1 de junio de 2008

Actualidad del Mutualismo Colombiano (7)


. EL PODER POLÍTICO Y EL PARAMILITARISMO
Fabio Alberto Cortés Guavita*


No es un secreto para nadie que el conflicto social y político que vive Colombia, por más de 50 años, para mencionar solo la etapa final de nuestra historia de violencia, toca fondo en la última década, y, que cada día la internacionalización del conflicto –desde una perspectiva de medios y de gobiernos de Europa- abre nuevas luces de esperanza, pero tampoco es un secreto que al poder político actual se le asocia cada vez de manera más evidente con el llamado paramilitarismo.

Recientemente el cineasta peruano Javier Carguera en entrevista concedida en México hacia referencia a su decisión de participar en la película Invisibles que relata cinco historias relacionadas con “conflictos de los que no se habla o se informa mal”

En dicha entrevista manifestaba que él y su equipo tuvieron que disfrazarse de médicos y simular una campaña de vacunación, pues en Colombia hay “un control de la información muy fuerte” y un ocultamiento –por parte de los medios de comunicación y del gobierno– de lo que realmente ocurre en ese país.

Esa flagrante declaración se justificaría en el pensamiento derechista de los colombianos, prestantes columnistas de opinión han expuesto sus pensamiento frente al fenómeno poder y paramilitarismo, veamos lo que dice Pedro Medellín en un escrito de el diario el tiempo “un estudio de opinión sobre paramilitarismo y 'parapolítica' en Colombia, publicado por (la revista) Semana, obliga a poner los pies sobre la tierra. El reporte es sorprendente. Pese a que 80 por ciento de los entrevistados se declaró informado de la responsabilidad de los paramilitares en las fosas comunes, la tortura y el secuestro, 1 de cada 10 consideraba que su percepción sobre los 'paras' había mejorado; 1 de cada 4 justificaba su existencia; 1 de cada 3 pedía que se le dejara enfrentar a la guerrilla. Para muchos, inclusive, el asunto no tiene la importancia que se le ha dado. El 40 por ciento de los entrevistados reconoce que "hubiera sido mejor no alborotar el avispero" o que la 'parapolítica' "huele a una jugada contra el Presidente”

De otro lado se ve como otos grupos, que no hacen arte del aparato estatal como es el polo Democrático Alternativo en su ideario y manifiesto político dicen: “Pondremos en práctica una política de superación y desmonte total y definitivo del paramilitarismo, tanto de sus estructuras armadas como de sus redes de apoyo económico, actividades criminales, presiones y chantajes políticos y sociales, y control ilícito de territorios. Se definirá un marco legal de verdad y justicia que recupere la verdad histórica, reivindique la memoria, supere la impunidad, garantice una reparación económica, política, cultural y moral a las víctimas y reconozca la responsabilidad estatal cuando fuere pertinente”

Entre las dos tendencias siempre existirá la gran masa desinformada y conformista que opta por mantenerse alejada de las decisiones y no se dan cuenta que con su aparente neutralidad lo que hacen es ser cómplices silenciosos de la gran tragedia desatada por los violentos en Colombia.

En este marco de contubernio político y de poder ilegal se desenvuelve el trabajo de las organizaciones solidarias que en su gran mayoría son parte de esa masa amorfa que no interviene y no tienen conciencia de su responsabilidad histórica.

Uno de los fenómenos más acentuado por el paramiitarismo está relacionado con el desplazamiento de campesinos hacia las ciudades, solamente para ver una muestra de esa situación tomemos las palabras de la Procuraduría General de la República de Colombia, que da cuenta de 6,8 millones de hectáreas de tierra despojada a la población desplazada en Colombia. Por su parte, la Coordinadora de Desplazados calcula que, actualmente, 3.000 familias poseen más del 64% de la superficie cultivable del país, lo que supone, según sus datos, la paulatina extinción del minifundio tradicional que ha sido sustituido por millones de hectáreas destinadas a la elaboración de biocombustible a partir de palma de aceite, concretamente 40 millones, con el beneplácito del Gobierno, lo que en su opinión podría afectar a la seguridad alimentaria del país en el mediano plazo.

* Presidente COLOMBIAMUTUAL
Publicar un comentario

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES