10 de septiembre de 2007

Nuestra America


El ensayo “Nuestra América” es un documento muy importante en la tradición de la identidad latinoamericana y caribeña del siglo XIX. Fue escrito en el año 1891 y en él se enfocan los asuntos políticos de la época, Martí esta tratando de presentar un frente unido entre los países iberoamericanos para terminar los conflictos entre los ellos y se refiere ya los países como si fueran todos hermanos en la familia latinoamericana. Se anuncia y denuncia también, la amenaza militar de “los gigantes que llevan siete leguas en las botas” como un factor unificador entre los países.

“No somos indios ni europeos” escribió el gran estadista, Simón Bolívar, en el año 1815. Sobre estas palabras los escritores e intelectuales del día empezaron a construir sus propias ideas sobre la identidad latinoamericana. Para la mayoría de ellos, esta identidad fue influida mucho por el pensamiento europeo. Los fundadores de estos países importaron este idealismo utópico y lo usaron como modelo en la formación de sus propias constituciones. Sin embargo, los países latinoamericanos sufrieron mucha inestabilidad política en el siglo XIX, y los intelectuales comprometidos con sus pueblos, como Martí, comienzan a exigir incorporar más elementos de la realidad latinoamericana y caribeña en sus constituciones y formas de gobierno.

Martí hace esto de manera magistral en “Nuestra América”, cuando él pregunta “¿Cómo han de salir de las Universidades los gobernantes, si no hay Universidad en América donde se enseñe lo rudimentario del arte del gobierno, que es el análisis de los elementos peculiares de los pueblos de América?”. En la próxima frase del ensayo él menciona los jóvenes con “antiparras yanquis o francesas” y este refiere a los jóvenes americanos que aprendían ver el mundo con ojos europeos, no de la perspectiva latinoamericana.

“Jamás, en menos tiempo histórico, se han creado naciones tan adelantadas” proclama Martí, En contraste, los Estados Unidos es “el gigante”, y los hermanos tienen que “andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes” (una imagen unificadora: los Andes representan la espina dorsal del cuerpo latinoamericano). Con la frase “los gigantes que llevan siete leguas”, Martí está refiriendo, por supuesto, a los Estados Unidos. Martí escribió este ensayo en 1891, durante un momento histórico en que se desarrollan muchas acciones imperialistas por parte de los Estados Unidos. En una guerra contra México, los Estados Unidos se apropian de los territorios de Tejas y California en 1846, y nueve años después el norteamericano William Walker invadió a Nicaragua con su propio ejército, declarándose presidente del país.

Martí también hace referencia a los “tiranos de América” (Venezuela, Ecuador, Paraguay y Perú, entre otros) y tiene palabras para los hayan perdido la fe en su propio país. “Pues, ¿quién es el hombre?, ¿el que se queda con la madre, a curadle la enfermedad, o el que la pone a trabajar donde no la vean, y vive de su sustento en las tierras podridas, con el gusano de corbata, maldiciendo el seno que le cargó?” En su forma de pensar, perder esperanza en su patria es lo mismo si como uno hubiera abandonado a su madre enferma.

El pensamiento de Martí, nos invita a no perder la esperanza, a permanecer firmes en la construcción de patrias dignas y justas, por la construcción de una Nueva Patria donde la tierra, el trabajo y el pan sean para todos, sin opresores ni oprimidos; pero sobre todo nos invita a construir la Patria de Bolívar, sobre los principios de la solidaridad y la asistencia reciproca y el desarrollo conjunto, La Patria Americana, Nuestra América.

Publicar un comentario en la entrada

Mis viajes por el mundo

BUENOS AIRES