21 de julio de 2013

19. LA DOCTRINA EN EL DESARROLLO DEL MUTUALISMO COLOMBIANO.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Décima novena entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*
Se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.

En esta parte que iniciamos hoy en este ensayo trataremos el tema del marco encontrado según el cual hay unos factores i
nternos que inciden directamente en el desarrollo del mutualismo colombiano, se realiza un análisis de los factores intrínsecos del acontecer mutualista y de sus organizaciones, con variables como el liderazgo, el fomento gubernamental, la crisis doctrinaria y otros aspectos fundamentales para la favorabilidad o no de un modelo social que puede ser alternativa solidaria.

Para entender esos tópicos se va a hacer referencia en esta parte a una clasificación de los factores más relevantes tratados desde la óptica que se pretende mostrar en este estudio: la de detectar los factores que inciden directa e indirectamente para que el mutualismo colombiano sea alternativa frente a los problemas de los más pobres.

Estos  son algunos de los aspectos más interesantes del estudio realizado directamente en asociaciones mutuales de la ciudad de Bogotá, Medellín, Pereira y otros municipios de Colombia, trabajo realizado por el sistema de acción participación con más 50 organizaciones mutualistas en el periodo comprendido entre los años 2000 a 2005.

Se extractan de esta obra conceptos de manera clasificada frente a temas recurrentes que son los que no han permitido un desarrollo del mutualismo por lo menos similar al de otros segmentos de la Economía Solidaria como el cooperativismo o al crecimiento que ha tenido en países como Argentina, en primer término hacemos referencia a la doctrina mutualista.

1. LA DOCTRINA MUTUALISTA

La doctrina como se vio en el los inicios de este estudio es la esencia, la razón de ser, algo que guía y orienta un movimiento como el mutualista cuando existe la comprensión de la misma y se entienden los valores y principios como su derrotero a seguir. Si bien hay una serie de conceptos en torno a si se pertenece a la llamada Economía Solidaria, a la economía social o si se trata del tercer sector de la economía, lo relevante es que se cuenta con una doctrina más o menos definida y que se enmarca en que el ser humano está por encima del capital, con unos criterios definidos de democracia participativa y representativa, con una orientación en torno a la autonomía de gestión independiente de los poderes públicos, un manejo de excedentes hacia los asociados; ya sea en dinero como en las cooperativas o en servicios como en las mutuales y con una definida vocación de servicio a la comunidad.

El asunto es entonces si hay una difusión de tales valores doctrinales o no en la comunidad y en la dirigencia del mutualismo, será acaso que la capacitación que recibe la dirigencia y la base mutualista tienen la posibilidad y el acceso a una verdadera formación doctrinaria, veamos lo que detectó el estudio:

En la mayoría de las entidades visitadas y en el dialogo sostenido con dirigentes de mutuales de barrio, en Bogotá fundamentalmente, se encuentra que no hay una concepción clara de lo que es la doctrina mutualista, no se sabe realmente que es el mutualismo y se ha tomado la caridad y el asistencialismo como esencia del trabajo, no se acepta que las mutuales son empresas y como tal se deben a su objeto social y a desarrollar actividades económicas que les permitan unos ingresos para resolver las necesidades de sus asociados.

Menos aún, se comprende acerca de si la riqueza es un fin o un medio para encontrar la satisfacción a sus necesidades, no hay una comprensión del modelo que debe desarrollarse como guía real de la libertad del ser a través del uso de los bienes materiales para el crecimiento y el bienestar espiritual. Se confunde de manera taxativa el criterio de “sin ánimo de lucro” con el de no percibir ingresos, o como la esencia de que los negocios en si están en contraposición con lo que ellos consideran enemigo de las doctrinas mutualistas. De otro lado no se encuentran dirigentes que entiendan el concepto de doctrina, menos aún de lo que son los principios y los valores mutualistas, no se va entonces a dar aplicación a tales elementos que son la esencia de la doctrina y por ende la base de todo el trabajo mutualista.

Los valores se confunden en las entidades que más que prestadoras de servicios se han convertido en “clubes” privados de un pequeño grupo del barrio donde tienen su sede y no entienden el paso del cambio y que las épocas pasadas deben dar cabida a un futuro en el cual es necesario entender que las Mutuales son Empresas como lo plantea la ley 454 de 1997.

La doctrina indiscutiblemente debe estar consignada en los principios legales, es decir, si la legislación no recoge la doctrina como esencia, los principios como orientadores, muy poco se podrá esperar de la sociedad que al desconocer tales principios, tales valores, tal doctrina, la va a asimilar como propia si se desorienta y confunde.

Es necesario ver como el cooperativismo cuenta con una declaración universal de principios y la economía social en Europa tiene otro tanto. La AIM cuenta con una declaración de principios y el mutualismo en América cuenta con declaraciones nacionales sin unificar conceptos. Vale aquí resaltar la propuesta presentada por el autor de este ensayo, hecha a la Organización de Entidades Mutuales de América en su asamblea celebrada en la ciudad de Santiago, en Chile en el mes de abril de 2006 en el sentido de crear un observatorio de los principios mutualistas de América para iniciar bajo la responsabilidad propia una investigación para en un año en la Asamblea a celebrase en Bogotá Colombia según lo aprobara la misma asamblea realizar un evento especializado en Doctrina mutualista, y que fue recogido en el acta así:

“Colombia: El Sr. Fabio A. Cortés Guavita… propone la creación del Observatorio de la Doctrina Mutualista, consistente en una investigación de la documentación existente al respecto, en cada uno de los países de América. El objeto de la misma sería detectar diferencias y analogías, a fin de unificar criterios en cuanto a principios y valores mutualistas; permitiendo la redacción de un documento que unifique la doctrina mutualista. A tal efecto, el Sr. Cortés Guavita se ofrece a encabezar el mencionado proyecto. Puesto a consideración, se da por aprobado”. (OEMSUR, 2006)

Desafortunadamente esta organización traicionando sus propios principios abortó todo el proyecto y no se permitió llevar a cabo esta iniciativa tan importante para el mutualismo americano y con acusaciones temerarias de los enemigos del mutualismo colombiano y secundado por algunos de los directivos argentinos de OEMSUR se llegó a expulsar a Colombia del seno de la organización americana con la acusación de ser una organización comunista, sin detenerse a ver el tremendo peligro en que pusieron la vida de nuestros dirigentes pues esa acusación en Colombia por esos años era sinónimo de muerte a manos de las organizaciones paramilitares alentadas desde el propio estado, donde se llegó a afirmar en estudios serios de más de 350 mil muerto en nuestro país durante los dos gobiernos del señor Uribe. De otro lado no dieron lugar a la más mínima defensa de conformidad con los propios estatutos de la entidad y desconociendo la pluralidad de pensamiento que siempre se enuncia pero que jamás se cumple.

¿Será acaso que los “dirigentes” de OEMSUR, especialmente los argentinos no saben que el mutualismo nace del pensamiento de los anarquistas Proudhon, Kropotkin y de los socialistas utópicos?

Queda una nueva iniciativa en el sentido de lo planteado al I Congreso Panamericano de Mutualismo realizada el año 2008 en la ciudad de Buenos Aires. Estamos trabajando en COLOMBIAMUTUAL a partir de la publicación de la obra Reinventando el Mutualismo Colombiano para que en el año 2009 y realizamos en Colombia el 1er Foro Internacional de la Mutualidad Latinoamericana y del Caribe con participación de 5 países en el cual se planteó la situación doctrinaria desde la pregunta ¿Será el la economía solidaria apéndice o alternativa del capitalismo, llegando a una Hipótesis de conclusión del evento según la cual somos un apéndice desde varias perspectivas, tanto sociológicas como económicas y doctrinarias. Para este 2013 realizaremos un 2° foro para seguir ahondando en esta investigación.

Necesidad de reinventar, es la conclusión a la que se llega luego de reunir experiencias y opiniones, escritos y tratados, vivencias y conceptos; todo acerca de las diferentes teorías del cambio y sus aplicaciones exitosas o no, aceptadas en todo o en parte, en fin la reinvención es la única salida que le queda a las organizaciones si quieren alcanzar el éxito, no como una opción, sino como una necesidad imperiosa.

Desarrollar toda una teoría acerca del rol que deben jugar los valores y los principios como esencia de la doctrina empresarial, en este caso la del mutualismo cuando el estudio nos ha llevado a entender que la crisis del mutualismo es tal, que debe ser reinventado y no cambiado.


La crisis de valores ha llevado al Ser y a las Organizaciones a entender que no deben seguir intentando cambiar la realidad, los hechos y la historia del Ser como protagonista y líder de las organizaciones, menos aún pretender cambiar estos aspectos en la historia y práctica de la administración como vehículo de dirección y estructuración de las Organizaciones. El nuevo rol de esos seres es la polivalencia Ética y Moral para REINVENTARLO TODO, crear lo inexistente, gestionar lo irreal: Darle vida a la UTOPÍA. 

Próxima entrega "LA EMPRESARIALIDAD MUTUALISTA COLOMBIANA"
*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA 
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL 
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER 
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Publicar un comentario

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES