26 de julio de 2013

GRUPO DE SALUD PREVENTIVA CON AYUDA MUTUA

GRUPO SOLDEAMERICA EN FACEBOOK

GRUPO MUTUALISTAS DEL MUNDO

GRUPO AMIGOS DE BANCAMUTUAL COLOMBIANA

GRUPO AMIGOS DEL COOPERATIVISMO

GRUPO EDUCATIVO FUNGESTAR

https://www.facebook.com/groups/fungestar/

Siga aquí el grupo EDUCATIVO FUNGESTAR

25 de julio de 2013

INCLUSIÓN SOCIAL: ¿UNA MODA MÁS?

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
 AUTOR: FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA *


 Para algunos es una “nueva moda” hablar de la exclusión social; haciendo referencia a la “nueva pobreza”. Es necesario sacarlo de tal contexto para dimensionarlo en la realidad, la de la pobreza de América latina, ¿exclusión de qué?, ¿de dónde?, la respuesta es sencilla: excluidos de todo, pero, ojalá no del todo.

En principio veamos cuales son los ámbitos de los cuales está excluida la gran mayoría de habitantes de nuestra Colombia y del entorno latinoamericano. Falta de oportunidades de trabajo, el desempleo rampante por encima del 14 % así el Dane pontifique en sus cifras “acomodadas” y meta en una sola bolsa estadística a los desempleados y subempleados y pretenda confundir a la opinión pública con el cuento de la informalidad a medias, el decir, que quien se encuentra en un semáforo vendiendo golosinas es un nuevo empleado. Exclusión del crédito para la gran mayoría que no puede acceder tan siquiera a una cuenta de ahorro en la cual sus pequeños ahorros se diluyen en el pago de “servicios” electrónicos y que el usuario pobre no usa, Excluidos de la seguridad alimentaria.

Es necesario tener suficientemente claras las diferencias existentes entre los conceptos: la exclusión social intenta ampliar el marco de discusión y pasar de la consideración de la pobreza como algo que tiene que solucionarse a partir de mecanismos como el aumento de la renta o simplemente en un marco de herramientas de carácter redistributivo.

El intento de la nueva concepción está íntimamente ligado a un entender de lo relacional y que si bien la pobreza depende de unos recursos materiales, la inclusión es más una falta de oportunidades tanto personales, como económicas, sociales, políticas etc.

No vamos a entrar en el análisis de la diversidad de definiciones existentes en torno a la exclusión, simplemente pretendemos mostrar el proceso a través del cual a los pobres no se les permite hacer parte de los bienes que satisfacen las necesidades básicas del ser humano y se busca que éste ser sea gestor de su propio destino a través del empoderamiento, de la comprensión de los derechos naturales para la supervivencia digna, no se trata de resolver el problema generando subempleo y empleo mal remunerado, como ha sido la constante en los últimos años gracias a la desrregularización laboral y a las medidas que hacen boga en un gobierno inmerso en sus propios desvaríos en torno a temas tan álgidos como el de pretender una seguridad a punta de fuerza, cuando está sobradamente demostrado que el ser humano no está dado para la represión y por el contrario siempre están en búsqueda de la libertad.

Esa libertad debe reflejarse entonces en la posibilidad incluyente de ser parte de la solución de sus necesidad con el debido acompañamiento del estado, el cual a través de políticas publicas debe reconocer ese poder del ser; empoderar no es darle poder a nadie es reconocer que ese poder lo tiene el ser per se.

La gran relevancia está dada por el derechos a la participación, o lo que otros llaman la democracia participativa real en los procesos a través del cuales se tiene control sobre las iniciativas, decisiones y recursos que afectan a la vida social, política y económica, evitando así el énfasis en lo individual (pobreza como patología o enfermedad), para poner el acento en lo social.

Si exclusión es estar fuera de, hay que luchar por la inclusión, es decir, están dentro de. Trabajo, ingreso digno, seguridad alimentaria, ahorro y crédito, medio ambiente, comercio justo, turismo alternativo, vivienda y todo aquello que le ha sido negado debe conquistarse desde el empoderamiento.

Los enfoques de “comprensión" del problema que enmarcan la salida desde la óptica asistencialista son los principales enemigos del empoderar a los pobres ya que les coacta el derecho a hacer parte de la solución y le engaña haciéndole creer que siempre “tiene” que haber alguien dispuesto a solucionarle el problema del momento.

Es necesario entonces decir que las entidades solidarias y populares que deseen aportar a una nueva realidad y al apoyote una verdadera inclusión deberán tener en cuenta criterios planteados, en esta ocasión por esos documentos que nos envían nuestros amigos y que muchas veces no tienen autor y por tanto no podemos agradecer su valor; de allí tomamos los siguientes conceptos de lo que debe ser Buenas Prácticas para la Inclusión y lo que, en mi entender deben ser los puntos a tener en cuenta en la realización de proyectos que busquen coadyuvar la inclusión de los pobres en cualesquiera de los países de nuestra Américalatina, veamos cuales son eso puntos:
El concepto de buenas prácticas se utiliza en una amplia variedad de contextos para referirse a las formas óptimas de ejecutar un proceso, que pueden servir de modelo para otras organizaciones.

La búsqueda de buenas prácticas se relaciona directamente con los actuales planteamientos sobre los criterios de calidad de la intervención social, que abarcan no sólo la gestión y los procedimientos, sino fundamentalmente la satisfacción de las necesidades de las personas afectadas, la superación de su problemática de exclusión social.

Es bastante frecuente que existan barreras o dificultades para la detección y transferencia de buenas prácticas entre organizaciones. Estos problemas pueden deberse al desconocimiento, a la falta de sistematización del saber, a la desconfianza en la información o simplemente a la consideración de que estas transferencias carecen de utilidad.

Para vencer estos prejuicios u obstáculos, es necesario contar con un vocabulario común y coherente para todos, que permita expresar y compartir los procesos experimentados. Pero, fundamentalmente, las prácticas tienen que poder demostrarse; es necesario que se reúna la información en los “recipientes” adecuados para conseguir su utilización.

De ahí se deriva la preocupación por establecer criterios comunes para la detección y selección de buenas prácticas.

CRITERIOS PARA LA DETECCIÓN Y SELECCIÓN DE BUENAS PRÁCTICAS EN LA INCLUSIÓN SOCIAL

1. Produce un impacto social positivo, medible y prolongado en el tiempo
2. Su impacto da lugar a cambios en el marco legislativo
3. Da lugar a la participación de las propias personas afectadas
4. Promueve habilidades y capacidades de los participantes
5. Da lugar a la creación y el fortalecimiento de vínculos comunitarios
6. Favorece la participación de voluntarios en el proyecto
7. Se ha tenido en cuenta la perspectiva de género
8. Reduce los factores de vulnerabilidad derivados de la situación de género
9. Da lugar al cuestionamiento de enfoques tradicionales de intervención frente a la exclusión social y las salidas posibles
10. Promueve la Independencia de criterios y orientación del proyecto con respecto a las fuentes de financiación
11. Estimula la Innovación y optimización en el aprovechamiento de los recursos
12. Hace primar los objetivos cualitativos sobre los cuantitativos
13. Plantea un enfoque multidimensional y/o interdisciplinario
14. Diseña respuestas específicas para necesidades particulares
15. Aprovecha eficazmente los recursos existentes
16. Evalúa el impacto de su intervención sobre los beneficiarios a largo plazo
17. Dispone de mecanismos que aseguran la estabilidad de proyectos en marcha así como su financiación.
18. La acción, iniciativa o proyecto o algunos de sus elementos, sirven como modelo para otras organizaciones
19. Promueve la implicación al máximo de agentes (departamentos, áreas, entidades, instituciones, etc.)

20. Lleva a cabo una gestión clara y transparente de los recursos en general

24 de julio de 2013

20. La Innovación. valor para conducir la travesía del líder polivalente

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Veinteava entrega de la obra ACCIÓN DEL LÍDER POLIVALENTE. 
Autor. FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA * 
Un valor más para conducir la travesía es la innovación. Se puede afirmar que la innovación es la base del desarrollo de los grandes cambios, ejemplo de ellos el acelerado e irrefutable cambio tecnológico de las comunicaciones, indiferente que el esquema inicial de comunicación sigue siendo el mismo, emisor, receptor, medio, mensaje etc., lo que sí se puede aseverar sin temor a la equivocación, es que ese desarrollo no es más que la extensión del cerebro humano, la herramienta creada por el ser, por los líderes Polivalentes para afrontar el cambio.

Desde esa perspectiva la innovación no  puede ser simplemente la opción del líder y su organización, no señor, es la obligación del diario devenir, menos aún se puede permitir que se imponga la innovación como el privilegio de unos pocos, no, es una condición de todos y por tanto se debe entrenar en la innovación, cómo, a través de estímulos, de premios, de contratar talento humano innovador, de tener una metodología para la innovación que bien puede iniciarse con la observación de lo que hacen los demás dentro y fuera del contexto en el cual se desenvuelve el líder o la organización.

Ahora bien. No se trata de observar para copiar, se trata de observar para desarrollar la capacidad innata del ser, la innovación es pues una forma de creatividad desarrollada en los procesos y en la tecnología, vista esta última como la forma de hacer las cosas. (TECNOLOGÍA La forma en que la organización convierte insumos en bienes o servicios) Porque no ver lo que hacen  en otras partes del mundo o en ortos segmentos de mercado diferente a los cuales se esta actuando y hacer uso de la sana emulación entre sectores disimiles, aprovechando la diversidad como origen y causa de la innovación.

El reconocimiento del poder de la gente, el empoderamiento en la generación de ideas innovadoras es la clave para el crecimiento, tanto de la persona como de la empresa. El estímulo a las ideas innovadoras debe llevar consigo el no castigo al error, al fracaso, por el contrario se debe estimular el error para que se adquiera la experiencia de y el ser pueda así aportar al máximo se capacidad innovadora. Es necesario que el líder "gerencie" la innovación, es decir que no se quede solamente en entenderla sino que gestione la forma de desarrollarla, poner a funcionar procesos innovadores será la tarea del líder si quiere entender que el talento humano es la única oportunidad de innovar.

Desde otra perspectiva se puede ver al ser innovador como el ser Polivalente, aquel que tiene multihabilidades y está lleno de conocimiento porque será bienaventurado y dichos aquel que pose el don de la Polivalencia porque nunca pasará penurias frente al empleo, siempre estará ocupado y su sabiduría no le permitirá conocer la obsolescencia.


El ser Polivalente innovador tendrá un conocimiento del todo y su experticia la aplicara en las partes que requieran de su intervención, esta característica hace del talento humano el motor del emprendimiento, de esa cualidad que le permitirá alcanzar el éxito.

Próxima entrega: "Valores para Vencer en la Travesía"

23 de julio de 2013

Editorial. LA SALUD PREVENTIVA EN LA ASOCIACIÓN BANCAMUTUAL COLOMBIANA

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
Por Fabio Alberto Cortés Guavita*


Retomando  nuestro tema de la salud preventiva a través de una asociación mutual y si la legislación lo permite o no y más allá cuales sería esos servicios a prestar a sus asociados vamos ver lo siguiente:

El decreto 1480 de 1979 en Colombia nos habla de manera general de la prestación de servicios “mediante asistencia médica” con posterioridad la salud en Colombia ha venido siendo “reglamentada” en beneficio de la privatización y creación de entidades prestadoras de servicios y otras que lo que han hecho es enriquecerse a costa de NO PRESTAR los servicios, pero bueno ese es tema de otros escritos míos ya publicados. Centrémonos a ver lo “preventivo” veamos una definición del trabajo en nuestra Asociación BANCAMUTUAL Colombiana.

“Entendemos la prevención como la acción y efecto de prevenir (preparar con anticipación lo necesario para un fin, anticiparse a una dificultad, prever un daño, avisar a alguien de algo). En esa perspectiva la prevención es la disposición que se hace de forma anticipada para minimizar un riesgo”.

Y concretando el tema de la salud preventiva vemos que su objetivo de prevenir es lograr que un perjuicio eventual no se concrete. Retomando refranes populares como “más vale prevenir que curar” o “mejor prevenir que curar”, lo anterior quiere decir entonces que si una persona toma prevenciones para evitar enfermedades, minimizará la siniestralidad de tener problemas de salud. Por lo tanto, es mejor invertir en prevención que en un tratamiento paliativo.

Ahora bien, en nuestro portafolio de servicios tenemos esa prevención en salud, de un lado con conferencias acera de la necesidad de prevenir desde la alimentación, nuestra cultura alimentaria esta provista de harinas, azucares y una inmensa cantidad de productos que no son propiamente benéficos para la salud, desde esa perspectiva iniciamos nuestro trabajo, es pues, el primer paso hacia la implementación de un  modelo de prevención en salud.

Un segundo aspecto es tener, es el de brindarle a los asociados una serie de productos probados científicamente y con testimonios de miles de personas según los cuales esos productos que vamos a poner a disposición de los asociados y sus grupos familiares como beneficiarios que son dentro de la organización mutualista sea un complemento o un suplemento del proceso alimenticio sano y natural.

Es decir, vamos a brindar la oportunidad de tener una nutrición perfecta con productos de excelente calidad, regeneradores celulares, revitalizadores de energía, oxigenadores del cerebro, controladores del peso ideal, purificadores y bueno ya veremos ese portafolio de productos que permitirá desarrollar los secretos para una excelente salud como son: Nutrición balanceada, ejercicio, buen dormir tranquilidad y consumo de productos naturales, bueno una verdadera solución a los problemas de salud desde la prevención.

Ahora bien, un tercer aspecto complementario de mucha importancia, partiendo de nuestro principio fundamental “LA AYUDA MUTUA”, prestar servicios de salud es desarrollar ese principio de ayudar a los demás desde una estructura organizacional, pero tengamos en cuenta que  esa ayuda también debe ser orientada a la posibilidad de mejorar los recursos económicos de los asociados y sus familias.

Desde esa perspectiva se brinda la oportunidad a asociados y familiares de tener su propio negocio, y aquí retomamos un tema ya tratado en ocasiones anteriores “La Ayuda Mutua del siglo XXI” la cual se desarrolla a través de la técnica de mercadeo social más importante del mundo. EL MULTINIVEL

Pero no cualquier multinivel, no, nuestros asociados tienen la posibilidad de participar de una oportunidad de negocio única, con una empresa 100% colombiana, con unos excelentes productos naturales y con un sistema de ingresos residuales que le garantice a socio y a su familia mejoras sus ingresos de manera exponencial.


En nuestra próxima entrega hablaremos de la empresa aliada con la cual vamos  desarrollar nuestra estrategia de AYUDA MUTUA PARA LA SALUD PREVENTIVA. 


* Gerente de la Asociación BANCAMUTUAL Colombiana

CAPÍTULO 13. PLAN ESTRATÉGICO: “Factores Legislativos” GUÍA DE ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com
La Guía de empresas de Economía solidaria  a tomado UN ESTUDIO DE CASO de una de las entidades mutuales de Bogotá afiliada a la Confederación de la Mutualidad Colombina. COLOMBIAMUTUAL a través del cual se realiza un Plan Estratégico, recomendamos su colección teniendo en cuenta la numeración continuada del PLAN.
Autor Fabio Alberto Cortés Guavita *
1.1.1.3. FACTORES LEGISLATIVOS. Constituida por leyes, decretos y demás normas que buscan el adecuado comportamiento de los individuos en la sociedad, estructuran, limitan y confieren determinados derechos en el marco de la regulación de la vida de los negocios y marcan las pautas de lo permitido o no a cada uno de los actores empresariales, se ve en particular lo relacionado con los servicios de la entidad.

SECTOR MUTUALISTA. En materia de mutualismo propiamente dicho, es necesario entender la perspectiva legal en Colombia, este sub sector solidario se rige por el Decreto 1480 del año 1989. Para ver en detalle lo que es una Asociación mutualista, este decreto las define desde su naturaleza y esta naturaleza les permite de conformidad con el mismo decreto prestar servicios de carácter multiactivo según reza su artículo 43.

“Son prestaciones mutuales los servicios que otorguen las asociaciones mutuales para la satisfacción de necesidades de los asociados, mediante asistencia médica, farmacéutica, funeraria, subsidios, ahorro y crédito y actividades culturales, educativas, deportivas o turísticas, así como cualquier otra prestación dentro del ámbito de la seguridad social que tenga por fin la promoción y dignificación de la persona humana.” (Decreto 1480, 1989)  El subrayado es nuestro.
Una interpretación superficial estaría diciendo que estas organizaciones pueden prestar servicios en todas las ramas de la actividad socioeconómica, sin embargo el propio Estado ha discriminado dicha prestación de servicios en áreas como el trabajo asociado, al decir de Vélez y Montoya en su obra al criticar la falta de legislación oportuna para el mutualismo y el accionar de los entes gubernamentales.

“… por no existir para las mutuales una norma expresa se les ha impedido crear mutuales para el trabajo, como ocurrió en 1999 cuando el Dancoop (hoy Dansocial) de Medellín negó la personería jurídica a una mutual para el empleo…” aduciendo que el empleo no hace parte de la seguridad social, explicación bastante forzada y con poca lógica, que por principio niega el concepto del acto solidario… (Vélez & Montoya, 2001, pág. 170)

Cuando la legislación dice que los servicios del mutualismo se pueden prestar en el ámbito de la seguridad social en Colombia y se asegura que dicha seguridad social tenga por fin la promoción y dignificación de la persona, no podemos creer que exista sector vedado para la prestación de servicios en beneficio de las personas más desprotegidas y olvidadas del Estado, precisamente y con mayor énfasis en esas áreas de alta sensibilidad como lo son las de la seguridad social para atender las necesidades básicas insatisfechas del ser humano.

Ya desde el punto de vista organizacional y legal una Asociación Mutual es una persona jurídica de Derecho Privado, sin ánimo de lucro, constituida libremente por personas naturales y jurídicas inspiradas en la ayuda mutua y la solidaridad, regida por el Decreto Ley 1480 de 1989 y las disposiciones del Derecho Colombiano, los principios mutualistas, el estatuto y los reglamentos.

Otro aspecto relevante es que en Colombia el mutualismo nació y se desarrolló sin una legislación que lo reglamentara y le diera vida jurídica, solamente hasta el año 1988 la Ley 79 le da un “oculto” reconocimiento pues esta es la Ley marco del cooperativismo. De allí se despendio el Decreto 1480 de 1989 en el cual se dejaron plasmados unos principios que son más una copia del cooperativismo que la esencia del mutualismo:

Artículo 3. Características. Toda Asociación Mutual debe reunir las siguientes características:

Que funcione de conformidad con los principios de autonomía, adhesión voluntaria, participación democrática, neutralidad política, religiosa, ideológica y racial, solidaridad, ayuda mutua e integración.
Que establezca contribuciones económicas a sus asociados para la prestación de los servicios.
Que el patrimonio y el número de asociados sea variable e ilimitado.
Que realice permanentemente actividades de educación mutual.
Que garantice la igualdad de derechos y obligaciones de los asociados.
Que establezca la no devolución de las contribuciones de los asociados y la irrepartibilidad del remanente patrimonial en caso de liquidación.
Que su duración sea indefinida.
Que promueva la participación e integración con otras entidades que tengan por fin promover el desarrollo integral del hombre. (Decreto 1481, 1989)

Desde la perspectiva del ahorro y el crédito las Mutuales en Colombia son las únicas entidades que pueden prestar estos servicios sin los grandes capitales exigidos por la legislación a las entidades bancarias y financieras, entre ellas las cooperativas a quienes se les exige para su creación contar con un capital cercano a los mil millones de pesos, las Mutuales están privilegiadas en este sentido al regirse como lo hemos anotado por el Decreto 1481 y por las normas de la Supersolidaria, las cuales marcan pautas de compartimento, de majeo responsable de la liquidez etc.

Las Asociaciones mutuales en Colombia de conformidad con legislación vigente (Decreto 1480) puedan recibir ahorro en las diferentes modalidades, a la vista, contractual etc., además hacer créditos de emprendimiento, de consumo y comerciales a todos sus asociados y de manera particular pueden hacer créditos a grupos solidarios tomando la experiencia del Banco de los pobres.

SERVICIO EXEQUIAL. En reciente fallo de la Corte Constitucional declaro: “la distinción entre servicios funerarios y seguros exequiales no vulnera los derechos de los consumidores, ni la libertad de empresa e igualdad entre los empresarios, ni el principio de confianza legítima”

Declarando exequible el artículo 86 de la LEY 1328 DE 2009 (julio 15)  Por la cual se dictan normas en materia financiera, de seguros, del mercado de valores y otras disposiciones y que específicamente dice: ARTÍCULO 86. Adicionase un inciso 2o y un parágrafo 3o al artículo 111 de la Ley 795 de 2003, los cuales quedarán así: Las entidades de carácter cooperativo o mutual, las entidades sin ánimo de lucro y las sociedades comerciales, con excepción de las empresas aseguradoras, podrán prestar directamente y en especie este tipo de servicios, independientemente de que las cuotas canceladas cubran o no el valor de los servicios recibidos, cualquiera sea la forma jurídica que se adopte en la que se contengan las obligaciones entre las partes”

El sustento legal lo plasma de manera concreta al afirmar: “… reitera y precisa las diferencias existentes entre el seguro funerario y los servicios exequiales y deja inmodificable la disposición legal existente en el sentido de que los segundos no constituyen actividad aseguradora, cualquiera sea su modalidad de contratación y pago. Indica las personas que pueden ofertar la prestación de servicios funerarios, a saber: las entidades de carácter de carácter cooperativo o mutual, las entidades sin ánimo de lucro y las sociedades comerciales y prohíbe a las aseguradoras ofrecer la prestación de los servicios funerarios”

Finalmente: “La Corte encontró que si bien es cierto que en los términos de la norma acusada el consumidor no podrá contratar en adelante, un seguro exequial indemnizable en especie, también lo es que contara con dos opciones válidas y asimilables: o bien contratar un seguro exequial indemnizable en dinero o suscribir un contrato funerario con una entidad de carácter cooperativo, (o mutual) sin ánimo de lucro o una sociedad comercial” El subrayado es nuestro.

SISTEMAS DE SALUD. El caos es total en los servicios de salud en nuestro país, tanto que los mismos sectores gobiernistas reclaman medidas de fondo, las cuales pasan por volver a tener un Ministerio de Salud, el cual desapareció con el actual gobierno pasando a recibir un tratamiento de segunda dentro del ministerio de la Protección Social, el cual no deja de ser un rimbombante nombre, nada más.

En marzo de 2006 un niño de 11 años murió en la ciudad de Barranquilla tras realizar una verdadera odisea por todos los hospitales sin encontrar atención, por el hecho de no contar con un determinado número de semanas de cotización; al respecto editorializó el principal diario del país, afín al gobierno, El Tiempo dijo:

"La infame muere de Johan pone al descubierto el dramático deterioro del sistema de salud inaugurado hace 13 años con la Ley 100" "... esta película trágica se repite casi todos los días ante una ciudadanía atónita".
La burocracia exagerada del sistema no permite que se atiendan los pacientes a tiempo y ante la indolencia de los funcionarios y empleados de las Empresas de Salud, mueren todos los días los colombianos a quienes se les asegura en todos los gobiernos que van a tener cobertura total en salud. Continua el editorial citado diciendo:

"Según un estudio de la Defensoría del Pueblo, a 38 de cada 100 personas que han acudido a urgencia en algún momento se les ha negado la atención de manera sumaria y sin explicación. Cifra increíble inaudita e inaceptable en un país donde, por ley, la atención inicial de urgencias es una obligación de todas las entidades públicas y privadas que prestan servicios de salud"

La crítica al sector va más allá y tilda criminales a quienes mantienen a las puertas de los hospitales a pacientes y familiares descalificando la atención con un sentido eminentemente mercantilista: O pagan o se mueren, tal es la medida de eficiencia y competitividad que se les exige a quienes dirigen los hospitales con el flamante titulo de Gerentes. Y el caso no es exclusividad de una región del país, no, según el citado editorial la cuestión reviste características de catástrofe nacional, veamos:                                                  

"Si la salud pública de la costa colapsó, hay peligro de que la historia se repita en otras regiones: para la muestra la situación del Eje Cafetero, tras el cierre del hospital Universitario de Manizales; la de Bogotá, donde el (Hospital) San Juan de Dios y el Lorencita Villegas de Santos entraron en crisis hace años; la de Bucaramanga, donde el Hospital Ramón González Valencia para por similar circunstancia, y la de muchas regiones donde los hospitales públicos y universitarios han pasado a la historia o están a punto de hacerlo".

Lo anterior producto de las medidas neoliberales que buscan la privatización de todo bajo un sistema de Seguridad Social que fracasó en Chile y que aquí seguimos rindiéndole tributo, al plagio de lo malo que ya se ha experimentado en otras partes del mundo. La gente se ha visto obligada a recurrir a un mecanismo, como es la tutela para ver si algún día le prestan el servicio, o le dan la medicina a la cual tiene derecho.

A tal extremo han llegado las cosas que ya hace transito en el argot popular, el llamado "Paseo de la Muerte" en todas nuestras ciudades, que no es otra cosa que al deambular de un hospital a otro con un paciente hasta que este muere en la calle, bajo la mirada impávida de quienes tienen la obligación Constitucional de velar por los ciudadanos.

Entre tanto algunas EPS, Empresas Promotoras de Salud; las ARS, Administradoras del Régimen Subsidiado y las IPS, Instituciones prestadoras del servicio construyen inmensos edificios, moles de cemento y hierro como tributo a la inmoralidad con el dinero de los usuarios y beneficiarios de la salud, mientras estos mueren en la calle.  Por otro lado el estado ni el sector salud cuentan con una información real que les permita definir unos perfiles de morbilidad y mortalidad adecuados para poder hacer planeación y algún día contar con políticas de medicina preventiva.
Para ver apenas unos ejemplos de la gran falencia veamos lo que al respecto dice el editorial referido: "... la fragilidad de los programas de promoción y prevención, demostrada por el aumento de 76 por ciento de los casos de dengue y de 21.8 por ciento de los de leishmaniasis en el 2005; la inequidad derivada de la existencia de diferentes planes de beneficios, y unos graves problemas en los sistema de información y de control"

La situación no puede ser más patética. Ahora que decir de la situación de los millones de trabajadores independientes que no pueden acceder al servicio de salud por que no cuentan con los recursos necesarios y porque el estado no ha querido definir unas políticas que permitan siquiera pensar en hacerlo, veamos lo que le ocurre a un trabajador independiente, vendedor ambulante etc., de acuerdo con la legislación actual debe cotiza para acceder al Régimen contributivo sobre un salario básico de cuatrocientos mil pesos cuotas para salud, riesgos profesionales y para el fondo de pensiones, es decir que le queda escasamente el 60 % de su salario para comer, vivir y mantener una familia de 4 o más personas.

Ante tal circunstancia se dirá que acceda al Régimen Subsidiado y entonces encuentra que las grandes falencias del sistema de régimen subsidiado, SISBEN no le permiten calificar, por cuanto el sistema en Colombia opera geográficamente y no socialmente. Se conoce de personas que están calificados por vivir en un sector determinado así tenga recursos económicos y los más por el simple hecho de poseer un televisor o un electrodoméstico cualquiera pierden sus derechos al subsidio.


Que hace entonces con estos millones de compatriotas que se encuentra a la deriva esa es una pregunta que debe resolver no solamente el gobierno, pues sabemos que no lo va a hacer, sino los directamente implicados y el sector de la Economía Social y Solidaria. ¿Será que si lo hacemos? Seguramente en casos aislados puede que si, sin embargo la gran mayoría sigue a la deriva sin un apoyo o una oportunidad real de poder solucionar esta necesidad básica del ser humano, como esta de poder acceder a un servicio de salud digo y humano, definitivamente a la salud de nuestro país le falta solidaridad.

PRÓXIMA ENTREGA FACTORES CULTURARES DEL PLAN ESTRATÉGICO

21 de julio de 2013

19. LA DOCTRINA EN EL DESARROLLO DEL MUTUALISMO COLOMBIANO.

Conferencias, cursos y seminarios en Liderazgo: fungestar@gmail.com

Décima novena entrega del ensayo: ASOCIACIONES MUTUALES. ¿SERÁ EL MUTUALISMO COLOMBIANO UNA ALTERNATIVA REAL PARA LOS SECTORES POBRES Este ensayo del Autor FABIO ALBERTO CORTÉS GUAVITA*
Se está publicado semanalmente los días jueves por capítulos para su colección.

En esta parte que iniciamos hoy en este ensayo trataremos el tema del marco encontrado según el cual hay unos factores i
nternos que inciden directamente en el desarrollo del mutualismo colombiano, se realiza un análisis de los factores intrínsecos del acontecer mutualista y de sus organizaciones, con variables como el liderazgo, el fomento gubernamental, la crisis doctrinaria y otros aspectos fundamentales para la favorabilidad o no de un modelo social que puede ser alternativa solidaria.

Para entender esos tópicos se va a hacer referencia en esta parte a una clasificación de los factores más relevantes tratados desde la óptica que se pretende mostrar en este estudio: la de detectar los factores que inciden directa e indirectamente para que el mutualismo colombiano sea alternativa frente a los problemas de los más pobres.

Estos  son algunos de los aspectos más interesantes del estudio realizado directamente en asociaciones mutuales de la ciudad de Bogotá, Medellín, Pereira y otros municipios de Colombia, trabajo realizado por el sistema de acción participación con más 50 organizaciones mutualistas en el periodo comprendido entre los años 2000 a 2005.

Se extractan de esta obra conceptos de manera clasificada frente a temas recurrentes que son los que no han permitido un desarrollo del mutualismo por lo menos similar al de otros segmentos de la Economía Solidaria como el cooperativismo o al crecimiento que ha tenido en países como Argentina, en primer término hacemos referencia a la doctrina mutualista.

1. LA DOCTRINA MUTUALISTA

La doctrina como se vio en el los inicios de este estudio es la esencia, la razón de ser, algo que guía y orienta un movimiento como el mutualista cuando existe la comprensión de la misma y se entienden los valores y principios como su derrotero a seguir. Si bien hay una serie de conceptos en torno a si se pertenece a la llamada Economía Solidaria, a la economía social o si se trata del tercer sector de la economía, lo relevante es que se cuenta con una doctrina más o menos definida y que se enmarca en que el ser humano está por encima del capital, con unos criterios definidos de democracia participativa y representativa, con una orientación en torno a la autonomía de gestión independiente de los poderes públicos, un manejo de excedentes hacia los asociados; ya sea en dinero como en las cooperativas o en servicios como en las mutuales y con una definida vocación de servicio a la comunidad.

El asunto es entonces si hay una difusión de tales valores doctrinales o no en la comunidad y en la dirigencia del mutualismo, será acaso que la capacitación que recibe la dirigencia y la base mutualista tienen la posibilidad y el acceso a una verdadera formación doctrinaria, veamos lo que detectó el estudio:

En la mayoría de las entidades visitadas y en el dialogo sostenido con dirigentes de mutuales de barrio, en Bogotá fundamentalmente, se encuentra que no hay una concepción clara de lo que es la doctrina mutualista, no se sabe realmente que es el mutualismo y se ha tomado la caridad y el asistencialismo como esencia del trabajo, no se acepta que las mutuales son empresas y como tal se deben a su objeto social y a desarrollar actividades económicas que les permitan unos ingresos para resolver las necesidades de sus asociados.

Menos aún, se comprende acerca de si la riqueza es un fin o un medio para encontrar la satisfacción a sus necesidades, no hay una comprensión del modelo que debe desarrollarse como guía real de la libertad del ser a través del uso de los bienes materiales para el crecimiento y el bienestar espiritual. Se confunde de manera taxativa el criterio de “sin ánimo de lucro” con el de no percibir ingresos, o como la esencia de que los negocios en si están en contraposición con lo que ellos consideran enemigo de las doctrinas mutualistas. De otro lado no se encuentran dirigentes que entiendan el concepto de doctrina, menos aún de lo que son los principios y los valores mutualistas, no se va entonces a dar aplicación a tales elementos que son la esencia de la doctrina y por ende la base de todo el trabajo mutualista.

Los valores se confunden en las entidades que más que prestadoras de servicios se han convertido en “clubes” privados de un pequeño grupo del barrio donde tienen su sede y no entienden el paso del cambio y que las épocas pasadas deben dar cabida a un futuro en el cual es necesario entender que las Mutuales son Empresas como lo plantea la ley 454 de 1997.

La doctrina indiscutiblemente debe estar consignada en los principios legales, es decir, si la legislación no recoge la doctrina como esencia, los principios como orientadores, muy poco se podrá esperar de la sociedad que al desconocer tales principios, tales valores, tal doctrina, la va a asimilar como propia si se desorienta y confunde.

Es necesario ver como el cooperativismo cuenta con una declaración universal de principios y la economía social en Europa tiene otro tanto. La AIM cuenta con una declaración de principios y el mutualismo en América cuenta con declaraciones nacionales sin unificar conceptos. Vale aquí resaltar la propuesta presentada por el autor de este ensayo, hecha a la Organización de Entidades Mutuales de América en su asamblea celebrada en la ciudad de Santiago, en Chile en el mes de abril de 2006 en el sentido de crear un observatorio de los principios mutualistas de América para iniciar bajo la responsabilidad propia una investigación para en un año en la Asamblea a celebrase en Bogotá Colombia según lo aprobara la misma asamblea realizar un evento especializado en Doctrina mutualista, y que fue recogido en el acta así:

“Colombia: El Sr. Fabio A. Cortés Guavita… propone la creación del Observatorio de la Doctrina Mutualista, consistente en una investigación de la documentación existente al respecto, en cada uno de los países de América. El objeto de la misma sería detectar diferencias y analogías, a fin de unificar criterios en cuanto a principios y valores mutualistas; permitiendo la redacción de un documento que unifique la doctrina mutualista. A tal efecto, el Sr. Cortés Guavita se ofrece a encabezar el mencionado proyecto. Puesto a consideración, se da por aprobado”. (OEMSUR, 2006)

Desafortunadamente esta organización traicionando sus propios principios abortó todo el proyecto y no se permitió llevar a cabo esta iniciativa tan importante para el mutualismo americano y con acusaciones temerarias de los enemigos del mutualismo colombiano y secundado por algunos de los directivos argentinos de OEMSUR se llegó a expulsar a Colombia del seno de la organización americana con la acusación de ser una organización comunista, sin detenerse a ver el tremendo peligro en que pusieron la vida de nuestros dirigentes pues esa acusación en Colombia por esos años era sinónimo de muerte a manos de las organizaciones paramilitares alentadas desde el propio estado, donde se llegó a afirmar en estudios serios de más de 350 mil muerto en nuestro país durante los dos gobiernos del señor Uribe. De otro lado no dieron lugar a la más mínima defensa de conformidad con los propios estatutos de la entidad y desconociendo la pluralidad de pensamiento que siempre se enuncia pero que jamás se cumple.

¿Será acaso que los “dirigentes” de OEMSUR, especialmente los argentinos no saben que el mutualismo nace del pensamiento de los anarquistas Proudhon, Kropotkin y de los socialistas utópicos?

Queda una nueva iniciativa en el sentido de lo planteado al I Congreso Panamericano de Mutualismo realizada el año 2008 en la ciudad de Buenos Aires. Estamos trabajando en COLOMBIAMUTUAL a partir de la publicación de la obra Reinventando el Mutualismo Colombiano para que en el año 2009 y realizamos en Colombia el 1er Foro Internacional de la Mutualidad Latinoamericana y del Caribe con participación de 5 países en el cual se planteó la situación doctrinaria desde la pregunta ¿Será el la economía solidaria apéndice o alternativa del capitalismo, llegando a una Hipótesis de conclusión del evento según la cual somos un apéndice desde varias perspectivas, tanto sociológicas como económicas y doctrinarias. Para este 2013 realizaremos un 2° foro para seguir ahondando en esta investigación.

Necesidad de reinventar, es la conclusión a la que se llega luego de reunir experiencias y opiniones, escritos y tratados, vivencias y conceptos; todo acerca de las diferentes teorías del cambio y sus aplicaciones exitosas o no, aceptadas en todo o en parte, en fin la reinvención es la única salida que le queda a las organizaciones si quieren alcanzar el éxito, no como una opción, sino como una necesidad imperiosa.

Desarrollar toda una teoría acerca del rol que deben jugar los valores y los principios como esencia de la doctrina empresarial, en este caso la del mutualismo cuando el estudio nos ha llevado a entender que la crisis del mutualismo es tal, que debe ser reinventado y no cambiado.


La crisis de valores ha llevado al Ser y a las Organizaciones a entender que no deben seguir intentando cambiar la realidad, los hechos y la historia del Ser como protagonista y líder de las organizaciones, menos aún pretender cambiar estos aspectos en la historia y práctica de la administración como vehículo de dirección y estructuración de las Organizaciones. El nuevo rol de esos seres es la polivalencia Ética y Moral para REINVENTARLO TODO, crear lo inexistente, gestionar lo irreal: Darle vida a la UTOPÍA. 

Próxima entrega "LA EMPRESARIALIDAD MUTUALISTA COLOMBIANA"
*Presidente del Observatorio Latinoamericano SOLDEAMÉRICA 
Presidente de la Confederación COLOMBIAMUTUAL 
Gerente de la Asociación Mutual EMPRENDER 
Director Académico de la Fundación Educativa FUNGESTAR 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 
Director de la Revista Virtual SOLDEAMÉRICA 

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES