15 de mayo de 2013

10. "Personalidad de imagen institucional: TALANTE COMUNICABLE"


Décima primera entrega de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
Caso Real de un GRUPO DE DIRIGENTES ENCUENTRA QUE EL COMPORTAMIENTO DE SU LIDERAZGO ESTÁ EQUIVOCADO, veremos en segunda instancia  como se encontró la Cultural del entorno.


Es vital comprender que la personalidad de una imagen en términos institucionales, es un TALANTE comunicable. ¿Cómo se podría crear y más aún transmitir una identidad cultural, si se falla en los atributos morales o profesionales?”

De lo anterior se puede inferir que este grupo de líderes cuenta con una cultura de equipo desigual en el comportamiento de las variables analizadas en la investigación. Existe una tendencia al desperdicio de sus Talentos Humanos, mediano interés por los aspectos tecnológicos y una pobre disponibilidad en cuanto a ofrecer alternativas de motivación a sus propios integrantes como  individuos.

Existe una marcada contradicción en el momento en el que las normas son parcialmente conocidas, es decir, unas veces son para el equipo como tal y otras para los individuos, lo cual genera incertidumbre entre los diferentes integrantes del grupo, Sería más aprovechable elevar su nivel de formalización en beneficio de todos de una manera integral construyendo unas normas de aplicación para todos aprovechando el criterio de institucionalmente positivas y pasando en lo posible a que todas sean de carácter indicativo.

Ahora bien, los valores deben ser subidos de categoría elevándolos a la de gran importancia por parte de todos los integrantes en aras de una mejor calidad del liderazgo y obviamente de mejorar por esta vía la atención de sus seguidores. Los valores tanto de reputación profesional como moral, deben ser la guía que oriente la creación de una Visión de futuro y una Misión presente, acordes con la responsabilidad social que deben tener los líderes desde la óptica del mercadeo social.

Por último dentro de esta clasificación, se puede observar una frágil orientación hacia la participación de los diferentes niveles o estamentos de la entidad en el sistema de gestión el cual hace catarsis por el  mal planteamiento de los vectores de comunicación, y una identidad cultural con falta de manejo estructural.

Lo anterior no implica que existan otras formas de autoevaluarnos como líderes y que los análisis sean de múltiple interpretación, lo que si tengo seguro es por dónde quiera que se indague se llegará siempre a la misma conclusión:

Es necesario revaluar los conceptos que hasta la fecha nos han marcado los derroteros para cambiar y esta palabra debe reinventarse para que su significado pase a ser el de reinvención, en ese contexto trabajaremos la palabra a partir de este punto, no más entender cambio como los pasos necesarios para llegar a algo sin detenernos a pensar que es lo que realmente queremos hacer con nuestro destino.

Estas consideraciones fundamentan mi propuesta de alternativa de solución que presento para que los líderes se reinventen, partiendo entonces de la reexaminación de su contexto, de conocer su pasado para afrontar el futuro y de generar unos nuevos líderes que desarrollen su acción inmersos en valores ante todo.
Próxima entrega: "LÍDER POLIVALENTE PARA REINVENTAR EL MUNDO"

(3) MIGRACIÓN DEL MUTUALISMO A LATINOAMERICA (HISTORIA DE LAS ASOCIACIONES MUTUALES EN COLOMBIA)

Origen de las Asociaciones Mutuales en Colombia. Por FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA.  Cada semana un nuevo Capítulo de la historia del mutualismo en Colombia.


"La filosofía y la práctica mutualista inspiraron durante la época de la revolución industrial el surgimiento de las ideas socialistas, del cooperativismo y del sindicalismo"
Fabio Alberto Cortés Guavita

Vale aquí una digresión, para ver qué había ocurrido entre tanto en América a donde el mutualismo había llegado ligado a la historia del trabajo y a los sectores de medianos y escasos recursos. A América el mutualismo llegó con las migraciones y encontró acunamiento entre los artesanos, que veían en esta forma de organización la posibilidad reivindicativa y se desarrolló en ámbitos de asistencia sanitaria y social, con relativo éxito gracias a los atrasos de la legislación de protección social obligatoria, que alcanzaba en la vieja Europa. Igual que en otras latitudes.

Comenta la Revista Proyección de la Argentina: PROYECCIÓN Nº 47 Revista cuyo material es publicado en :http://www.amdcba.org.ar/... para defenderse y buscar, por sus propios medios, un mecanismo que diera satisfacción a sus necesidades mediante el esfuerzo y la perseverancia. Los que primero experimentaron esa necesidad de agruparse en el Virreinato del Río de la Plata, fueron los inmigrantes, colonos en su mayoría.

Estos hombres que procedían, inicialmente, de España y de Italia y los que fueron llegando más tarde de Francia, Portugal, Alemania y otros países se integraban en instituciones mutualistas, para fortalecer sus sentimientos patrióticos, conservar sus tradiciones y protegerse de las enfermedades.

Así nacieron en ciudades y poblados de la Argentina, entidades de "socorros mutuos", éste fue generalmente el nombre inicial que en muchos casos aún conservan. Simultáneamente con las mutuales de colectividades nacían también las constituidas por trabajadores de un mismo gremio: zapateros, sastres, tipógrafos, empleados administrativos, y otros.

Antes de 1810 los grupos más fuertes eran los inmigrantes españoles, quienes llegaron con una fuerte influencia social de los montepíos y las cofradías europeas, posteriormente el movimiento migratorio se ve expandido por franceses e italianos que al decir de Víctor Rossetti. Federación de Entidades Mutualistas de la Provincia de Santafé. Ponencia "La experiencia Argentina" presentada en el marco del Seminario Internacional sobre Mutualidades y Cooperativas de Salud. Evento organizado por la CLAT y otras entidades en Bogotá, Colombia, en el mes de junio de 1994. Se incorporaron en movimientos mutualistas especialmente para fortalecer sus sentimientos patrióticos, conservar sus tradiciones y protegerse de las enfermedades Con el trasegar del tiempo las mutuales de Argentina se caracterizan en su mayoría por ser entidades cerradas:

Podríamos afirmar que generalmente, se tratan de grupos de afinidad los que forman parte del grupo de asociados. Es decir, un grupo de personas que tienen una característica común, como por ejemplo desempeñarse laboralmente en algún organismo del Estado o empresa privada. En Revista Proyección ya citada. (En Colombia esta función la desempeñan los Fondos de Empleados y las Cooperativas cerradas)
  


En México se encuentran otras particularidades según el estudio consultado El mutualismo en México Siglo XIX BARRAGÁN Leticia, ORTIZ Rina y ROSALES Amanda. Segunda edición cibernética, octubre del 2002 y en lo tocante a la época de la Colonia se encuentra que:

...los gremios más importantes durante la época colonial fueron los de curtidores, decoradores, pintores, carpinteros, entalladores, carroceros, toneleros, silleros, zapateros, loceros, algodoneros, tejedores en general, los trabajadores textiles, los sastres y peluqueros, y es significativo que las asociaciones mutualistas más destacadas, iniciadoras de este tipo de organización correspondan precisamente a estas ramas de la producción"

Aquí se ve la gran diferencia del mutualismo argentino frente al mexicano y al de otras latitudes en las cuales siempre hay un inicio dentro de los sectores empobrecidos, pero en este caso es concreto el tema de la producción. En ese contexto es el artesano quien una vez liberado de las cortapisas que le planteaba el colonialismo busca nuevos caminos para implementar y sacar adelante su oficio, allí al decir del estudio consultado:

Va a enfrentar a dos elementos: primero, la competencia de los productos manufacturados importados, y, segundo, a los de la naciente industria. Por ello, va a pugnar por un tipo de organización que le brinde protección. (Es aquí cuando se fortalece la idea mutualista por parte del gobierno que impulsa la creación de estas entidades).

Puede considerarse a la Junta de Fomento de Artesanos como un antecedente de las sociedades mutualistas que aparecerían alrededor de los años de 1850; pues aunque su orientación principal no era el socorro mutuo, recién fundada, dedico una parte de sus esfuerzos al establecimiento de un fondo de beneficencia para auxilio de los artesanos necesitados. El mutualismo en México Siglo XIX citado.

El desarrollo del trabajo lleva a la necesidad de organizar a la sociedad, en México es particularmente importante destacar el papel que jugaron las mutualidades en la organización reivindicativa de los trabajadores. Llegando a una identificación de los principios de la mutualidad como los del socialismo, sin embargo es importante destacar que esta identificación no es gratuita y así lo reseña el documento que se ha consultado:

... No se trata, sin embargo, de una identificación mecánica. De los materiales publicados en la prensa obrera del siglo XIX sobre el socialismo, resaltan las exhortaciones a la unidad y organización de la clase obrera mediante la formación de sociedades mutualistas El mutualismo en México Siglo XIX anteriormente citado..

Son los gremios de sastres e impresores seguramente quienes dan ejemplo de unidad y trabajo mutualista en defensa de sus propios intereses. Indiscutiblemente el mutualismo llegó a América con diferentes opciones y esto es lo que le da mayor riqueza, es la riqueza de la diversidad en la integración, lo cual no permite la "exportación" de modelos como pretenden algunos sectores que desconocen la historia, sin embargo es de reconocer que el mayor desarrollo del mutualismo en América de da en la Argentina, por ello quizás es que en el año de 1988 un 16 de junio se crea la AMA, Alianza del Mutualismo de América, entidad que no representó de manera real al mutualismo del continente como lo reseña la obra Liber Memorialis, cuando refiere:

En el seno de la Alianza del Mutualismo de América (AMA) que agrupaba las mutualidades del continente sudamericano, los contactos se estrechaban entre mutualidades de la región meridional de América del Sur por una parte, y las mutualidades del "Pacto Andino" y de América Central Liber Memorialis. Op cit., p. 109

Esta entidad desconocida en muchos países, en el caso de Colombia mantenía relaciones con personas naturales que se atribuían derechos de representación y figuraban a nombre de entidades que no existieron en la práctica, y que se dedicaron más al turismo gremial que realmente a interlocutor válidamente con el mutualismo, pues nunca trajeron las experiencias y ejemplo exitoso de otras latitudes, por el contrario utilizaron a nombre propio sus viajes para influir en sectores que les reconocieron personalidad sin tenerla. Vale la pena citar un reciente Editorial del periódico Mundo Solidario de la República de Argentina que al referirse a la AMA manifestaba:

... la historia de la Alianza Mutualista de América AMA, de la que con asombro, hace muy poco tiempo nos hemos enterado que en sus 19 años de existencia, nunca tuvo personería jurídica, y recientemente sus responsables la gestionaron en el Uruguay, siendo un proyecto que nació en la Argentina (...) Durante todos esos años, hubo dirigentes argentinos que viajaron reiteradamente a Bruselas, Bélgica, donde tiene su sede la AIM, y a otras partes del mundo, para participar en reuniones en nombre y representación de una entidad sin personería jurídica... con el agregado que de esos viajes, no ha llegado ningún aporte al mutualismo de Argentina". VALLADARES Luis en Periódico MUNDO SOLIDARIO. Editorial publicado el 30 de abril de 2006 y titulado "El Mutualismo en América". Buenos Aires. Argentina y difundido por ODEMA a sus afiliados.

¿Una lucha intestina en el ámbito de América? no lo podría afirmar pero en Colombia, como se verá más adelante, tienen más acogida en los sectores oficiales los que hacen daño que los que verdaderamente tienen un ideal mutualista sin pretensiones egoístas y personalistas, pero al igual que otros sectores de las organizaciones solidarias o de economía social parece le son propias y se hace cierta la frase de Gonzalo Pérez en su obra Mutualismo y Economía Solidaria cuando dice:

... pesa mucho la cultura de la insolidaridad, que propugna por el individualismo en la solución de los problemas; ha pesado mucho, la falta de un sistema educativo que forme, capacite e informe del proyecto histórico del mutualismo. PÉREZ Valencia, Gonzalo. Mutualismo y Economía Social. Corporación Educativa Mutualista. Medellín, Colombia. 1991.

Próxima entrega "PRIMEROS PASOS DEL MUTUALISMO EN  COLOMBIA"

(2) Los trabajadores Independientes y el Espíritu Mutualista. HISTORIA DE LAS ASOCIACIONES MUTUALES EN COLOMBIA

Origen de las Asociaciones Mutuales en Colombia. Por FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA.  Cada semana un nuevo Capítulo de la historia del mutualismo en Colombia.


"La filosofía y la práctica mutualista inspiraron durante la época de la revolución industrial el surgimiento de las ideas socialistas, del cooperativismo y del sindicalismo"
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita

LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL MUTUALISTA, AIM para entrar en el estudio acerca de los trabajadores en primer término dio una definición: "El trabajador independiente es cualquier persona que ejerza una actividad profesional determinada, de manera exclusiva, sin estar vinculado mediante un contrato de trabajo o de alquiler de servicios" según la obra Liber Memorialis, Bruselas marzo de 2000. De igual manera el estudio de la AIM tomó tres puntos básicos a saber:

Era oportuno continuar la cobertura social de los trabajadores independientes y fomentar los organismos pertinentes. No era apropiado extender a los trabajadores independientes los regímenes obligatorios de seguridad social aplicables a los trabajadores asalariados. Los interesados debían gestionar ellos mismos los distintos riesgos excluyendo cualquier injerencia de las autoridades públicas que pidiera provocar una nacionalización del sistema.

Esa idea tuvo tropiezos con los diferentes gobiernos de Europa y las diversas legislaciones se enfrentaban en unos casos, finalmente se impuso en la mayoría de países que los trabajadores independientes deberían estar bajo el régimen oficial cuando había una legislación establecida y en otros legislar de manera especial para proteger a dichos trabajadores, finalmente en el año 1967 cesó el trabajo de AIM al respecto, orientando el trabajo hacia los sistema de seguro obligatorio y de otro lado la misma AIM se dedicó a otros temas de importancia para Europa, como eran los problemas sociales europeos y las relaciones con los medios médicos.

Lo interesante es ver como el mutualismo ha tratado siempre de proteger al trabajador en cualesquiera de sus formas de realización o ejecución laboral. El otro tema que se ha tomado es el del espíritu de la mutualidad.

Al tomar el tema de la filosofía mutualista siempre hubo preguntas que resolver: "¿Existía verdaderamente tal filosofía mutualista? ¿Estaba afectada o podría verse afectada dicha filosofía por una crisis profunda?" se preguntaban en AIM según la obra citada.

La respuesta no fue fácil y solamente después de varios años de debate en diciembre de 1960 se llegó a una definición que delimitara el campo de acción de la mutualidad en el ámbito de la seguridad social:

Forman parte del marco de la Mutualidad y sus actividades, cualquiera que sea su estatuto jurídico, todas las agrupaciones desinteresadas de personas físicas animadas por un espíritu de generosidad, ayuda mutua y solidaridad, y cuyo objetivo tienda a lograr, en un ambiente fraternal:

- Una protección parcial o total, tan amplia como sea posible, de sus miembros y sus familias contra todos los riesgos sociales.- Una mejora de su nivel y condiciones de vida;- Una contribución a su bienestar y su promoción social.

- La actividad de dichas agrupaciones, que debe gestionarse libremente respetando las normativas nacionales y observando los principios democráticos, se basa en el esfuerzo de cada miembro consiente de los principios de responsabilidad y reciprocidad que constituyen los fundamentos de la institución

Esta definición tuvo todo tipo de opositores, que veían como en cada uno de los países se tenían particularidades propias que impedían una declaración única para la mutualidad internacional, esto llevo a desistir de una orientación filosófica en Europa. Tema que será retomado años más tarde por la propia AIM como se verá más adelante.

PRÓXIMA SEMANA "MIGRACIÓN DEL MUTUALISMO A LATINOAMERICA"

FONDOS MUTUALISTAS EN COLOMBIA. CAPÍTULO 3. GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA Por Fabio Alberto Cortés Guavita


AUTOR FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
Todas las semanas publicaremos un nuevo capítulo de la Guía de Economía Social y Solidaria, para su colección.

La principal característica de las mutuales es el Fondo Mutual Social, que es una protección mutual en la cual los asociados asumen mutuamente sus propios riesgos y existe un convenio o contrato de asociación del cual emana la obligación de contribuir económicamente con la periodicidad que ordena el estatuto y concede el derecho a recibir auxilios con esa misma periodicidad. Esta protección mutual supone la contraprestación total del riesgo hasta la concurrencia del fondo, es decir, el fondo mutual responderá hasta el monto total del mismo y se crea con contribución directa de los asociados a la mutual y afiliados al fondo o también con recursos del resultado del ejercicio anual de la entidad. Su incremento deberá ser fruto de la contribución directa del asociado, del rendimiento de sus propias actividades o de lo autorizado por la asamblea general.

Estas entidades se rigen por el Acuerdo Social o Acuerdo Mutualista que es un convenio que firman los asociados y la Mutual para ingresar a la entidad y que obliga al cumplimento entre las partes. El número de participantes es variable e ilimitado. En este acuerdo se pactan las contribuciones a efectuar por parte del asociado.

A diferencia de las cooperativas que tienen un aporte que es propiedad del asociado en la mutual existen las contribuciones que son las cuotas, pagadas en dinero trabajo o especie, a las cuáles se comprometen los asociados y que son pagadas al momento del ingreso y posteriormente con una periodicidad mensual; estas contribuciones dan derechos a recibir los servicios mutualistas.

Otro aspecto relevante es que en Colombia el mutualismo nació y se desarrolló sin una legislación que lo reglamentara y le diera vida jurídica, solamente hasta el año 1988 la Ley 79 le da un “oculto” reconocimiento pues esta es la Ley marco del cooperativismo. De allí se despendio el Decreto 1480 de 1989 en el cual se dejaron plasmados unos principios que son más una copia del cooperativismo que la esencia del mutualismo:

Artículo 3. Características. Toda Asociación Mutual debe reunir las siguientes características:

1. Que funcione de conformidad con los principios de autonomía, adhesión voluntaria, participación democrática, neutralidad política, religiosa, ideológica y racial, solidaridad, ayuda mutua e integración
2. Que establezca contribuciones económicas a sus asociados para la prestación de los servicios.
3. Que el patrimonio y el número de asociados sea variable e ilimitado.
4. Que realice permanentemente actividades de educación mutual.
5. Que garantice la igualdad de derechos y obligaciones de los asociados.
6. Que establezca la no devolución de las contribuciones de los asociados y la irrepartibilidad del remanente patrimonial en caso de liquidación.
7. Que su duración sea indefinida.
8. Que promueva la participación e integración con otras entidades que tengan por fin promover el desarrollo integral del hombre. (Decreto 1481, 1989)

Los principios están relegados dentro de las características, no se separa lo conceptual, lo normativo, lo doctrinario se toma como una característica, se relega a un segundo plano, no se prioriza como ocurre en legislaciones de otros países, esto quizá pueda pesar en el desarrollo de este sector ya que la mayoría de sus dirigentes lo toman simplemente así, como una característica más y no como la esencia, el fin último de la mutualidad, partiendo de la ayuda mutua como su precepto máximo.

LOS FONDOS SOCIALES Y MUTUALES SEGÚN LA SUPERINTENDENCIA DE ECONOMÍA SOLIDARIA EN COLOMBIA.

Lo contempla la Circular Básica Contable y Financiera la cual se extiende en señalar diferentes normativas y dinámicas contables relacionadas con los Fondos Sociales y los Fondos Mutuales.

Precedentes Las disposiciones allí contenidas se basan en los siguientes precedentes, que también son enunciados por la propia norma:

1) La ley ha previsto la formación de fondos de carácter agotable y adicionalmente permite a los asociados la creación de otros, para suplir sus necesidades.
2) Los fondos sociales y mutuales son de carácter pasivo y corresponden al valor de los recursos apropiados de los excedentes del ejercicio anterior, por decisión de la Asamblea General, y de resultados de ciertas actividades o programas especiales y por aportación directa de los asociados.
3) Estos fondos tienen una destinación específica y deben estar previamente reglamentados por la entidad.
4) Los rendimientos que se puedan obtener por la inversión temporal de estos recursos, podrán registrarse como mayor valor de los fondos respectivos.
5) Cuando la entidad solidaria entrare en proceso liquidatorio, los saldos de estos fondos pasivos pendientes de agotar, harán parte automáticamente del remanente patrimonial y en caso dado son irrepartibles.
6) Los fondos sociales pasivos creados por ley (Fondo de Educación, Fondo de Solidaridad, y fondos mutuales de previsión asistencia y solidaridad), no se pueden agotar arbitrariamente ni cambiarle la destinación.
7) Los otros fondos creados por voluntad de la Asamblea General de Asociados, con fines específicos, podrán incrementarse con cargo al presupuesto de la entidad y cambiarse su destinación, previa aprobación de la asamblea general de asociados.

8) Por el hecho de no haberse agotado los fondos de carácter legal en los periodos correspondientes, no es posible cambiar el destino de estos recursos.

Esta primera parte del Capítulo VII merece los siguientes comentarios:

En primer lugar, la afirmación de que el saldo de los fondos sociales no es susceptible de repartición en caso de un proceso de liquidación resulta inocua, en tanto el único derecho de los asociados es sobre sus aportaciones individuales. Sin embargo, la ley no señala nada al respecto, lo que implica realizar un ejercicio de construcción doctrinaria sobre el particular.

Una segunda observación es que la Ley 79/88 establece parámetros relacionados sólo con dos fondos sociales: el de Educación y Solidaridad. En la Circular se ha introducido el concepto de “Fondos Mutuales de previsión, asistencia y solidaridad”, como consecuencia de la incorrecta interpretación del artículo 65º.

Este último autoriza a cualquier clase de cooperativa “comprender en su objeto social la prestación de servicios de previsión, asistencia y solidaridad para sus miembros”, en ningún caso definió un Fondo para ejecutar tal posibilidad. La única norma que trata sobre un Fondo Mutual es la contenida en los artículos 19º y 20º del Decreto 1480 de 1989, sobre la formación del patrimonio de las asociaciones mutuales y en este caso se trata de un Fondo de carácter patrimonial. Otra asunto sería si la Asamblea General quisiera constituir un Fondo Social (pasivo) que asumiera características mutuales, tal como se comentará más adelante.

En tercer término, la disposición del artículo 56º de la ley 79/88 en el sentido de que las cooperativas “podrán prever en sus presupuestos y registrar en su contabilidad incrementos progresivos de las reservas y fondos con cargo al ejercicio anual” no sólo es válida para los “otros fondos creados por voluntad de la Asamblea General de Asociados” sino también para el Fondo de Educación, el Fondo de Solidaridad, la Reserva de Protección de Aportes Sociales, el Fondo de Amortización de Aportes y el Fondo de Revalorización de Aportes.

LA FORMACIÓN DE LOS FONDOS SOCIALES.  LA CIRCULAR PARTE DE CONSIDERAR QUE:

“La característica principal de los fondos sociales y mutuales (pasivos), es la de que se crean únicamente con los excedentes del ejercicio anterior, independientemente de que se pueden proveer o aprovisionar con cargo al gasto del ejercicio de la entidad y de los resultados de actividades para tal fin”.

El enunciado es contradictorio, en tanto los Fondos Sociales no se originan “únicamente” con la aplicación de los excedentes del ejercicio anterior. Lo que ha establecido la Ley en el artículo 56º es que los Fondos Sociales no obligatorios (diferentes a Educación y Solidaridad) y las Reservas Patrimoniales no obligatorias (diferentes a la de Protección de Aportes Sociales, Amortización de Aportes y Revalorización de Aportes) se crean “por decisión de la Asamblea General”.

Los obligatorios tienen un origen legal. El crearse los nuevos fondos por decisión de la Asamblea General no significa que sus fuentes provengan de la aplicación de los excedentes porque ellos -como bien lo afirma el enunciado- pueden proveerse o aprovisionarse “con cargo al gasto del ejercicio de la entidad y de los resultados de actividades para tal fin”.

Una vez creados los fondos, la forma de abastecerse o incrementarse es como se señala en la misma Circular:

“Excedentes: Aplicación directa de los resultados positivos del ejercicio anual de una entidad con autorización de la asamblea general.

Contribución: Aporte o contribución directa del asociado, de acuerdo con los parámetros fijados en los reglamentos.

Cargo al Presupuesto: Es decir efectuar un cargo al gasto de la entidad con abono al fondo si así lo determinan los estatutos o el órgano competente, en cumplimiento con lo preceptuado en el artículo 56 de la Ley 79 de 1988, y el artículo 20 del Decreto 1481 de 1989.

Actividades: Las entidades del sector solidario podrán realizar programas especiales o ciertas actividades, tales como bazares y otros eventos con el ánimo de recolectar fondos para abastecer a un fondo social o mutual.

Donaciones: Las entidades del sector solidario podrán recibir donaciones en dinero o en especie con el propósito de proveer recursos a estos fondos y con destinación especifica”.

PRÓXIMA SEMANA "La Economía Social o la Economía Solidaria"

3. ECONOMÍA SOLIDARIA EN LA LEGISLACIÓN COLOMBIANA (Marco para las asociaciones mutuales)


Tercera  entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO ALTERNATIVA PARA SALIR DE LA POBREZA EN COLOMBIA? Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA, se está publicado semanalmente  por capítulos para su colección.

Cuando en Colombia se habla de sistema de Economía Solidaria se hace referencia a lo que la ley 454 de 1997 en su artículo 2° definió como:
 
… el sistema socioeconómico, cultural y ambiental conformado por el conjunto de fuerzas sociales organizadas en formas asociativas identificadas por prácticas autogestionarias solidarias, democráticas y humanistas, sin ánimo de lucro para el desarrollo integral del ser humano como sujeto, actor y fin de la economía. (Ley 454, 1998)

Lo anterior significa que se da reconocimiento a unas fuerzas sociales organizadas que propenden por la solidaridad del ser humano a través de estructuras empresariales que ponen al ser humano por encima del capital.

Ahora bien, ese sistema está conformado por diferentes tipos de empresa solidaria, clasificación que se da como un reconocimiento histórico a las formas asociativas reconocidas en Colombia como son las cooperativas, las asociaciones mutuales, los fondos de empleados y otras como se puede ver en la misma ley 454 de 1997, cuando en su artículo 5° parágrafo 2° se lee:

Tienen el carácter de organizaciones solidarias entre otras: cooperativas, los organismos de segundo y tercer grado que agrupen cooperativas u otras formas asociativas y solidarias de propiedad, las instituciones auxiliares de la Economía Solidaria, las empresas comunitarias, las empresas solidarias de salud, las precooperativas, los fondos de empleados, las asociaciones mutualistas, las empresas de servicios en las formas de administraciones públicas cooperativas, las empresas asociativas de trabajo y todas aquellas formas asociativas solidarias que cumplan con las características mencionadas en el presente capítulo. (Ley 454, 1998)

Estas organizaciones cuentan cada una con su propia legislación y si bien hay factores que las identifican y las hacen similares como la libre adhesión, el sin ánimo de lucro y otros principios, también tienen sus diferencias como se verá más adelante.

Es cooperativa la empresa asociativa sin ánimo de lucro; en la cual los trabajadores o los usuarios, según el caso, son simultáneamente los aportantes y los gestores de la empresa, creada con el objeto de producir o distribuir conjunta y eficientemente bienes o servicios para satisfacer las necesidades de sus asociados y de la comunidad en general. (Ley 79, 1988)

También se cuenta entonces con definiciones propias para otras entidades como son los fondos de empleados que existen únicamente en Colombia y son reglamentados mediante el decreto 1481 de 1989.

Los fondos de empleados son empresas asociativas, de derecho privado, sin ánimo de lucro, constituidas por trabajadores dependientes y subordinados con las siguientes características:

Que se integren básicamente con trabajadores asalariados… (Decreto 1481, 1989)

Las demás características son similares a las de las cooperativas, se podría afirmar que estos fondos en la práctica son cooperativas cerradas a empleados de un determinado sector de la economía y su acción está restringida al servicio del ahorro y el crédito.

También están las asociaciones mutuales reglamentadas igualmente por un decreto, el 1480 de 1989, el cual las define como:
Las asociaciones mutuales son personas jurídicas de derecho privado, sin ánimo de lucro, constituidas libre y democráticamente por personas naturales, inspiradas en la solidaridad, con el objeto de brindarse ayuda recíproca frente a riesgos eventuales y satisfacer sus necesidades mediante la prestación de servicios de seguridad social. (Decreto 1480, 1989)

Si se estudiara únicamente la definición de estas entidades de Economía Solidaria se verían solamente sus similitudes, sin embargo hay que diferenciar estas asociaciones mutuales del resto de entidades desde varios ángulos: en primera instancia la mutuales no tienen aportes en dinero que son propiedad del asociado y que hace que en el momento del retiro de uno de ellos, se lleve su aporte económico, las mutuales cuentan con un aporte de dinero llamado contribuciones y su gran diferencia es que no son devolutivos, lo cual permite un mayor fortalecimiento patrimonial y en esencia les da más fortaleza desde la óptica institucional y de la generación de riqueza colectiva para todos sus asociados.

De otro lado es necesario resaltar que esta entidades mutuales no puede repartir su excedentes como las cooperativas y los fondos de empleados que lo hacen por diferentes formas, como la revalorización de los aportes e incluso la distribución efectiva con la entrega de dinero de acuerdo con las operaciones registradas en el periodo fiscal. Las Mutuales deben retribuir a sus asociados únicamente en servicios, lo cual nuevamente marca la diferencia en el sentido de generación de riqueza colectiva retornada en los servicios que sus asociados necesiten.

La Economía Social o la Economía Solidaria, esta aparente dicotomía es abordada en los diferentes países con sus propias particularidades, siendo más universal el primero de los términos. Si nos adentramos en los vericuetos de sus componentes seguramente llegaremos a una conclusión y es que se debería hablar de ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA, pues si bien es cierto que aparentemente los dos términos podrían ser considerados sinónimos no lo son en estricto sentido y más bien son términos complementarios e incluyentes. (Cortés Guavita, Un mundo incluyente para convivir en armonía, 2007)

Se nota una tendencia a unificar los conceptos y presentar un solo criterio como “social y solidario” lo cual podrá ser aceptado o controvertido según la ideología del actor en cada caso particular, para sustentar su punto de vista Cortés Guavita de manera crítica asegura que:


Acéptese o no, para tomar un ejemplo práctico, en Colombia está fraccionado el sector desde el momento en el cual los legisladores concibieron la idea de la Economía Solidaria al margen de las otras instituciones que hace parte de lo Social y Solidario. (Fundaciones, corporaciones, asociaciones civiles y otras) Para una mayor claridad es necesario entender que son múltiples las figuras empresariales y sociales que integran este sector y todas se preocupan por salvaguardar su especificidad y mantener su unidad, pero desafortunadamente cada subsector por su lado sin entender la importancia de la integración y dando mayor relevancia a la “competencia” propia del sistema capitalista neoliberal y ajeno al desarrollo de lo Social y Solidario, no puede haber compatibilidad en estos criterios pues mientras el neoliberalismo pontifica y tiene como fin único la consecución de utilidad económica y la rentabilidad del capital, lo social y solidario tiene como misión la obtención de réditos sociales en los cuales el único beneficiado debe ser el ser humano. (Cortés Guavita, Un mundo incluyente para convivir en armonía, 2007)

PRÓXIMA SEMANA "EL MUTUALISMO"

2. CONCEPTOS DE ECONOMÍA SOLIDARIA O TERCER SECTOR


Segunda entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO ALTERNATIVA PARA SALIR DE LA POBREZA EN COLOMBIA? Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA, se está publicado semanalmente por capítulos para su colección.

En el mundo se ha venido dando en los últimos años un debate en torno a si la economía es social y solidaria, si es el tercer sector de la economía o si es economía popular, de otro lado si puede este modelo ser alternativa real frente al sistema neoliberal actual, para los sectores más desprotegidos de la población. Se ha ahogado el debate en muchos casos en una discusión meramente semántica, en otros de incidencia política y en muchos más como la real alternativa dentro del marco capitalista, o en fortalecimiento de las ideas socialistas. Cuál sería el rol del mutualismo o mejor aún el de las asociaciones mutuales en este contexto y como se interpreta la solidaridad particularmente desde la óptica de lo contractual, todo desde los conceptos es el tema a desarrollar en esta parte del ensayo.

Unas definiciones o aproximaciones desde ópticas diversas ayudan a comprender por qué no hay un consenso acera de este tema o mejor aún el porqué de las diferentes interpretaciones que se dan.

CONCEPTO DEL CEPES.
Para la Confederación Empresarial Española de Economía Social CEPES:


La Economía social y el Tercer sector son realidades que han surgido en las últimas décadas producto de la popularidad colectiva en el panorama europeo. En particular, el tercer sector representa un fenómeno complejo que se coloca entre la sociedad, la economía y la política; entre los individuos, la sociedad y el espíritu de solidaridad; entre las necesidades sociales y las experiencias de auto-organización. (CEPES, 2004)

Como se ve, no se habla de Economía Solidaria como en Colombia, se tipifica como “social”. La CEPES en relación con las organizaciones que agrupa la economía social dice:

Las organizaciones de este sector se diferencian de aquellas del mercado y las públicas (primer y segundo sector respectivamente). Ellas pueden desempeñar diferentes papeles: de defensa y promoción activa de los derechos, abrir nuevos campos de actuación social, de redistribución de recursos y producción de bienes y servicios. Detrás del término "tercer sector" hay un conjunto de teorías, modelos, escuelas y prácticas, más o menos comprensivas, más o menos innovadoras, más o menos exportables en otros países. (CEPES, 2004)

PERSPECTIVA DE VENEZUELA CON EL ACTUAL GOBIERNO SOCIALISTA.

El término economía social surgió en la primera mitad del siglo XIX, cuando empezó a ser utilizado por autores franceses como Charles Dunoyer, Fréderic Le Play, Charles Gide, León Walras. En el siglo XIX, para muchos de sus defensores, el término economía social no designa sólo un tipo de organizaciones, las cooperativas y las mutuales, creadas por los trabajadores, sino también un cuestionamiento de la “economía de los economistas”, un enfoque que integra la problemática social al estudio de la economía…Se trata entonces de las “instituciones del progreso social”, título de una obra de Gide publicada en 1912. (Vinney, 2001)

Bajo esta premisa se desarrolla, en Venezuela, de manera macro un proceso de conformación de cooperativas que del cual fui testigo en 2006 y escribí en aquella época:


“…pueden ser una bomba de tiempo si no se reglamenta de manera segura la conformación de estas entidades bajo un estricto control por parte del Estado. Se crean cooperativas a partir de 5 personas sin criterios de autocontrol como puede constatar en visita a ese país en el año 2006 y que al dictar una conferencia sobre mutualismo a dirigentes convocados por SUNACOOP la Superintendencia de Cooperativas de Venezuela, se constató que de Economía Solidaria solamente existen cooperativas, otras entidades como las asociaciones mutuales no existen en la legislación de Venezuela”

El término economía social no tiene mayor difusión en Venezuela. A pesar de esto es sustento social en la Constitución Bolivariana de marzo 2000, el artículo 184 establece que se promoverá, literalmente dice:

La participación en los procesos económicos estimulando las expresiones de la economía social tales como cooperativas, cajas de ahorro, mutuales y otras formas asociativas. (Este mismo artículo reconoce la economía popular al afirmar que) El Estado promoverá y protegerá estas asociaciones destinadas a mejorar la economía popular y alternativa. (Constitución Venezuela, 2000)

Se ve aquí una nueva acepción “economía popular” con similar significado a economía social y solidaria.

LO QUE DICE EL CIRIEC

El Observatorio Español de la Economía Social de España entidad especializada que dedica sus esfuerzos y capital a la investigación permanente de la Economía Social en Europa y que fuera creado en el seno de la asociación científica independiente CIRIEC-España, para una mayor difusión del quehacer social, plantea desde la perspectiva que:

La más reciente delimitación conceptual de la Economía Social, realizada por sus propios protagonistas, ha sido planteada en la Carta de Principios de la Economía Social, promovida por la Conferencia Europea Permanente de Cooperativas, Mutualidades, Asociaciones y Fundaciones (CEP-CMAF), plataforma europea representativa de las cuatro familias de entidades precitadas. Estos principios son:

Primacía de la persona y del objeto social sobre el capital.
Adhesión voluntaria y abierta.
Control democrático por sus miembros (excepto para las fundaciones, que no tienen socios)
Conjunción de los intereses de los miembros usuarios y del interés general.
Defensa y aplicación de los principios de solidaridad y responsabilidad.
Autonomía de gestión e independencia respecto de los poderes públicos.
Destino de la mayoría de los excedentes a la consecución de objetivos a favor del desarrollo sostenible, del interés de los servicios a los mismos y del interés general. (Observatorio Español de la Economía Social, 2009)

Es una aproximación importante al definir unos principios generales para las entidades del sector social de la economía, pero, desde luego con una marcada preponderancia a los intereses y condiciones del viejo continente. Aquí se puede observar una nueva dimensión al incluir las fundaciones como parte del sector social y solidario, lo que en otras latitudes será casi imposible de aceptar por cuanto las fundaciones pueden ser creadas por una sola persona lo cual contradice el criterio de asociatividad de las demás organizaciones cooperativistas y mutualistas.

Próxima semana, lo que dice la  "LEGISLACIÓN COLOMBIANA"

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES