medido por las cuentas nacionales. Es una realidad difícil de tratar, que despierta reacciones contradictorias. Es este mercado, el de las asociaciones mutuales en Colombia.

Las cifras crecen con el devenir del tempo, más de hoy es el informe de la OIT “Tendencias Mundiales del Empleo 2013', en el cual se dice que Colombia ocupó el cuarto puesto en informalidad laboral de Latinoamérica, después de países como: Perú, Bolivia y Paraguay.

El Ministerio de Trabajo colombiano reconoce que la informalidad laboral corresponde al 68%, la realidad debe ser mayor por obvias razones (el gobierno nunca dirá la verdad) otra cosa dice la CEPAL, Comisión Económica para América Latina y el Caribe en la que se encuentra en un 59,9%, mientras que para la OIT se ubicó cerca de un 80%.

Estas diferencias muestra desde luego análisis diferentes, variables distintas etc., lo importante es ver que haciendo una media de los diversos informes al respecto se encuentra, que más de la mitad de los trabajadores en Colombia lo hacen por cuenta propia sin recibir los beneficios en salud y pensiones para ver solo uno de los problemas serios que esta informalidad significa.

El gobierno dice estar trabajando en el asunto y enfatizan que las reformas laborales, em pensiones, salud y otra van en beneficio de los trabajadores independientes pero otra cosa, bien distinta es la realidad, dichas reformas lo que hace es ahondar en las diferencias y generar cada día más informalidad.

Ahora bien, nuestro tema central es si el mutualismo colombiano es alternativa para estos sectores, la justificación histórica se planteó más atrás en el Capítulo 14. LOS TRABAJADORES INDEPENDIENTES Y EL MUTUALISMO COLOMBIANO. El problema a estas alturas de nuestro trabajo es ¿Existe el mutualismo Colombiano?, ¿Tienen realmente alguna representatividad unas entidades denominadas Asociaciones Mutualistas en la incidencia de la economía colombiana?, ¿Acaso la dirigencia de ese pequeño segmento de la economía solidaria se preocupa por estos temas o simplemente vegetan en sus minifeudos barriales, y, en el mejor de los casos regionales? Como siempre la respuesta nos la van dando las cifras y el desarrollo de este ensayo, ya veremos más adelante la realidad colombiana, por ahora seguiremos explorando opciones, en el próximo capítulo veremos el rol que puede jugar en este escenario la microfinanza y al experiencia del Banco de los pobres

 Próxima entrega “MICROFINANZAS Y BANCO DE LOS POBRES UNA EXPERIENCIA DIGNA DE EMULAR”
*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA 
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL 
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER 
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES