12 de junio de 2013

15. EL AMOR ES LA LUZ QUE GUÍA EL ÉXITO DE UN LÍDER.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Décima cuarta entrega de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. 
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA *

El amor a sí mismo es, según Aristóteles, requisito indispensable para poder amar a otra persona, aunque no debe confundirse con el egoísmo. En el cristianismo, Dios ama a los hombres compadeciéndose de ellos; sin embargo, el amor de los cristianos hacia Dios está caracterizado por el respeto y la adoración. La disposición de ayudar a los demás se denomina amor al prójimo.

En psicología, el estudio se centra en el amor sexual y en el impulso sexual subyacente. La formación individual de la libido es la base de la teoría del psicoanálisis. Actualmente, la investigación psicológica de las relaciones interpersonales se centra en el tema del amor, principalmente en el proceso de formación y finalización de las relaciones de una pareja de larga duración.[1]

Confucio  se preguntaba: “¿Quien soy, quien puedo llegar a ser?” Cuanto puede alcanzar el ser humano si se tiene amor, pero ese amor debe ser realizado en aspectos transcendentes, hay que actuar como Jesucristo que creo toda una contracultura al cambiar la Ley del Talión por la Ley del Amor, al reinventar el concepto válido hasta ese momento en el mundo de esa época.

Ahora bien, si es el ser humano el único con esa capacidad, no puede ser mal empleada, hay que orientarla desde la niñez y aceptar de una buena vez la importancia del amor, y más que nunca en los primeros años de vida del ser, en el entorno familiar, seguido de una educación basada en pedagogías amorosas y calor de sentimientos,

Una concepción del amor por lo que se hace, por el proyecto de vida, por el desarrollo organizacional o empresarial es la clave para que el trabajo que se realice no sea “trabajoso”, por el contrario debe ser motivo de orgullo y de felicidad, amar lo que se hace, lo que se desea realizar es clave en la búsqueda del éxito. Cuando se ama se da sin egoísmo, entonces hay que dar para recibir, se recoge de lo que se siembra y ese debe ser el devenir dentro de la organización, en el marco de las relaciones laborales no puede haber egoísmo pues el conocimiento de los integrantes debe ser integrado para beneficio de todos a través de la entidad en la cual se desarrolla esa experiencia creativa y maravillosa que es trabajar.

Amar lo que se hace, amar el trabajo a realizar, amar el proyecto de empresas unido al proyecto de vida. Amar a aquellos con quienes compartimos nuestra labor diaria, amar a los asociados, usuarios de nuestra empresa, amar a los clientes de nuestros servicios o productos amar siempre amar es el valor necesario para prepararnos para la travesía de la reinvención, amar el viaje que iniciamos en pos de éxito; sin amor no hay líder, sin amor no hay éxito.


*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

[1]"Amor,  Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2000. © 1993-1999 Microsoft Corporation. 

LA MUTUALIDAD, GÉNESIS DE LO SOCIAL Y SOLIDARIO. VEREDICTO 10

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

"... la mutualidad es la madre, la guía y el hilo conductor de todos los principios de lo social y solidario"
Fabio Alberto Cortés Guavita.*

Hoy cuando Europa está en plena crisis y la desintegración de la Unión Europea es prácticamente inminente, es menester reconocer un mérito grande en la implementación de principios que coadyuvan la estructuración de la economía social y solidaria (economía popular). Ya por el año 1980 en Francia, a pesar de las diferencias propias de la diversidad de entidades del sector popular, se crea un comité nacional para trabajar la idea de una carta social que desembocaría en julio 1983 con la primera manifestación de reconocimiento legislativo de la Economía Social y en el año de 1999 por septiembre se plantean unas características propias del sector que la Asociación Mutualista Internacional, AIM reseña así:

La primacía del hombre y del objeto social sobre el capital, todas son empresas de personas;
La adhesión voluntaria y abierta, así como el control democrático en la base por parte de sus miembros;
La conjunción de intereses de los miembros, los usuarios o del interés general;
La defensa y puesta en práctica del principio de la solidaridad y de la responsabilidad;
La autonomía de gestión y la independencia respecto a los poderes públicos;
La gestión desinteresada: cualquier excedente es puesto al servicio de los fines y reinvertido o distribuido, según el deseo de sus miembros, mediante creación de empleo, actividades, nuevas empresas, bonificaciones sobre el capital invertido, servicios a los miembros, actividades socioculturales, etc.

Dejando aparte, y antes de entrar a analizar esta caracterización de manera puntual en una próxima entrega, permítanme enmarcar estos principios planteados por la Unión Europea, en la génesis de todo lo social y solidario, estoy hablando de la mutualidad.
Deseo, en este contexto, subrayar como en una de las comunicaciones de la Supersolidaria, en Colombia, se manifestaba. "Las cooperativas son mutualistas, no asistencialistas, esto es, que buscan el beneficio de sus propios asociados, no el de terceros y por ende, todos los esfuerzos se deben orientar a la prestación de los servicios necesarios para la satisfacción de las necesidades de aquéllos y sólo excepcionalmente de terceros" Letra muerta que no se compadece con la realidad de nuestro sector popular, pero que me da píe para afirmar no solamente las cooperativas son mutualistas sino que todas las entidades que aspiren a clasificar en el marco de lo social y solidario deben ser mutualistas, pues la mutualidad es la mamá, la guía y el hilo conductor de todos los principios de lo social y solidario.

Esta descripción será incompleta si no contextualizamos, que el nacimiento de la mutualidad como concepto se pierde en la prehistoria, es decir en la historia no escrita, la que se conoce por medio de informaciones, signos, leyendas, comentarios que se han transmitido de generación en generación; para ser retomados por J. Proudhon como una variedad del anarquismo, sus inicios sistémicos se remontan al propio Proudhon en Francia y Josiah Warren en los Estados Unidos quienes lo promueven como un sistema comunalista, basado en una suerte de cooperativismo regido por un banco del pueblo al servicio de los propios usuarios. Este sistema, cuya viabilidad práctica tanto se ha discutido, tenía un sentido profundamente evolucionista. Del sistema se desprende, aparte la operación bancaria sin usura, (Banca Ética Mutualista propuesta por Colombiamutual) la ruina de la poderosa banca burguesa y de la propia burguesía; al decir de Proudhon.


Como podemos observar, más allá de los paradigmas teóricos, debe primar a la hora de esgrimir argumentos a favor de la economía social y solidaria, un discurso fuertemente opositor al capitalismo neoliberal, por la sencilla razón de su incompatibilidad.

*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA


Capítulo 9. QUÉ ES UN PROYECTO (2). GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA. Por Fabio Alberto Cortés Guavita

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Novena entrega de la serie la Serie Economía Social y Solidaria, se publica todas las semanas un nuevo capítulo de para su colección. Por Fabio Alberto Cortés Guavita*
1. OBJETIVOS DEL PROYECTO

1.1. Determinar la factibilidad de iniciar, ampliar, diversificar o trasladar una empresa.
1.2. Definir los recursos necesarios para su realización.
1.3. Obtener información sobre la situación de la empresa a corto, mediano y largo plazo.
1.4. Establecer las proyecciones sobre su funcionamiento.
1.5. En caso de ser necesario, cuando se va a utilizar como respaldo para una solicitud de financiación, presentar los elementos que apoyen y justifiquen dicha solicitud.
2. CONTENIDO

Es variable dependiendo de la información disponible, de las condiciones personales del que lo elabora y las necesidades del usuario. Sin embargo, se consideran unos elementos básicos, los cuales son:

- Antecedentes.
- Análisis del Mercado.
- Estructura Técnica o de producción.
- Estructura financiera.
- Estructura Administrativa.
- Estructura Legal
- Conclusiones y Recomendaciones

Orientados a confirmar la viabilidad a no de la empresa y a comprender y analizar todas y cada una de las áreas que la conforman. A continuación mencionaremos brevemente que comprende cada uno de los elementos del proyecto.

2.1. ANTECEDENTES

En este numeral se presentan los orígenes del proyecto, su justificación y los objetivos. Cuando se va a presentar a alguien diferente al dueño, un posible socio o a una entidad de crédito, es recomendable hacer un resumen en el cual se incluyen las principales conclusiones y que aparece en este numeral.

2.2. ANÁLISIS DEL MERCADO

Es vital en el Proyecto pues allí se define de acuerdo a los estudios, existe o no la demanda para nuestro producto, donde esta localizada y las características de esos posibles consumidores, se cuantifica la demanda potencial para poder proyectar las ventas; además, se analiza la competencia determinando cuánta y qué características tiene y se definen las estrategias de mercado del precio, producto, distribución y comunicación.

2.3. ESTRUCTURA TÉCNICA DE PRODUCCIÓN

En este numeral se analiza y plantea que la empresa debe dar desde el punto de vista productivo: Calidad y cantidad de unidades a producir, compras y requisitos de calidad de las materias primas utilizadas, cantidad de las mismas, proceso de producción, planta física requerida y su distribución, maquinaria y equipo requerido en cantidades y especificaciones, almacenamiento y distribución física de las materias primas, productos en proceso y producto terminado. Naturalmente en el caso de las empresas dedicadas a actividades de comercio y servicios, este aspecto es más reducido en ellas.

2.4. ESTRUCTURA FINANCIERA

Se refiere al recurso económico con todos sus componentes tales como inversiones requeridas, costos, gastos, capital de trabajo.

Se presentan estados financieros proyecciones: Ventas y gastos, balance; flujo de fondos, la estructura financiera y los principales indicadores financieros para evaluar la conveniencia del proyecto.

En este capitulo se cuantifican en dinero las necesidades de la nueva empresa, de tal forma que se conozca cuales son las exigencias financieras tanto para el dueño como para la entidad crediticia, o para un posible socio.

2.5. ESTRUCTURA ADMINISTRATIVA

Objetivos, organización, personal, políticas y procedimientos administrativos se expresan y analizan en este capitulo.

2.6. ESTRUCTURA LEGAL 

La existencia legal de la empresa se estudia y define en este numeral.

Constitución, tipo de sociedad, registro en Cámara de Comercio, en Administración de Hacienda y en las distintas entidades: SENA, ICBF, Caja de Compensación. Reglamento de trabajo y de higiene y seguridad.

Todas las normas legales tributarias, comerciales, laborales, en resumen, se deben considerar acá.

3. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Todo el proceso anterior es para concluir si la empresa que se va a iniciar es factible o no y detectar los riesgos y posibilidades de esa actividad.

Lógicamente la recomendación es de iniciar o no la empresa y en caso de ser afirmativa, qué aspectos se deben tener en cuenta para minimizar el riesgo de fracasar.

4. RESUMEN

Es indispensable recalcar que para la pequeña y mediana empresa el proyecto representa una forma sistemática y organizada de visualizarla y proyectarla, pero que debe ser práctico y económico. El empresario debe estar consciente que este instrumento se debe hacer, mas por su conveniencia que por cumplir con alguna entidad.

La mayoría de los empresarios exitosos afirman que el conocimiento de la actividad fue el factor primordial en el logro de sus resultados y el proyecto es un medio significativo para obtenerlo.

Es recomendable elaborar el proyecto por escrito, aunque como ya se vio si la persona estudia y responde objetivamente el cuestionario (las preguntas de cómo crear una empresa) y ver sí a ha avanzado en el conocimiento de la actividad empresarial

* Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

14. LOS TRABAJADORES INDEPENDIENTES Y EL MUTUALISMO COLOMBIANO

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Décima cuarta entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*, se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.

Después del breve paso de análisis acerca de los errores cometido por la dirigencia mutualista en Colombia pasamos a dar una mirada a la importancia de los trabajadores independientes como mercado natural de las asociaciones mutuales, veamos:

La AIM propugnó siempre por un estudio que permitiera clasificar a los trabajadores independientes y a partir de allí luchar por su bienestar. En primer término se dio una definición: “El trabajador independiente es cualquier persona que ejerza una actividad profesional determinada, de manera exclusiva, sin estar vinculado mediante un contrato de trabajo o de alquiler de servicios” (Asociación Internacional del Mutualismo AIM, 2000, pág. 23)

De igual manera el estudio de la AIM tomó tres puntos básicos a saber:

Era oportuno continuar la cobertura social de los trabajadores independientes y fomentar los organismos pertinentes… No era apropiado extender a los trabajadores independientes los regímenes obligatorios de seguridad social aplicables a los trabajadores asalariados… Los interesados debían gestionar ellos mismos los distintos riesgos excluyendo cualquier injerencia de las autoridades públicas que pidiera provocar una nacionalización del sistema. (Asociación Internacional del Mutualismo AIM, 2000, pág. 12)

Esa idea tuvo tropiezos con los diferentes gobiernos de Europa y las diversas legislaciones se enfrentaban en unos casos, finalmente se impuso en la mayoría de países que los trabajadores independientes deberían estar bajo el régimen oficial cuando había una legislación establecida y en otros legislar de manera especial para proteger a dichos trabajadores, finalmente en el año 1967 cesó el trabajo de AIM al respecto, orientando el trabajo hacia los sistema de seguro obligatorio y de otro lado la misma AIM se dedicó a otros temas de importancia para Europa, como eran los problemas sociales europeos y las relaciones con los medios médicos.

Para el caso colombiano el articular los trabajadores independientes son un gran potencial para el desarrollo de quienes deseen apoyar esta economía informal, desde la perspectiva de presentar soluciones alternativas por parte del mutualismo a los pobres.

Tan solo por su tamaño, la economía informal debería ser foco permanente de análisis y seguimiento en nuestro país. De acuerdo con un reciente estudio del Banco Mundial, en Colombia equivale al 39% del PIB, uno de los porcentajes más altos entre las economías de América Latina, solo comparable con Brasil (40%) y Perú (60%). El trabajo informal está fuertemente concentrado en algunos sectores. Según el gobierno, los sectores que presentan la mayor participación de empleo informal son comercio y servicios. El 40% de la población ocupada en comercio es informal, mientras que en servicios es 20,3% y en industria 16,7%.

Estas cifras son reveladoras y demuestran que la actividad informal es un mercado significativo en un amplio número de segmentos. Cifras de la Federación Nacional de Comerciantes, FENALCO muestran que en Bogotá puede haber entre 25.000 y 30.000 vendedores ambulantes, si bien no hay un censo, el número se elevaría a 100.000 en todo el territorio nacional. Un sondeo entre distribuidores estima que en Bogotá este tipo de comercio puede mover unos $ 300.000 millones al año. En el citado estudio hacen un análisis a un estudio de caso y se afirma de manera categórica que:

“Miguel trabaja 12 horas al día, 6 días a la semana, en la carrera Séptima con calle 114, en Bogotá. Se gana la vida vendiendo mapas. "Compro $30.000 en mapas para la semana. Me valen $1.000, los vendo a $3.000 y vendo 5 ó 6 diarios". Miguel no es empleado de nadie y se gana en un mes unos $250.000. Esto es menos que un salario mínimo y además no tiene seguridad social ni está cotizando para una pensión. No obstante, Miguel no se ve a sí mismo como una víctima, sino como un empresario. Su ambición no es trabajar como obrero, sino ganar más en la calle”

La vida que este vendedor ambulante lleva en la calle ilustra la realidad del sector informal, una parte fundamental de la economía colombiana que pocos quieren mirar de frente. El aporte que estas personas hacen al consumo es sustancial en un país donde, según el Dane, el 60,7% de los puestos de trabajo es generado por el sector informal. Por su parte, la producción y las ventas que se mueven por esta vía son vitales para muchas empresas formales, las cuales han encontrado allí una solución de bajo costo para llegar a sus consumidores.

Aunque nadie piensa en la economía informal cuando se habla del comportamiento de la economía colombiana, su tamaño podría acercarse al 39% del producto interno bruto medido por las cuentas nacionales. Es una realidad difícil de tratar, que despierta reacciones contradictorias. Es este mercado, el de las asociaciones mutuales en Colombia.

Sin embargo, las mutuales colombianas siguen empecinadas en no ver esta realidad, en desconocer su historia y en seguir dando tumbos, de error en error, aferrados a pequeñas vendettas entre dirigentes que en su miopía empresarial no entienden que hay un segmento de la población inmenso que requiere que alguien mire hacia él. Del gobierno no hay nada que decir pues el mutualismo sigue estando ausente de sus intereses, pues es un apéndice que no tienen significancia en el marco de lo solidario.

Próxima entrega “ESCENARIO ACTUAL DEL MUTUALISMO COLOMBIANO”

* Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA

13. COSTUMBRES Y TRADICIONES IDEOLÓGICAS DE LOS "VETERANOS" MUTUALISTAS COLOMBIANOS DE LOS 80 HASTA NUESTRO DÍAS

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Décima tercera entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA, se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.


En el año 2005 se hizo un ejercicio tratando de encontrar cuales habían sido las mayores falencias del mutualismo colombiano para no tener un desarrollo importante, trabajo informal en el Departamento Administrativo Nacional de  economía Solidaria DANSOCIAL con u n grupo de dirigentes entre ,os cuales tuve la oportunidad de participar.

Allí se llevaron temosas como la cooperativización de la economía solidaria desde sus inicios y ñ afata de una legislación que diferenciara a las asociaciones mutualistas y bueno toda un gama de variables, pero al finalizar, se encontraba que el verdadero problema del mutualismo colombiano obedecía a la falta de liderazgo, y no solamente al conjunto de organizaciones sino fundamentalmente a la falta de VERDADEROS LÍDERES mutualistas.

La pregunta entonces fue y bueno ¿Qué hacían todos aquellos hombres y mujeres que estuvieron y están en ese momento al frente de las asociaciones mutuales colombianas?

Veamos lo que dice Pérez Valencia en su obra cuando se refiere a los elementos que según él, pesaron a la hora de construir un verdadero mutualismo en la década de los ochenta y noventa:
Ha pesado mucho en esta etapa, al momento de tomar decisiones, las costumbres y tradiciones ideológicas de los veteranos mutualistas; para ellos el cambio tiene que ser difícil por esas razones y razonamientos que han inculcado en los sectores populares de que el mundo no se le debe cambiar; pesan así mismo que en un esquema de liderazgo, tenazmente aferrado a “privilegios” personales, que busca quedarse en las esquinas de las comunidades, de su historia, sin atreverse a abrir los brazos para que ese liderazgo se transforme o se releve, abriendo el paso a nuevas respuestas para viejas preguntas, y a propuestas nuevas para nuevos tiempos y nuevos desafíos; así mismo de hace sentir el peso de estilos de fomento y crecimiento basados en esquemas personales y barriales, que si bien puede dar resultados en un momento dado, impiden la llegada del mutualismo como una opción con dimensiones estratégicas; pesa mucho la cultura de la insolidaridad, que propugna por el individualismo en la solución de los problemas; ha pesado mucho, ha pesado mucho, la falta de un sistema educativo que forme, capacite e informe acerca del proyecto histórico del mutualismo. (Pérez Valencia, 1991, pág. 234)

“… no se hace referencia solamente a los elementos estructurales e ideológicos, sino también a los elementos, como personas, que aún después de más de 20 años están al frente del Comité Nacional designado en 1983 y que se autodesignaron como voceros del mutualismo colombiano cuando en la práctica y en el estilo, aún no han superado la etapa y los criterios planteados sabiamente por Gonzalo Pérez Valencia en el año de 1991.” (Cortés Guavita, Reinventando el Mutualismo Colombiano, 2008, págs. 25,26)

Coincidiendo en las apreciaciones anteriores acera de la dirigencia, la cual tiene serias deficiencias, según la obra de Colacot “Crisis de la salud y el rol de los sistemas solidarios y mutualista en América Latina” según la cual, al hacer referencia al mutualismo colombiano dice:
El mayor obstáculo se presenta en las actitudes de las personas que han fomentado la idea del mutualismo, pues ellas mantienen una visión muy anticuada y fuera de contexto de la era presente. Recordemos que muchas de ellas fueron creadas hace 150 años y que aún no han evolucionado en absoluto. (COLACOT, 1995, págs. 106,107)


El mayor obstáculo se presenta en las actitudes de las personas que han fomentado la idea del mutualismo, pues ellas mantienen una visión muy anticuada y fuera de contexto de la era presente. Recordemos que muchas de ellas fueron creadas hace 150 años y que aún no han evolucionado en absoluto. (COLACOT, 1995, págs. 106,107)

La revista El Mutuario trae palabras de Gustavo Guevara directivo del club Mutuario Ricaurte en el año 1979, cuando se preguntaba al conmemorar los primeros 20 años de la Federación: “¿PERO EL FUTURO?” (A renglón seguido se respondía) Si nos detenemos a pensar y establecer un censo, de los actuales integrantes de las Sociedades Mutuarias, nos encontramos que en su mayoría, ya hemos pasado el medio siglo de existencia” (Guevara, 1979, pág. 22)
Otro aspecto que resume la situación de lo vivido, y en este caso en la Federación Nacional FENAM en los años anteriores es la afirmación que hacia su presidente Efraín Borda en el año 1979:

En 1966 estalla la crisis de la federación que, se encuentra al borde la licuefacción y desaparición como organismo de segundo grado. La Federación debe unos seguros, las sociedades filiales no le pagan a la Federación, el comité poco se reúne; no hay quien la dirija ni quien obedezca. (Borda, 1979, pág. 27)


Otro aspecto que resume la situación de lo vivido, y en este caso en la Federación Nacional FENAM en los años anteriores es la afirmación que hacia su presidente Efraín Borda en el año 1979:

En 1966 estalla la crisis de la federación que, se encuentra al borde la licuefacción y desaparición como organismo de segundo grado. La Federación debe unos seguros, las sociedades filiales no le pagan a la Federación, el comité poco se reúne; no hay quien la dirija ni quien obedezca. (Borda, 1979, pág. 27)


En 1966 estalla la crisis de la federación que, se encuentra al borde la licuefacción y desaparición como organismo de segundo grado. La Federación debe unos seguros, las sociedades filiales no le pagan a la Federación, el comité poco se reúne; no hay quien la dirija ni quien obedezca. (Borda, 1979, pág. 27)


Hoy se puede afirmar con toda certeza; -después de estudiar la doctrina, leer  documentos, visitar las mutuales de Bogotá y otros sectores del país y debatir y conocer en la práctica aquellos llamados “dirigentes” del mutualismo que han estado por más de 30 años al frente de los organismos mutualistas de primero y segundo grado- que no solo ha faltado liderazgo sino también que esas personas en absoluto han entendido la doctrina mutualista, que jamás se han detenido a ver qué es eso de un  modelo anarquista de economía que nos legó Pierre-Joseph Proudhonfilósofo político y revolucionario francés, quien, junto con Bakunin y Kropotkin es considerado uno de los padres del pensamiento anarquista y de su primera tendencia económica, el mutualismo.

No conocieron, ni supieron quién fue el príncipe Piotr Alekséyevich Kropotkin aquel geógrafo y naturalista, aparte de pensador político ruso, anarquista que legó al mundo lo mejor de él su obra el APOYO MUTUO escrita en parte como respuesta al darwinismo social y, en particular, al ensayo del siglo XIX de Thomas H. Huxley, "La lucha por la existencia", el libro de Kropotkin se basó en su experiencia del día a días en expediciones científicas en Siberia para ilustrar el fenómeno de la cooperación. Tras examinar las pruebas de la cooperación en comunidades de animales no humanos, "salvajes", "bárbaros", en las autónomas ciudades medievales, y en la época moderna, llega a la conclusión de que la cooperación y la ayuda mutua son tan importantes en la evolución de la especie, como lo es la competencia y la lucha mutua, en caso de no ser más.

En propias palabras del autor Piotr Kropotkin, Introducción a El apoyo mutuo: "Pero la sociedad, en la humanidad, de ningún modo le ha creado sobre el amor ni tampoco sobre la simpatía. Se ha creado sobre la conciencia -aunque sea instintiva- de la solidaridad humana y de la dependencia recíproca de los hombres. Se ha creado sobre el reconocimiento inconscientes semiconsciente de la fuerza que la práctica común de dependencia estrecha de la felicidad de cada individuo de la felicidad de todos, y sobre los sentimientos de justicia o de equidad, que obligan al individuo a considerar los derechos de cada uno de los otros como iguales a sus propios derechos".

¿Cómo dirigir el mutualismo sin conocer su esencia, su nacimiento, su razón de ser?
¿Cómo poder ser líder de un sector de la economía que cuanta con más del 65 % de los puestos de trabajo en Colombia?
¿Cómo dirigir un movimiento de los trabajadores independientes que son la base, el mercado informal y natural para las Asociaciones Mutualistas?

Sin esos conocimientos, quienes dicen ser los dirigentes del mutualismo colombiano, se han dedicado al utilitarismo de la figura solidaria, a la lucha por los pequeños trofeos de dirección, al afán de figuración y a buscar “condecoraciones” del gobierno y como asegura Gonzalo Pérez: “tenazmente aferrados a “privilegios” personales, que buscan quedarse en las esquinas de las comunidades, de su historia, sin atreverse a abrir los brazos para que ese liderazgo se transforme o se releve…”. Que pequeñez en los ideales.

En fin, se dice que la historia juzgará a los hombres por sus logros, personalmente creo que hace años ha juzgando a aquellos que en su ignorancia persisten en ser los adalides de un movimiento mutualista que en la práctica no existe en Colombia. Claro hay muchos que desde la base han aportado mucho más que quienes les dirigen, hay gente buena y mutualista, entregada a una causa que mucha veces desconoce pero que  guiados por su propia naturaleza como dice Kropotkin.


Próxima entrega: “LOS TRABAJADORES INDEPENDIENTES Y EL MUTUALISMO”


Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES