22 de noviembre de 2013

31. ENFRENTANDO EL CAMBIO: ¿Causas exógenas inmanejables para la empresa? ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Cuarta entrega de la Segunda Parte de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. 
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA *



4.3.2.1. Las Causas Exógenas. Son externas y sus síntomas pueden ser detectados y analizados, dichos catalizadores deben se profundizados lo  suficiente ya que no son controlables por parte de las organizaciones. Su origen se encuentra en los siguientes entornos.

El entorno económico. Su ubicación en un primer plano no es casual, se debe entender como el más importante toda vez que la influencia de los ciclos económicos con sus etapas de expansión y contracción inciden de manera directa en los precios de los productos y servicios.  Los ciclos llevan a un descenso en los ingresos de tal forma que las prioridades en el gasto afectan a las empresas, el alto nivel de desempleo y otras variables permiten ver como el periodo de contracción cae en o que los economistas llaman recesión o depresión.

Sectores que tradicionalmente no se veían afectados, como las entidades sociales y solidarias, la educación y la salud se ven en la obligación de conocer, analizar, evaluar y entender que la crisis económica del país toca sus puertas y les obliga a planear y hacer mercadeo social[1], si quieren lograr la supervivencia.

Pero ojo, aquí no se puede pensar que la Educación y la Salud, para tomar dos ejemplos de actualidad en Colombia se deban manejar con los criterios de “competitividad” entendida esta como el afán de lograr resultados eminentemente económicos pasando por encima de la Ética en todos sus aspectos, no se puede esperar que la salud “rente” por paciente como si este fuera un cliente del hospital, menos aún se puede pensar que  a ese “cliente” se le acepte o no de acuerdo con su condición económica. Igual de absurdo es pensar que a los estudiantes se les trate como “clientes” de una institución, sin pararse en mientes acerca de su propia realidad de conocimiento, capacitación y demás aspectos que deberán ser “operados” son una dialéctica diferente a las leyes del mercado. En la parte final a través de Temas de Profundización se tocará este tema y el de la seguridad como “negocios” que deben “rentar” de manera productiva y la necesidad de desarrollar Planes de MERCADEO SOCIAL.

Lo importante aquí es reconocer la etapa del ciclo que este viviendo para poder afrontar con estrategias exitosas el momento.

El entorno tecnológico. El desarrollo tecnológico nos atropella, la forma de hacer las cosas cambia a cada instante y no se aprecia, las comunicaciones han convertido al mundo en lo que predijo años ha Mc Lughan, en una aldea global, con distancias minimizadas y conocimiento globalizado.

Si no se cambia el modo de transmitir los conocimientos a  los futuros seres, si se empecina el Estado en métodos repetitivos y conductistas, sin ver que el mundo ya cambio y lo que impera es la enseñanza integral donde el ser hace las cosas y no se conforma con “aprenderlas”.

El entorno cultural. Es en el cual se encuentran los seres, llámenlo social o demográfico, es en el entorno cultural en el cual se define la demanda de cualesquiera servicios o productos. Las tasas demográficas mostrarán indicadores importantes para planear la cantidad de estudiantes que pueden llegar en un momento determinado al sistema educativo, para dar un ejemplo gráfico.

Que significación tendrá para el sector salud que las tasas de fertilidad crezcan o disminuyan y cual será el efecto en el gasto familiar, cuáles las prioridades de la familia cuando se aumenta o disminuye el promedio de hijos en los hogares colombianos. Estas y muchas más serán las variables que se deben analizar para definir el proyecto empresarial desde la óptica cultural.

Con mayor razón es importante conocer el comportamiento social de la familia frente a los diferentes conflictos sociales que se viven gracias a los factores políticos y económicos. Lo cual lleva a entender como los diferentes ambientes del entorno macro son interactuantes e integrales y así se deben tratar si se quiere planear de manera acertada el proyecto empresarial social.

El entorno político-legal. Es a todas luces el de mayor injerencia en la vida diaria, los efectos de cualquier decisión política se sienten de manera inmediata en la sociedad y en el comportamiento de los consumidores.

Cómo inciden las determinaciones legislativas en el diario accionar de los seres, cuál es la guía actual de la legislación solidaria o educativa, se debe entender y orientar a las Organizaciones en dicho contexto. Si no se entiende para donde va el proceso de privatización jamás se le podrá hacer frente de manera lógica, dejando atrás el famoso modelo contestatario de los setenta, la única alternativa de enfrentar los retos de la privatización es entendiéndola y planeando las estrategias nuevas en torno a dicho proceso, pero logrando adelantarse a lo inevitable.  Conocer el futuro inmediato en torno a las políticas gubernamentales es imperativo para alcanzar el éxito en la moderna organización social y empresarial.

El entorno ecológico[2]. Se trata de último no por ser menos importante sino tal vez por ser el mas “reciente” de los entornos tenidos en cuenta pro los planificadores empresariales. Una cita hallada en la obra de James W. Taylor ilustra respecto  a la importancia ecológica dada en Australia en la celebración del Día de la Tierra en el año 1990:

“El ecologismo ha llegado a la mayoría de edad como problema político. En un periodo muy breve, el medio ambiente maduró y pasó de ser un asunto de los radicales al margen de la política a una inquietud generalizada que comparte la mitad de Australia”[3]

Cuentan las Organizaciones con un sistema que les permita adelantarse a los daños ecológicos causados por el propio ser o no será importante estar al día en el conocimiento de avances para evitar el daño al planeta Tierra.

“Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el quinientos seis y en el dos mil también” Este verso extractado del viejo tango ‘Cambalache’ del maestro Enrique Santos Discépolo, me conduce a pensar que ya en 1930 alguien futuristamente vislumbraba lo que sería del mundo por culpa de las naciones ricas, las cuales sacrificaron -en aras del tipo de progreso y de la vida que escogieron- los recursos naturales del planeta azul. [4]



[1] Por la importancia de este tema, en el apéndice se incluye un ensayo acerca de la importancia del Mercadeo Social.
[2] Por considerarlo de vital importancia en la estructuración de los Líderes Polivalentes se incluye en el apéndice un ensayo hacer de este tema ambiental.
[3] Cita hallada en la obra Planeación de mercadotecnia de James W. Taylor, Prentice-Hall Hispanoamericana, S.A. Impreso en Colombia por Editorial Nomos, 1997
[4] Ponencia presentada por Fabio Alberto Cortés Guavita, en el marco de la II Celebración del día Latinoamericano de las frutas, en Tibacuy, Cundinamarca, como gerente de Coacrédito, el día 4 de agosto de 1995.

PRÓXIMA ENTREGA. "ENFRENTANDO EL CAMBIO: ¿Causas ENDÓGENAS manejables para la empresa?

16 de noviembre de 2013

30. Como enfrentar el Cambio. ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Tercera entrega de la Segunda Parte de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. 
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA *

Como enfrentar el Cambio.  Se tiene que enfrentar planeando y no es tarea fácil, se debe inicialmente plantear una estrategia, identificar los catalizadores y barreras, escoger un camino cierto hacia la consecución del éxito en la tarea y pasar a la acción obteniendo cambios de actitud en las personas, para ello se verá en la segunda parte el modelo para hacerlo a través del Empoderamiento con Liderazgo Polivalente, sin embargo vale aquí afirmar que se debe tener en cuenta cómo los cambios graduales, progresivos solamente sustentan el contexto tradicional, ese que creamos y que lo tenemos como el paradigma perfecto.

Desde esta perspectiva veremos el cambio que se origina en la exploración de los catalizadores internos, externos; lo que se conoce en algunos escenarios como el estudio de los ambientes y para otros es el análisis de los círculos de control.

Cuando una Organización se enfrenta a un catalizador externo, el resultado será cambios internos. El impacto es un golpe que recibe la organización. A menos que se planeen y se manejen los cambios, existe el peligro que haya una interacción entre los efectos y se cree una confusión en sus trabajos.

El primer paso para planear el cambio es definir una estrategia, tomar una decisión frente a las diversas alternativas estratégicas es crear un marco de referencia. Existen numerosas formas de sacar adelante un proceso de cambio en una organización, sin embargo es punto esencial para establecer cualquier programa de cambio que alguien, dentro de la Organización, sienta la necesidad da hacer modificaciones, que  ese alguien identifique el origen de las causas, sean estos catalizadores externos o barreras internas. Al respecto dice ROBERT BLAKE:

“Crear un marco estratégico es una responsabilidad administrativa. La estrategia seleccionada ofrece a la organización, a los clientes y proveedores y demás relacionados con el entorno ambiental, un entendimiento del proceso, lo cual ayuda a reducir la incertidumbre.”[1]

Es importante tomar en cuenta antes de decidir que tipo de estrategia o forma de enfrentar el cambio, la precisión de identificar las necesidades de cambio, ya que éste evoca toda suerte de temores e incertidumbres.  Como consecuencia solamente se logra el cambio cuando es obligatorio hacerlo y la mayor de las veces ya es demasiado tarde, es difícil que una Organización cambie a menos que, como se dijo anteriormente, alguien identifique las necesidades e involucre a las personas que conforman la entidad para que vean la real razón para el cambio, crean que es válida y la acepten cómo necesaria. Es aquí dónde salen a flote las características del ser Polivalente y líder capaz de iniciar el proceso de cambio.

Con el fin de definir estrategias de cambio vale la pena ver tres grandes grupos o sistemas estratégicos antes de tomar decisiones frente a las diferentes  teorías del cambio, en principio se verá lo que es el cambio evolutivo.

“Cuando el cambio de una acción hacia otra que la sustituye es mínimo y está dentro de los límites de las expectativas y de las conveniencias del statu quo”[2]

Generalmente el cambio evolutivo es lento, moderado y no trasciende las expectativas de aquellos que están involucrados en él o que son afectados por él. Existe una tendencia a repetir y reforzar las soluciones que se demuestren sólidas y eficientes y se abandonan las soluciones débiles y deficientes.

Otra forma de cambio es el Sistemático, es diferente al anterior, los responsables del cambio diseñan modelos explícitos de lo que la Organizaciones debería ser en comparación con lo que es, mientras aquellos cuyas acciones serán afectadas por el desarrollo sistemático, estudian, evalúan y critican el modelo de cambio para recomendar modificaciones basadas en su propio discernimiento y comprensión. Los cambios resultantes generan apoyo y no resentimientos o resistencias.

Ahora el cambio revolucionario, como la posibilidad de reinventar.

“Cuando el cambio de una acción hacia otra que la sustituye contradice o destruye las conveniencias del statu quo”[3]

Generalmente el cambio revolucionario es rápido e intenso, sobrepasa y rechaza las antiguas expectativas e introduce expectativas nuevas. Es sin duda alguna la mejor forma de cambiar para realmente “cambiar”, es decir, es la única forma de reinventar.  El lector podrá ver en los siguientes capítulos que la resistencia y el miedo al cambio se dan fundamentalmente en cuanto hay que enfrentar cambios revolucionarios, eso es lo que pretende el líder Polivalente y Empoderado: Cambiar REINVENTANDO de manera Radical la forma de hacer las cosas y no por gusto o per se, simplemente porque si no se hace ahora, no se realizará jamás.

“Un programa de cambio puede aplicarse a los siguientes tipos de condiciones organizacionales o necesidades sentidas de cambio”[4]

Si bien la mayoría de los autores recurren a los ambientes externo e interno, se tratará el ambiente de tarea como fuente importante de alteraciones del estado normal de las Organizaciones.

En cualquiera de las situaciones que se plantean es condición sine qua non comprender como la voluntad de las personas y la actitud de estas frente al cambio son fundamentales, de igual manera es de suma importancia la atención que se preste a cualquier catalizador o barrera, baste recordar como la industria británica de motocicletas decayó porque no tomó en serio el catalizador de la amenaza japonesa.



[1] BLAKE Robert y Mounton Jane, Estructuracao de una Empresa Dinámica por meio de Desenvolvimento Organizacional, Sao Paulo, Edgar Blücher, 1972
[2] CHIAVENATO Idalberto, Op cit.
[3] BECKART Richard, Desenvolvimento Organizacional: Estrategias e Modelos, Sao Paulo, Edgar Blücher, 1996

12 de noviembre de 2013

HISTORIA DEL MUTUALISMO COLOMBIANO. 2. La ayuda mutua en la etapa medieval .

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com 
Origen, desarrollo y actualidad del Mutualismo y de las Asociaciones Mutuales en Colombia.

Por FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA.  
Cada semana un nuevo Capítulo de la historia del mutualismo Colombiano.

Siguiendo los planteamientos de Kropotkin, “… cuanto más conocemos la ciudad medieval, tanto más nos convencemos de que no era una simple organización política para la protección de ciertas libertades políticas.”

Se ve una práctica mucho más grande que lo que se dio en la comunidad aldeana la unión que se daba con fines de ayuda mutua, de apoyo mutuo, tanto para la producción como para el consumo y en general para el desarrollo de la vida en sociedad

 “… sin imponer a los hombres, por ello, los grillos del Estado, sino, por el contrario, dejando plena libertad a la manifestación del genio creador de cada grupo individual de hombres en el campo de las artes, de los oficios, de la ciencia, del comercio y de la organización política” al decir de Kropotkin.

Donde quiera que pongamos la vista nos encontramos con un mismo estilo de organización federativo “de pequeñas comunas o parroquias o guildas; los mismos "suburbios" alrededor de la "ciudad" madre”. Desde la perspectiva de la democracia se encuentra siempre la misma asamblea popular; los mismos signos exteriores de independencia, todo ello unificado más de lo que se pudiera pensar

El protector (defensor) de la ciudad bajo distintas denominaciones, y distintos ropajes, representa a una misma autoridad defendiendo los mismos intereses; el abastecimiento de víveres, el trabajo, el comercio, están organizados en las mismas líneas generales: el apoyo mutuo para desarrollar todas las actividades.

Las guerras y las diputas territoriales marcaron el devenir de aquellas épocas en las cuales pareciera darse la razón a quienes afirman que el hombre esta hecho para la guerra, sin embrago, la corriente de ayuda y apoyo mutuo no se apagó en las masas, y su fluidez se da posterior a la derrota sufrida por las ciudades libres, velozmente renace, con más ímpetu y fuerza que antes el llamado comunista de los primeros voceros de la reforma y persiste aún más después de la decepción de las masas que ven una vez más truncado el deseo de construir una nueva vida.

La tendencia de los seres humanos a recurrir siempre a la ayuda mutua como esencia de su actuar se origina en el mismo momento de la aparición del hombre sobre la faz de la tierra, y está tan íntimamente ligado a su desarrollo que a pesar de las sucesos de la humanidad se conserva hasta nuestros días de manera manifiesta en todos los actores.

Esta tendencia desplego su accionar con mayor ímpetu en los periodos de paz y bienestar por obvias razones en cuanto a situaciones de carácter represivo causadas por el mismo hombre, lo destacable es que cuando la calamidad flagela al ser humano desde las guerras y países enteros fueron devastados, el hambre llevaba a la muerte a poblaciones enteras y que decir cuando era el yugo del poder quien esclavizaba más se reforzaba el criterio de la ayuda mutua fundamentalmente. y allí radica el origen de la mutualidad, entre los más pobres.

Dejemos que sea el propio Kropotkin, con sus palabras quien cierre este capítulo.

“… cada vez que la humanidad tenía que elaborar una nueva organización social, adaptada a una nueva fase de su desarrollo, el genio creador del hombre siempre extraía la inspiración y los elementos para un nuevo adelanto en el camino del progreso, de la misma inclinación, eternamente viva, a la ayuda mutua.”

Y le d una vital importancia a la ayuda mutua cuando la considera fuente de inspiración porque “Todas las nuevas doctrinas morales y las nuevas religiones provienen de la misma fuente. De modo que el progreso moral del género humano, si lo consideramos desde un punto de vista amplio, constituye una extensión gradual de los principios de la ayuda mutua, desde el clan primitivo, a la nación y a la unión de pueblos, es decir, a las agrupaciones de tribus v hombres, más y más amplia, hasta que por último estos principios abarquen a toda la humanidad sin distinciones de creencias, lenguas y razas.”

Próxima entrega “La ayuda mutua en la sociedad moderna”

FOMENTO AL COOPERATIVISMO YA

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Según la Organización de las Naciones Unidas, se ha reconocido la importancia de las cooperativas como asociaciones y empresas por medio de las cuales los ciudadanos pueden mejorar eficazmente su vida y al mismo tiempo contribuir al progreso económico, social, cultural y político de la comunidad y la nación.

En este contexto, es imprescindible poner de manifiesto la importancia de las sociedades cooperativas como medio para contribuir al desarrollo sostenible, en la medida que su actividad se fundamenta en la utilización de recursos propios de cada región y por su naturaleza económico-social para la creación de nuevos empleos
.

El elemento común y esencial de las cooperativas, consiste en la asociación de personas y no de capitales, que es por su parte, el elemento distintivo de las sociedades anónimas. En la cooperativa importa el trabajo aportado, su lugar del dinero, representado por las acciones. Consecuentemente, en una cooperativa, el valor fundamental está identificado con el propio cooperativista, en contraposición a la absolutización de las utilidades
.

Las cooperativas no son un medio para que el trabajador “se explote a sí mismo”. La explotación se produce cuando la riqueza generada por el trabajo deja de pertenecerle al trabajador, pero cuando esa riqueza obtenida es distribuida proporcionalmente a los esfuerzos aportados por el mismo trabajador, entonces el concepto de explotación pierde su significado, en tanto que lo puesto en práctica es un principio de equidad, completamente ajeno al trabajo no retribuido.

Por otra parte, la cooperativa es una unidad integral que utiliza la democracia en la adopción de decisiones respecto a lo que debe hacerse, cómo debe hacerse, cómo debe distribuirse y cómo creer. Hay, por supuesto, problemas de número en la realización de asambleas y adopción de acuerdos. Sin embargo, son dificultades de método que en nada afectan el hecho de que la cooperativa es una expresión concreta de democracia económica y social. En la cooperativa lo que no es permisible es no participar. La exclusión es totalmente opuesta a su naturaleza misma.

Julio Boltvinik, citando a David Schweickart escribe que la democracia económica tiene como uno de sus componentes, “la democracia en el lugar de trabajo, que reemplaza la institución del trabajo asalariado (y donde) las empresas se conciben como comunidades, no como mercancías. El consejo de los trabajadores, órgano electo por los trabajadores (cada persona un voto), nombra a la gerencia a la que se otorga un importante grado de autonomía, con la obligación de rendir cuentas, los trabajadores no reciben un salario sino participan en las ganancias de la empresa”

Pareciera que el modelo de democracia económica propuesto por el profesor Schweickart, está inspirado en los principios básicos del cooperativismo, agregando, de acuerdo a lo escrito por Boltvinik, que “esta es una lección positiva de muchos experimentos recientes en formas alternativas de organización del lugar de trabajo. Hay miles de empresas exitosas administradas por trabajadores en todo el mundo que han sido estudiadas y, no existe ningún estudio que muestre que el modelo autoritario es superar al democrático”.

De todo ello pueden desprenderse dos grandes conclusiones: En primer lugar, las cooperativas como forma de empresa social, constituyen una alternativa de organización para el trabajo y la distribución equitativa de los bienes y servicios producidos, sin cancelar el crecimiento constante de la productividad y el empleo. Garantizan el mercado interno, evitando las crisis por sobre-endeudamiento de la población trabajadora, que al disminuir su poder de compra, acuden al crédito, que termina por volverlos insolventes.

En segundo lugar, es necesario destacar que en una sociedad democrática, sus prácticas tendrían que cubrir el conjunto de las actividades tanto económicas y sociales, como políticas y culturales.

Son compresibles las embestidas contra las empresas sociales, en particular las cooperativas, por parte de un sistema que hace de la competencia, el lucro individual, el autoritarismo y la explotación de los trabajadores, las palancas del crecimiento, para otorgar abundancia a unos cuantos mientras hunde en la pobreza y miseria a las grandes mayorías.


Por eso es importante que en Michoacán se tenga visión e imaginación para encontrar las alternativas al desarrollo del estado con opciones diferentes demostrando la posibilidad real para trabajar y existir. 

10 de noviembre de 2013

VEREDICTO 21. ¿Economía Solidaria al servicio de los pobres?

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Fabio Alberto Cortés Guavita*
Muchas veces se ha mencionado que la Economía Solidaria está al servicio de los pobres, al respecto vale la pena citar aquí la obra de Vélez y Montoya, Mutualismo, una opción para el Desarrollo, según la cual definen las tendencias antropológicas y sociológicas de lo que se entiende por pobreza.

… Ambas (las tendencias) aceptan que la pobreza es carencia real de bienes o sentimientos de carencia, pero en la teoría clásica (sociológica) se enfatiza el calificativo moral de que (sic) la pobreza es un mal, una desgracia, un ser menos y que hay que luchar para acabarla. (Velez & Montoya, 2001, pág. 16)

El contraste planteado por estos autores muestra como desde la perspectiva antropológica a la pobreza se le ve como algo existencial. “… es decir, que el carecer de bienes materiales no es ni bueno ni malo, es un simple dato que explica las experiencias vividas por las personas y que produce una manera determinada de mirar el mundo…” (Velez & Montoya, 2001, pág. 16)
Más adelante en su obra enfatizan su punto de vista en el sentido de mostrar la tendencia antropológica tiene su importancia fundamentada en: “… analizar que no todo en la pobreza es malo y que hay que evaluar las consecuencias físicas, sicológicas y sociales que producen las carencias…” (Velez & Montoya, 2001, pág. 16)

Es relevante tomar en cuenta estos conceptos porque permiten ver que los pobres realmente necesitan de alternativas específicas para afrontar como resolver esas carencias y evitar su destrucción como seres humanos, pero dentro de su propio contexto.

Al respecto, en otra oportunidades he alertado acerca de la necesidad de encontrar en lo social y solidario una alternativa para resolver el problema de la carencia de bienes materiales desde la perspectiva solidaria y he asegurado:

El neoliberalismo con su voracidad hace cada vez más difícil que los pobres resuelvan sus carencias, en el marco de su accionar que privilegia al capital por encima del ser, es por eso que la Economía Solidaria si puede ofrecer esas alternativas, con mucho más énfasis en el caso del mutualismo, que se constituye en torno a las necesidades básicas insatisfechas de los pobres y que por la esencia solidaria del modelo bien puede ser aplicado en sus dos acepciones actuales; desde la perspectiva de la social democracia que busca copar espacios dejados por el capitalismo salvaje y desde la óptica socialista que busca cambiar el modelo socioeconómico de manera radical.


Ahora, en materia de mutualismo propiamente dicho, es necesario entender la perspectiva legal en Colombia, este sub sector solidario se rige por el Decreto 1480 del año 1989. Para ver en detalle lo que es una Asociación mutualista, este decreto las define desde su naturaleza, como se vio anteriormente y esta naturaleza les permite de conformidad con el mismo decreto prestar servicios de carácter multiactivo según reza su artículo 43.

“Son prestaciones mutuales los servicios que otorguen las asociaciones mutuales para la satisfacción de necesidades de los asociados, mediante asistencia médica, farmacéutica, funeraria, subsidios, ahorro y crédito y actividades culturales, educativas, deportivas o turísticas, así como cualquier otra prestación dentro del ámbito de la seguridad social que tenga por fin la promoción y dignificación de la persona humana.” (Decreto 1480, 1989)

Una interpretación superficial estaría diciendo que estas organizaciones pueden prestar servicios en todas las ramas de la actividad socioeconómica, sin embargo el propio Estado ha discriminado dicha prestación de servicios en áreas como el trabajo asociado, al decir de Vélez y Montoya en su obra al criticar la falta de legislación oportuna para el mutualismo y el accionar de los entes gubernamentales.

Y por no existir para las mutuales una norma expresa se les ha impedido crear mutuales para el trabajo, como ocurrió en 1999 cuando el Dancoop (hoy Organizaciones Solidarias) de Medellín negó la personería jurídica a una mutual para el empleo… aduciendo que el empleo no hace parte de la seguridad social, explicación bastante forzada y con poca lógica, que por principio niega el concepto del acto solidario… (Velez & Montoya, 2001, pág. 170)

Estos temas no deberían generar controversia por el contrario cuando la legislación dice que los servicios del mutualismo se pueden prestar en el ámbito de la seguridad social en Colombia y se asegura que dicha seguridad social tiene por fin la promoción y dignificación de la persona, no podemos creer que exista sector vedado para la prestación de servicios en beneficio de las personas más desprotegidas y olvidadas del Estado, precisamente y con mayor énfasis en esas áreas de alta sensibilidad como lo son las de la seguridad social para atender las necesidades básicas insatisfechas del ser humano.

Una síntesis de los diferentes autores estudiados lleva a ver los principales aspectos del mutualismo desde la perspectiva conceptual. La ayuda mutua es un término que describe la cooperación, la reciprocidad y el trabajo en equipo, significa el intercambio solidario y voluntario de recursos, habilidades y servicios por un beneficio mutuo entre las partes. El apoyo mutuo busca que el objeto de la cooperación sea beneficiar a los individuos que se ayudan entre sí para hacer frente y superar los riesgos eventuales satisfaciendo las necesidades básicas de los seres humanos.

La ayuda muta es entonces la capacidad de actuación unitaria de los miembros de una colectividad o grupo social. Término que denota un alto grado de integración y estabilidad interna, es la adhesión ilimitada y total a una causa, situación o circunstancia, que implica asumir y compartir por ella beneficios y riesgos: eso es Solidaridad.

Ya desde el punto de vista organizacional y legal una Asociación Mutual es una persona jurídica de Derecho Privado, sin ánimo de lucro, constituida libremente por personas naturales y jurídicas inspiradas en la ayuda mutua y la solidaridad, regida por el Decreto Ley 1480 de 1989 y las disposiciones del Derecho Colombiano, los principios mutualistas, el estatuto y los reglamentos.

La base de la Asociación Mutual son sus asociados, es decir, las personas naturales o jurídicas previstas por la Ley, que cumplan con las condiciones y requisitos que señala el Estatuto y que adquieren su calidad de asociados quienes estén debidamente inscritos en el registro social. Se entenderá adquirida la calidad de asociado, a partir de la fecha en que el interesado sea aceptado por la Junta Directiva.

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES