17 de julio de 2013

CAPÍTULO 12. PLAN ESTRATÉGICO: “Factores político-sociales” GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
La Guía de empresas de Economía solidaria  a tomado UN ESTUDIO DE CASO de una de las entidades mutuales de Bogotá afiliada a la Confederación de la Mutualidad Colombina. COLOMBIAMUTUAL a través del cual se realiza un Plan Estratégico, recomendamos su colección teniendo en cuenta la numeración continuada del PLAN.
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita *
Desplazados por la violencia en una protesta en Bogotá. 2010

1.1.1.2. FACTORES POLÍTICO-SOCIALES. Son el conjunto de lineamientos de carácter general que se estima permitirán la conservación y el manejo dentro de unos parámetros que establecen las relaciones para la producción y distribución de la riqueza, los derechos y deberes de los individuos en la sociedad.

La seguridad democrática puede ser eficaz para combatir a la guerrilla y propiciar la confianza inversionista para traer grandes capitales al país, pero no son suficientes para lograr lo que Uribe denomina vagamente “cohesión social”. Los inaceptables índices de pobreza y desigualdad que caracterizan a la sociedad colombiana constituyen, cuando menos, uno de los ingredientes básicos que generan la violencia y la criminalidad que tanto le gusta combatir al gobierno. 

DESPLAZAMIENTO. La población desplazada que se asienta en Bogotá, asciende a 558.140 personas, agrupadas en 111.628 familias con un promedio de 5 miembros, donde un poco más de la mitad corresponde al género femenino.

Caracterización Socioeconómica de la Población Desplazada Grupos Etareos de la Población Desplazada según Género.  La composición de la población desplazada que se asienta en Bogotá es mayoritariamente femenina (51%). En las familias, la jefatura en un 52% está a cargo de la mujer. Esto indica la gran responsabilidad que cumple la mujer en la asunción del fenómeno del desplazamiento y llama la   atención respecto a la dimensión de género que debe incorporarse en la política de atención.   Con relación a la agrupación por edades, la población desplazada en su mayoría, tanto como en género masculino (27,8%) y femenino (26,3%), se concentra en los grupos etareos menores de 10  años y jóvenes hasta de 20 años.

Estructura de la familia según número de Integrantes, en general, las familias desplazadas se caracterizan por contar entre 4 y 5 hijos en su estructura. Sin embargo, el tipo de familia predominante es la nucleada con un promedio entre 2 y 4 hijos. Por su parte, en las familias ampliadas y extensas los parentescos predominantes son abuelos, tíos y otros  parientes.  Un asunto crucial para las posibilidades de reasentamiento de la población desplazada se relaciona  con su ocupación. Las mujeres, población mayoritaria, desarrollan actividades predominantemente  relacionadas con el estudio (25,3%) y los oficios del hogar (22,3%), excluyendo los menores de edad  (17,2%).

Entre el grupo de mujeres que se encuentra trabajando (14,1%), las posiciones ocupacionales más representativas corresponden a empleada/obrera particular (50%) y trabajadora  independiente (31%), en las ramas de actividad económica de servicios y comercio.

Por su parte, los hombres, excluyendo a los menores de edad (19,3%), desarrollan actividades básicamente relacionadas con el estudio (26,7%), y en busca de trabajo (21,6%). Entre los que se  encuentran trabajando (21,1%), la posición ocupacional predominante es la de empleado/obrero  particular (83%), la cual desempeñan en las ramas de actividad de servicios, construcción y comercio.

Respecto a la seguridad social, el 19% de la población se encuentra desprotegida, en tanto que en  los afiliados, predomina el régimen subsidiado (57%) y vinculado. Llama la atención las dificultades   alimentarías de esta población, cuyas fuentes de provisión de alimentos son compra, donación, trueque y recolección. Igualmente, solo el 67% puede garantizarse las tres comidas diarias.

VIOLENCIA GENERAL. La idea que relaciona los niveles de violencia con la situación económica y social del país, advierte Mauricio Rubio, “ha sido el conductor más importante de las políticas estatales en materia de violencia, incluyendo los actuales esfuerzos por lograr la paz”[i] 

En el lenguaje académico que permeó el   discurso político, esta idea se conoce como las “causas objetivas” de la violencia. Con ella quiere expresarse que la violencia tiene un origen estructural en: la pobreza, la  desigualad económica, la falta de oportunidades – sociales, políticas o económicas -, ofrecidas por el sistema 

Publicar un comentario en la entrada

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES