11 de mayo de 2013

MADRE VICTIMA



Tus hijos no murieron en vano,
sus fosas no han sido halladas
y aún retumban en tu mente
los gritos y las motosierras,
son los gritos de la furia
de la naturaleza herida
gritos de la entraña misma
de la montaña y de tu alma,
madre víctima, madre  sacrificada
invisible para muchos
presente para todos.

Madre, ellos están de pie
en la defensa de sus ideales
dominando la profundidad
de la esencia misma de la vida
su voz es una alarma cotidiana,
nadie la podrá acallar
madre, en ese sufrimiento
llevas el cuerpo asesinado
de tus hijos que clamaran siempre
hasta a victoria misma.

No quebrantes más tu corazón
levanta tu puño firme al cielo
tus hijos son banderas de vida,
víctimas de los violentos
que decían defender
campesinos inermes
y los han desplazado
a todos, madre… a todos

No más luto por ellos
madre, no más llanto
es hora de la victoria
es la hora de la paz madre,
las blasones de quienes dieron vida,
de quienes con su muerte  traen paz.
Seamos con ellos un solo cuerpo
una sola voz al infinito.
que golpea una y otra vez
hasta alcanzar el sueño
hasta encontrar la paz.

Avivemos nuestro orgullo
retomemos su memoria.
sigamos su lucha
no en vano cayeron,
llenemos los corazones de amor
henchidos de gozo madre,
las muertes de tus hijos
no cayeron al vacío
la paz puede estar cerca
la paz será nuestro camino.

Atentos debemos estar madre,
no dejemos perder esta congruencia
las hienas están al asecho
no están conformes con sus crímenes
aún quieren más sangre de hijos
de la patria verdadera
la del pueblo víctima,
los malditos aún tienen
las motosierras prestas
aúllan, no, ahora trinan
hienas modernas
hienas malditas
siguen al asecho
madre victima
debemos estar alertas
por el honor de aquellos hijos
que nos precedieron en la muerte.

FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
POETA MAESSE
Mayo 11 de 2013

MADRE, ÁNGEL DE AMOR



Solamente tú madre
estás siempre ahí,
cuando todos se van
cuando todos nos abandonan,
se van los hijos
se van los amores
se van las ilusiones
todos se van madre,
menos tu

Solamente tú, madre
puedes perdonar
tantos errores
tantos desencantos,
no perdonan los amores
que traen la desolación,
pero la vida nos da
la mejor recompensa
y esa eres tu madre
la única con la verdadera
capacidad de perdonar.

Solamente tu, madre
resistes las pruebas
que nos da la vida
los amores terrenales
no pasan las pruebas
de la lealtad
de la vivencia misma
nada resiste las pruebas
solamente tú, madre
resistes todo por amor
por tus hijos, madre.

Solamente tú, madre
eres ángel de amor
de lozanas fragancias
en la infinitud del tiempo
vuela por un instante entre la
bruma con tus alas de amor,
para compartir los sonidos de la luz
y los resplandores del silencio
surca por la naturaleza haciendo
palidecer de envidia a las más bellas flores,
que tiemblan ante tu hermosura,
madre, ángel de amor
Solamente tú, madre mía.

FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA
POETA MAESSE
MAYO 2013

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES